Los caminos conquistados de José Aquiles

El disco A conquistar otro camino del compositor cubano se asoma al panorama de la trova cubana desde una lírica imbatible y personal

Autor:

Reinaldo Cedeño Pineda

Un disco es siempre un desvelo. A conquistar otro camino, de José Aquiles Virelles (Santiago de Cuba, 1957) se asoma al panorama de la trova cubana desde una lírica imbatible y personal; respira el sustrato legendario de la tierra de Heredia y Matamoros, para crecer en sonoridades, en colores.

Cerca de cuatro décadas de fidelidad a la guitarra resuman en la rigurosa selección, con títulos claves de su trayectoria (Empeño, Amores que se fueron), mientras el universo de calles zigzagueantes y barrios populares, da paso al duro ascenso interior (Cantarle a la ciudad, Palabras para el fin de una jornada). La exquisitez melódico-textual de Desnuda tiende puentes a la poética de Será y Mira, que ganaron para su autor, el segundo lugar y gran premio en el concurso de música cubana Adolfo Guzmán de los años 2000 y 2002, respectivamente. La delicada historia de amor a ritmo de bossa nova encarnada en Humo de la noche, se revela como una gema.

Si la interpretación de Aquiles aprehende el espíritu de cada pieza, bordándole el tono íntimo o la descarga; no hay que soslayar el signo de jóvenes músicos como el bajista Yanil Nario, los pianistas Andy Rubal y David Virelles o el trompetista Héctor Abel Virelles —ligados al creador desde el lazo familiar o similar pasión artística—. Ese cosmos renovador, que por momentos toca la influencia del jazz, deviene sello de la propuesta.

La musicóloga Maritza Puig sostiene en las notas de A conquistar otro camino que «este es un disco excepcional, especialmente por su trabajo profesional, con originales versiones y revitalizaciones». No hay exageración alguna. Grabado y producido en el estudio del propio autor (El Sótano de Amanda), el premio Cubadisco 2011 conseguido por este fonograma en el apartado de trova, resulta un doble reconocimiento. Surgido a finales de los 90, el estudio constituye, hoy por hoy, una fértil alternativa que ha salvado un caudal de música y de músicos para la cultura cubana.

Más de uno de los 14 temas incluidos en el disco vivieron su estreno en espacios que el creador ha sostenido en suelo santiaguero, como la recordada Peña de los Escorpiones —extendida en su momento hasta República Dominicana y Argentina—, o la actual Peña del Menú, que el primer sábado de cada mes anima el Centro Cultural Francisco Prat Puig, en el corazón mismo de la ciudad.

Integrado al Movimiento de la Nueva Trova desde 1974, autor de música para piezas teatrales y danzarias, agrupaciones vocales y obras audiovisuales, José Aquiles es un creador vivo. Distinguido por la propia fiesta del disco como el compositor del año, es ese artista que un día se lanzó a conquistar otros caminos... y aún no ha aprendido a detener sus pasos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.