Concluye este fin de semana puesta del Teatro de Muñecos Okantomí - Cultura

Concluye este fin de semana puesta del Teatro de Muñecos Okantomí

Representan en el teatro Hubert de Blanck la obra Lala y Lila se confiesan, del dramaturgo Humberto Arenal

Autor:

Jessica Anthuané Jiménez Duquesne

Lala y Lila se confiesan, obra del dramaturgo Humberto Arenal, Premio Nacional de Literatura, que en esta ocasión es llevada a escena por el director teatral Julio César Ramírez, tendrá esta temporada el próximo sábado y domingo, a las 8:30 p.m. y 5 de la tarde, respectivamente, en la sala teatro Hubert de Blanck de la capital.

La pieza, interpretada por el grupo Teatro de Muñecos Okantomí, tiene en el papel de Lala a Gilda Bello, actriz invitada de teatro El Público; y a Sara Millares en el de Lila. Lala y Lila se confiesan narra la historia de una cubana que emigró a España y es contratada como sirvienta por una acomodada viuda, con la que llega a establecer una relación amistosa.

Esta puesta, donde se pone de manifiesto la lucha de clases y donde se ponen de manifiesto algunas de las situaciones a las que a veces conlleva la emigración, es sobre todo, a decir de Julio César, «un diálogo de identidades».

La obra, texto del dramaturgo Humberto Arenal, se estrenó por esta compañía el pasado 8 de enero en la misma sala, en homenaje al 84 cumpleaños del afamado director teatral

Sobre el contenido de la obra, Julio César Ramírez expresó: «Habla sobre las relaciones humanas, y eso temas son para mi muy importantes en el teatro. Es el encuentro entre una señora de la realeza española y una que cuban que se acerca a esta mujer y se produce un diálogo muy interesante y rico, se habla de la identidad de la española pero también de la cubana. Es un homenaje a esa larga vida y obra de teatrista de Humberto Arenal».

Personajes con mucha fuerza interpretados magistralmente

Ella se coloca como sirvienta en la casa de una señora que vive sola, se hacen grandes amigas, pero la ilusión de la cubana es ser actriz y al asistir a un casting deja sola nuevamente a la señora y ahí se desencadena esta historia de soledad, emigración y otros asuntos del alma.

La directora artística del Teatro de Muñecos Okantomí, Rirri (Marta Díaz Farré) me lo explicó todo minutos antes del comienzo de la función de estreno absoluto. Dentro de pocos días, exactamente el 15 de enero, su padre, el dramaturgo, director teatral,  ensayista,  profesor, crítico y periodista cultural, Humberto Arenal, autor del texto Lala y Lila se confiesan, cumplirá 84 años, y ella y la compañía que dirige Pedro Valdés Piña quisieron festejar el acontecimiento llevando a la escena esta obra que Arenal escribió por los años noventa del pasado siglo.

Tres actrices relatan lo que en las notas al programa de manos Félix Contreras ha llamado «la tragedia de la familia latinoamericana, de la cual no escapa nuestro país». Así, una cubana que emigró a España es contratada como sirvienta por una acomodada viuda, con la que llega a establecer una relación amistosa.

Acompaña el espectáculo de una hora y diez minutos de duración una hermosa banda sonora compuesta por el renombrado cantante y compositor Augusto Blanca.

Rirri, como es conocida en el mundo teatral, también me confesó que Julio César Ramírez es uno de sus directores teatrales preferidos, a quien eligió para que con su particular lenguaje escénico que incluye el pequeño formato, el minimalismo y otros elementos que le caracterizan, hiciera el montaje del texto que hasta ahora Arenal no se había interesado en estrenar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.