Sesiona festival Leer la Historia en el Pabellón Cuba de la capital

Esta cita del saber ideada por la Unión de Jóvenes Comunistas y el Instituto Cubano del Libro para celebrar los 50 años de la Revolución se extenderá hasta el sábado 27 de diciembre

Autor:

Juventud Rebelde

Husmear la historia evoca el olor del tiempo. Leer sus páginas es mucho más que un viaje al pasado, y puede convertirse en un convite que supera la curiosidad del recuerdo. Es dialogar con el presente, con los ojos plenos de experiencia, a sabiendas de un futuro que toca a la puerta. Pero, a la vez, ese acercamiento serio y maduro, puede venir acompañado de la alegría y el festejo.

Leer la historia se denomina el festival ideado por la Unión de Jóvenes Comunistas y el Instituto Cubano del Libro para celebrar los 50 años de la Revolución; y muestra, precisamente, ese equilibrio en pos de instruir la mente y a la vez recrearla.

A múltiples lecturas nos invita esta cita, que se extenderá en el Pabellón Cuba hasta el sábado 27 de diciembre; y recurre a textos de diversa índole, que van más allá de las tradicionales páginas de un libro.

Son trozos de la historia contenidos ya en la voz de sus propios actores, en las notas de una canción, o en las imágenes de una cinta cinematográfica.

El Espacio de la Trova, a cargo del cantautor Mauricio Figueiral, gusta de cantar y concebir la historia acompañado de una guitarra. En él se escucharán siempre a las 7:00 p.m.— las interpretaciones de Inti Santana, Adrián Berazaín, Samuel Águila, Ariel y Lili, Coralita Veloz, Ireno García y Fernando Bécquer; entre otros.

Una zona alternativa que cuenta en sí misma con variadas propuestas, lo constituye Navegar por la Historia. Desde las cinco de la tarde y hasta las 11:00 de la noche el viaje virtual permitirá la descarga de libros, videos, fotos, multimedia, música, además de la navegación. Juegos didácticos sobre temas históricos, concursos de arte digital, y el diálogo —el sábado— con el autor de Elpidio Valdés, Juan Padrón; son otros de los atractivos de este espacio.

A los amantes del séptimo arte les está reservado, a partir de las 6:30 p.m., el Lobby del Pabellón, una oportunidad para disfrutar de animados imprescindibles como Elpidio Valdés, para remontarnos a las gestas mambisas; o materiales antológicos que inmortalizaron en los Noticieros ICAIC, los sucesos más importantes del acontecer nacional y del continente americano. A estos se adhieren documentales más jóvenes como Caminos de Revolución: Arte y Revolución; Momentos con Fidel; Che, donde nunca jamás se lo imaginaron; Cubanos en primer plano, con Miguel Barnet y Roberto Fernández Retamar.

Un aparte especial para nuestra cinematografía, que ha sabido resguardar héroes y proezas. El celuloide correrá para recordar la Campaña de Alfabetización, con El brigadista; las luchas clandestinas contra Batista, en Operación Fangio y Clandestinos; y esas otras batallas beisboleras manifiestas En tres y dos, que también han acompañado nuestro devenir en la Isla. A estas cintas se agrega Diarios de motocicleta, dirigida por el brasileño Walter Salles, que retoma los años jóvenes en que el Che y su amigo Granado recorrieran el Cono Sur.

Un momento señalado será sin duda la presentación de la obra teatral Meñique por La Colmenita, en el Área Central del Pabellón Cuba, prevista para el último día de la fiesta, a las tres de la tarde, con lo cual se pondrá broche de oro a una jornada que pretende, como el pícaro hombrecillo, abrir las entendederas.

De buena tinta

Por supuesto que el plato fuerte de este festival son los libros. Cada tarde, la presentación de un volumen dará comienzo al encuentro, donde las antologías —predominantes— intentan condensar 50 años en los que la Revolución ha grabado una huella en la cultura y sociedad cubana.

Se cuenta que..., de Omar Felipe Mauri, recoge la sabiduría popular dispersa por nuestros campos cubanos, devenidas en cantos, narraciones, trabalenguas o refranes.

Por su parte, una selección de 50 canciones en años de Revolución nos llegó ayer con notas biográficas y presentación de Isabel Gonzáles Sauto y Radamés Giro, quien aclara desde sus páginas que, aunque «no están todas las que pudieran estar, las aquí recogidas no podían faltar». Las razones sobran, porque como bien escribe Giro «todas fueron hitos y a la vez son obras de gran valor intrínseco, en lo poético y lo musical».

Con las bases llenas. Béisbol, Historia y Revolución, de Félix Julio Alfonso (jueves 25, 5:00 p.m.), reúne un team que supera las cifras tradicionales, y pone en el estadio del tiempo a jugar a los mitos del béisbol cubano.

Así es Fidel, de Luis Báez, abrió el lunes la lista de las nuevas propuestas editoriales; un texto donde el reconocido escritor compila testimonios de personalidades sobre la figura del líder de la Revolución.

Completan la colección Soy un futuro en camino, de la Casa Editora Abril y el Centro Che Guevara (hoy, 5:00 p.m.); así como una reedición de La consagración de la primavera (viernes 26, 5:00 p.m.) que, en palabras de su autor Alejo Carpentier, es su novela «más ambiciosa y larga, a la vez que la más política, resuelta y decididamente revolucionaria»; una historia que escoge por final la victoria de Playa Girón, como homenaje a la Revolución triunfante.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.