Convite de voces múltiples

JR pulsó las opiniones de varios participantes en el 9no. Congreso de la FEU y comparte un mosaico de criterios que develan la pluralidad y el compromiso con el futuro de Cuba, ratificado en una cita que demuestra la importancia de contar siempre con el protagonismo del estudiantado universitario en cada una de las tareas.

Autor:

Juventud Rebelde

Randy Dairon Ramos Nate, 4to. año de Medicina, Facultad de Ciencias Médicas de Mayabeque.

La principal tarea de nosotros como estudiantes universitarios es formarnos como buenos profesionales, para cumplir con los preceptos y objetivos de nuestra Revolución y de nuestro proceso, que es único, continuo y ascendente. Debemos también mantener las bases de nuestra historia, beber de la rica experiencia patriótica con que contamos,  y crecer como seres humanos, al tiempo que aportamos y nos erigimos como garantía del futuro.

Liz Armas Pedraza, 4to. año de Periodismo, Universidad de La Habana.

El principal reto de la FEU es parecerse cada vez más a los tiempos que estamos viviendo y ser una organización del siglo XXI, sin perder la esencia que la ha caracterizado a través de los años: representar a los jóvenes cubanos, ganarnos el liderazgo en nuestra sociedad y seguir avanzando por el camino trazado desde 1959 con el triunfo de la Revolución, y que nos toca defender porque somos la continuidad. La FEU, por encima de todo, es compromiso.

Alejandro Hidalgo LLero, 5to. año de Medicina, Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

Las discusiones del 9no. Congreso han sido profundas y enjundiosas, sobre todo en lo referente al funcionamiento de la organización, la labor político-ideológica, la actividad de extensión universitaria, la docencia y las investigaciones en la FEU, y la comunicación dentro de la organización, especialmente el trabajo en las redes sociales y cómo lograr un uso más eficiente de las nuevas tecnologías en las universidades.

También es un momento de encuentro de todas las delegaciones, ya que todos estamos en la misma residencia estudiantil, la cual es esta de la Facultad Preparatoria de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Igualmente estará la Comisión Organizadora Nacional en la misma residencia.

Carlos Luis Suárez Pérez, 3er. año de Contabilidad, Universidad de Matanzas.

Este Congreso ha constituido un excelente espacio para que los jóvenes universitarios podamos compartir visiones y experiencias diferentes, en el lugar correcto y en el momento adecuado para reafirmar nuestro compromiso con el país, ya que buscamos ser una mejor organización, con ideas más frescas y renovadas. 

Creo que necesitamos una FEU más dinámica y enérgica, ajustada a las exigencias de estos tiempos, con mecanismos de trabajo que involucren a todos los estudiantes, que teja puentes en función de acciones concretas que impacten de manera directa en la sociedad.  

En la Universidad de Matanzas, por ejemplo, estamos intentando desarrollar un proyecto de buceo para recoger la basura de las playas. Con acciones como estas buscamos contar con espacios en los que todo el mundo pueda estar representado. Hay que lograr mayor motivación desde nuestras brigadas. A veces eso resulta una labor de mucho sacrificio, pero tenemos la misión de cumplir ese encargo, y cumplirlo bien.

Raima González Benítez, 5to. año de Pedagogía-Sicología, Universidad de Pinar del Río.

La FEU representa los intereses del estudiantado cubano, promueve la transformación de la vida universitaria y una gran cantidad de experiencias, y permite explotar las potencialidades del  alumnado  a través de los diferentes movimientos que tiene la organización, como el deportivo, el cultural, los festivales de aficionados.

Nos sentimos privilegiados de tener una organización así, que defiende el ejemplo de Julio Antonio Mella y está inspirada en el movimiento de reforma universitaria de Córdoba.

La FEU del siglo XXI que Cuba necesita hoy debe ser una organización dinámica, interactiva; una organización en la que haya una estrecha vinculación entre los dirigentes estudiantiles y la base, el estudiantado, para que se pueda conocer sus criterios, principales inquietudes, lo que quieren, lo que necesitan; una organización además insertada en la vida económica, política y cultural del país, porque la Revolución ha depositado una gran confianza en la organización y en los jóvenes. Ya lo dijo nuestro Comandante en Jefe: si los jóvenes fallan, todo fallará. Y nosotros estamos conscientes de que no vamos a fallarle a él ni a la dirección de la Revolución. Por eso estamos aquí.

Queremos y debemos seguir apostando por una FEU alegre, profunda, pero muy consciente del compromiso y las tareas que ha de representar.

Anabel Treto de la Paz, 5to. año de Medicina, Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara.

A este Congreso los estudiantes hemos venido con diversos temas que se conectan con los más importantes proyectos de desarrollo de nuestro país. Y ese es un hecho que expresa que nuestras agendas de debate no han estado ajenas a lo que queremos construir de conjunto en nuestra patria. La FEU es una fuerza de vanguardia, de avanzada, de pensamiento genuino, que no puede dejar que la modorra, el aburrimiento y la pasividad la corroan, que tiene que andar mirando siempre lo más progresista y renovador de cada momento histórico, que necesita ser fuente de creatividad, reflexión y aprendizaje. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.