XIII Festival de Cine Francés: colores para todos los gustos

En esta 13 edición, que se extenderá hasta el 30 de julio en todo el país, la comedia llega recomendada por el éxito de taquilla más grande que ha tenido Francia en todos los tiempos: Bienvenidos al norte

Autor:

Jaisy Izquierdo

Con buena dosis de humor el cine francés arriba a La Habana. Desde el cartel promocional del evento una rana «despacha» la entrada, haciendo mofa del título de froggier con que los ingleses tildan a los franceses, tan amantes de las ancas.

Pero más que atreverse a destronar al mítico gallo como símbolo de Francia, el anfibio trae en su piel toda la frescura de una cinematografía que nos invita también, con ojos saltones, a apreciar historias, estéticas, puntos de vista, problemáticas.

En esta 13 edición, que se extenderá hasta el 30 de julio en todo el país, la comedia llega recomendada por el éxito de taquilla más grande que ha tenido Francia en todos los tiempos, capaz de atrapar la cifra de más de 20 millones de espectadores.

Me refiero a Bienvenidos al norte (Bienvenue chez les Ch’tis), que juega con las diferencias culturales que se pueden encontrar en distintas regiones de un mismo país, y que incluyen marcadas divergencias en el lenguaje. El traslado de trabajo del sureño Philippe (Kad Merad), a la fría ciudad norteña de Bergues, desatará toda clase de conflictos que girarán en torno a sus prejuicios sobre el clima, la cultura y el enrevesado dialecto ch´tis. Un argumento que aunque puede parecer muy localista ha encontrado gran aceptación incluso fuera del territorio francés, puesto que es un fenómeno del cual nadie escapa, ni siquiera nosotros que habitamos una pequeña isla.

En la cuerda de la comedia también camina El pequeño Nicolás, donde el versátil Kad Merad, interpreta ahora al padre del chico de diez años que, junto a su graciosa pandilla, solo sabe meterse en problemas. Creado desde el mundo de las historietas por el guionista René Goscinny, el colegial Nicolás y sus amigos de clase se enredarán en toda clase de travesuras para impedir la llegada de un supuesto hermanito. Este último provocaría —según la lógica del infante— que sus padres lo abandonaran en el bosque, como a Pulgarcito.

Por la risa apuesta además Rosa y negro, dirigida y protagonizada por Gerard Jugnot, quien estará presentando su filme en la cita habanera. El filme, una coproducción franco-española, desde el cartel promocional se define como «una comedia contra la intolerancia» al delinear su historia en la España inquisidora de segunda mitad del siglo XVI, donde las persecuciones estaban a la orden del día. Hasta allí llegarán con una misión diplomática el gran costurero Saint Loup, su secretario que es protestante, su perfumista que es judío, y su peluquero que es homosexual a todas claras.

Con tintes de humor, Lisa Azuelos dirige a LOL (Laughing Out Loud) por senderos más contemporáneos, que al contrario de su título, no dan deseos de «morirse de la risa». La película es un cuadro de la adolescencia moderna, esa que compulsivamente usa internet y es incapaz de comunicarse cara a cara entre ellos, y mucho menos con la generación de sus padres. Lola, que prefiere hacerse llamar por sus amigos como LOL —sigla socorrida en la jerga del Messenger— es la parisina hija de una arquitecta, a veces tan inmadura como su hija, y que es interpretada por la afamada Sophie Marceau.

De incomunicaciones generacionales y de la crisis de la familia habla, con una estructura poco convencional, la película escogida para inaugurar el Festival de Cine Francés. Le premier jour du reste de ta vie, el segundo largometraje del joven realizador Rémi Bezançon, escoge el día que marcó la vida de cada uno de los integrantes de una familia de cinco miembros; cinco días en total que, según su propio autor, «pretenden recoger el paso del tiempo y su huella en el ser humano».

Este filme alcanzó nueve candidaturas a los premios César, y ganó tres distinciones: edición, actriz revelación (Déborah François) y actor revelación (Marc-André Grondin); mientras que el guión, trabajado por el propio director, ganó el premio Étoile d’Or.

Bezançon, que forma parte de la delegación francesa que encabezan Christophe Barratier y Nouredine Essadi, comentó además a la prensa que piensa, para finales de este año regresar a la Isla para filmar escenas de su próxima película en La Habana.

Con un tono más intimista El grano del Cuscús se cuela en el seno de otra familia, la de un obrero magrebí que intenta montar un restaurante como negocio. El realizador tunesino Abdellatif Kechiche consigue una película de más de dos horas de duración y de actores practicamente desconocidos que, sin embargo, la mayor parte de la crítica se detiene a recomendar. No por gusto habrá sido merecedor de los premios César 2007 al director, mejor filme, guión original y actriz revelación (Hafsia Herzi).

Las propuestas de directores más «señalados» no estarán ausentes. Tal es el caso de la más reciente producción de Roman Polanski, El escritor, en su título original The Ghost Writer, que alude al personaje de un escritor anónimo, «fantasma», que es contratado para hacer una segunda versión de las memorias de Adam Lang, ex primer ministro británico que se ha visto obligado a dejar su cargo tras un escándalo internacional relacionado con la autorización de la tortura. Estelarizado por Ewan McGregor (Moulin Rouge) y Pierce Brosnan, que encarna al político Lang, Polanski basó su guión en el best-seller de Robert Harris El Poder en la Sombra, y recientemente mereció el Oso de Plata al mejor director en la última edición del Festival de Cine de Berlín.

Acuñada también por este prestigioso evento, donde ganó dos estatuillas, también asiste Hace mucho que te quiero (Philippe Claudel) quien en su propia tierra ya había sido galardonada con seis candidaturas al César, de las cuales recibiera a la  mejor opera prima y mejor actriz de reparto para Elsa Zylberstein.

Para ponerle acción al asunto la muestra, que asciende a 16 largos de ficción, no duda en incluir Sin dejar huellas (Grégoire Vigneron), OSS 117: Perdido en Río (Michel Hazavanicius), La chica de Mónaco (Anne Fontaine) ; Secuestro (Lucas Belvaux), Por ella (Fred Cavayé) donde se esgrimen toda clase de argumentos: escapes de prisión, espionaje, raptos de millonarios, asesinatos, acosos…

Secreto de estado pertenece a este tipo de películas, de ritmo bien acelerado, que se perfila por la temática de los sabotajes. Su director, Philippe Haïm, quien también está presente en La Habana, explicó a la prensa que aún cuando se trata de una ficción, todas las cifras que se ofrecen respecto a los atentados ocurridos después del 11 de septiembre son reales. Secreto de estado «se inspira en uno de los 15 intentos descubiertos por los agentes secretos franceses, particularmente en uno que ocurrió en el metro parisino».

Solo resta mencionar la presencia de Coco Chanel & Igor Stravinsky (Jan Kounen) que enlaza la vida de la famosa diseñadora de modas y del gran compositor de Consagración de la primavera; así como de la tierna historia de El erizo (Mona Achache), donde se da como en un cuento de hadas el encuentro inesperado entre una inteligente niña, una solitaria portera parisina y un enigmático monsieur japonés.

Como ya nos tiene acostumbrados, la cinematografía francesa continuará cautivándonos con su diversidad temática que no se encoge a un solo género; y esta edición, poblada de acción, thriller, drama, policiaco…, es una buena muestra de ello.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.