Ofrece conferencia crítico alemán de cine invitado al Festival

Klaus Eder, secretario general de la Federación Internacional de Críticos de Cine (FIPRESCI) desde 1987, es uno de los especialistas del género más calificados en la actualidad

Autor:

Randol Peresalas

El Día de la Crítica, potenciado cada año por los festivales de La Habana, tuvo esta vez a un invitado de honor: Klaus Eder, secretario general de la Federación Internacional de Críticos de Cine (FIPRESCI), desde 1987.

Su encuentro con el público habanero transcurrió ayer en la tarde, mediante una conferencia que dictó en el Salón Taganana, del Hotel Nacional, de la capital.

El prestigioso intelectual alemán, quien ejerce la crítica desde los años 60, posee valiosos análisis sobre poéticas tan disímiles y alejadas culturalmente como las de Wajda, Buñuel y Oshima. Tal vez por ello, Eder sea uno de los especialistas más calificados en la actualidad para emitir criterios sobre un oficio difícil, polémico y no pocas veces maltratado.

Al respecto, señaló: «Es falso que no se escriba sobre cine; se escribe más que nunca, con toda seguridad; lo que sucede es que hay mucha improvisación, una falta de rigor alarmante. Los comentarios que salen en los grandes diarios, se concentran más en la farándula, en el entretenimiento puro, pues los editores no vacilan en poner a cualquiera a «analizar» un filme. La crítica de cine ha degenerado en un servicio de marketing.

«El crítico debe, ante todo, ser un cultivador nato de la historia del cine, y eso es precisamente lo que ha ido desapareciendo: buenos cultivadores. La crítica clásica también ha mermado, en gran medida, porque ya no abundan las buenas películas. En los 60, por ejemplo, las cintas no solo entretenían, sino que eran provocativas, te dejaban pensando una vez fuera de la sala. Hoy en día, el cine ha perdido esa capacidad de suscitar debates; es un producto, en su mayoría, para ser consumido. Y claro, ese tipo de cine, no precisa necesariamente de un crítico».

Ante tales planteamientos, Klaus Eder no solo alertó de la oscuridad del túnel; también sugirió salidas: «Si me preguntan cuáles son las expectativas, entonces, yo recomiendo un arma poderosísima: Internet. Es más, considero que las mejores críticas de cine que se hacen hoy en el mundo entero aparecen ahí. La Internet puede ayudar a popularizar y reivindicar la crítica de películas.

«No creo que un comentario tenga gran impacto en la comercialización de los filmes, eso lo logran mejor el actor o la actriz que van a un show televisivo. Por tanto, ¿a quién beneficia la crítica? Pues al público con intereses más elevados. Si uno logra que a alguien le importe una película, o que no invierta dinero en ver un bodrio, ya está haciendo su trabajo. Y no hablo solo de educar. Lo importante radica en crear una relación personal con determinadas historias; que siempre que las vean, descubran algo nuevo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.