Caliente y nevado con un grupo matancero

El colectivo teatral Icarón continuará sus presentaciones en la capital cubana durante el 14 Festival Internacional de Teatro

Autor:

Frank Padrón

La fructífera década del matancero colectivo teatral Icarón tuvo lugar con una serie de presentaciones en la capitalina sala Llauradó, que continuará con el 14 Festival Internacional de Teatro. El grupo que comanda la actriz Miriam Muñoz presentó, con notorio éxito de público, la comedia Caliente, caliente que te quemas, escrita por Lázaro Rodríguez y con puesta de Armando Tomey y la directora general, así como Nevada, dirigida y escrita por su autor, Abel González Melo (Chamaco).

Respecto a la primera, se trata de una pieza que echa mano del humor más directo para discursar en torno a un tema muy recurrente: los celos, mediante un trayecto asentado sobre una modalidad no menos empleada: la llamada «comedia de equívocos o enredos» que esta vez se asienta en dos parejas —reales o potenciales— y en personajes típicos (la vecina chismosa, el niño, la provocadora, el fumigador...).

Debemos reconocer que, pese a la limitación de moverse en un terreno harto manido, los directores sacan partido de las situaciones mediante un diseño escénico (Rolando Estévez) muy funcional desde su sencillez y operatividad,  apoyándose en desempeños que delatan la vena ampliamente humorística de la mayoría de sus actores (Liudmila de los Santos, Lucre Estévez, Mercedes Fernández, Francisco Rodríguez, René Money y Adrián Morales, además de Miriam, quien borda su papel de Fernandito).

Sin mayores pretensiones, Caliente... depara un rato agradable a los espectadores, sobre todo a aquellos que no sean demasiado exigentes.

Harina de otro costal es Nevada, que había conocido un anterior montaje por el grupo Rita Montaner, en puesta de Fernando Quiñones. Asumida ahora por González Melo, se trata de un cambio radical en el registro expresivo respecto al anterior título. Estamos, sin lugar a dudas, frente a una tragedia, que tiene como escenario la capital, y como personajes, al menos en sus protagónicos, a jóvenes descarriados en la Cuba contemporánea.

El mismo Estévez diseñó un escenario a tono con el motivo fundamental (esa tierra soñada por la pareja, que titula la obra), sin embargo, demasiado recargado teniendo en cuenta los presupuestos minimalistas de la acción y los espacios dramáticos.

La obra acerca alguna de las (in)variantes que pueden rastrearse ya en la poética del novel autor: una, llamémosle «circularidad relacionante» (varios personajes conectados entre sí por vínculos familiares o sociales coinciden, sin saberlo, en el mismo objeto erótico), una radiografía en ciertas zonas de la nocturnidad habanera, y el indagar en los fuertes nexos de los seres humanos con el contexto. En esta ocasión, incluyendo en el desenlace un guiño al melodrama clásico.

La puesta transcurre sin tropiezos, mas las actuaciones acusan una franca desigualdad; mientras Lucre Estévez aparece matizada y sutil en su muchacha dubitativa y frágil (Lucía), a Miriam Muñoz (su madre, aquí y en la realidad) se le aprecia un tanto fría respecto a las paradojas afectivas de su Magda. Por otra parte, veteranos como Williams Quintana (Frank) y René Money (Higinio) demuestran que verdaderamente no hay roles secundarios. A Luis Eduardo Lueje (Rosnai) le falta energía y convicción, algo semejante al trabajo de Lázaro Castillo, como el adolescente Osmel, demasiado plano y sin la gracia requerida.

La música de Denys Peralta actúa como oportuno correlato, sugestiva, elocuente, sin estorbar las cadenas de acción, antes bien reforzándolas mediante el diseño de atmósferas sonoras.

De cualquier manera, Nevada es un lúcido testimonio del rumbo al que pueden conducir vidas mal encaminadas, y esta temporada habanera de Icarón, una indudable prueba al canto de las potencialidades del laborioso colectivo matancero.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.