Fiel a lo nuestro - Cultura

Fiel a lo nuestro

Arnaldo Rodríguez se declaró devoto del arte salido de esta Isla y seguidor de esa cubanía que se desprende de cada género musical criollo, cuando respondió a las preguntas de los lectores de Juventud Rebelde

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Arnaldo Rodríguez encuentra su cubanía en esa identidad que existe en las costumbres de los habitantes de esta Isla, en el compromiso de hacer una música que refleje a su público y, sobre todas las cosas, dice, «en la lealtad a la gente que te ha visto nacer, crecer y desarrollarte como artista».

El líder del Talismán contestó así a Papito, uno de los ciberlectores de Juventud Rebelde que recientemente sumó sus preguntas al «buzón» digital que nuestro diario abrió para posibilitar esta sui géneris entrevista a quienes gustan de la obra del autor de Tierra de soledad.

Motivados por este diálogo con uno de los jóvenes valores de la música bailable, compositor de bandas sonoras como la de la telenovela Aquí estamos y de fonogramas al estilo de Mango, los lectores se interesaron por la intensa gira nacional que Arnaldo realizó este mes, la cual tituló Atentos a lo que dicta el porvenir, que coincide con el nombre de la canción dedicada a José Martí y que escribió junto a Alfredo Felipe.

El periplo, que auspiciaron la Sociedad Cultural José Martí y el Instituto Cubano de la Música, fue el primero de dos que tiene previsto en 2013. Sobre el segundo, Rodríguez aclaró que no será por las cabeceras provinciales, sino que recorrerá los municipios del país.

Un usuario, llamado Alex23, quiso conocer entonces sobre sus próximas presentaciones internacionales, específicamente en Estados Unidos. «Recibimos el año pasado una invitación a realizar varios conciertos en EE.UU. y, por supuesto, en Miami, y el viaje fue postergado por una gira que ya estaba programada por Canadá. Seguramente pronto estaremos reunidos con nuestros fans y seguidores en Miami y en otras ciudades de esa nación», dijo Arnaldo.

El Festival Piña Colada, que cada año tiene lugar en Ciego de Ávila, despertó el interés de Dayris y María de la Caridad Triana Corría, quienes destacaban, además, el apego del cantante a su tierra natal.

Tengo que agradecer, les explicó, «que el amor hacia Ciego de Ávila es recíproco y eso me ha permitido llevar a cabo varios proyectos culturales en esa provincia, como el Festival Piña Colada. Sigo siendo el mismo, pues no olvido quién soy y de dónde vengo. Mis padres son parte imprescindible en mi formación como persona y ellos, al igual que mi familia, son personas humildes y de pueblo. ¿Cómo podría ser yo diferente?».

Ese pintoresco Ceballos que describió en Tierra de soledad ha resultado muy llamativo para Marvelis y Márgara. A ellas el músico les tecleó: «Sus comentarios me llenan de regocijo, pues son ustedes en quienes me inspiro para seguir dando lo mejor. Después del éxito de la canción de Ceballos, no hay persona que pase por allí y no pregunte dónde vivo o si este es el pueblo donde nací. Todo esto me hace sentir orgulloso y creo que a los habitantes de Ceballos también».

Ariel Hernández Quintero preguntó, con cierta picardía, si esa «canción de Anacaona que interpreta una ex integrante de su grupo (Llora si te duele) se la dedica a él o es pura coincidencia». Arnaldo, en broma, le escribió: «Pudiera ser». Luego, hablando seriamente, le aseguró que le encanta la canción, «bailo con ella y le ha dado mucho éxito a estas muchachas. ¿Sabes?, ese tema es de un ex integrante del Talismán, Osvaldo Montero, y ciertamente creo que se ven las influencias musicales de nuestro estilo».

El paso del artista por Azúcar Band ha sido un tema por el que siempre Guille ha querido indagar, pues este lector considera que Rodríguez tenía «un gran peso en esa agrupación». Para Arnaldo esa etapa constituye uno de los momentos más hermosos y felices de su carrera. «Allí me estrené como compositor, arreglista y productor de aquellos dos primeros discos», precisó.

«¿Recuerdas La cinturita, El basilio, Lápiz de labio? Logramos crear un gran público a nivel nacional, pero justo en el momento cumbre nos separamos... A ratos nos emocionamos con la idea de crear una segunda versión de Azúcar Band. ¿Quién sabe?», confesó.

Madelín le propuso hacer versiones de las canciones suyas que fueron éxito, como Havana Travel, la cual interpretó junto a la Diva del Buena Vista Social Club. «La experiencia de haber cantado con Omara Portuondo es inolvidable pues además de una gran artista, posee características humanas muy bellas. En algunas de sus entrevistas hechas durante sus giras en Europa, ha comentado a la prensa que de los nuevos artistas cubanos, soy uno de sus preferidos. Y eso significa para mí algo muy grande. Nuestra interpretación de la canción a La Habana también ha quedado como un acontecimiento importante».

Anay y Yune desearon saber más sobre esa faceta de compositor del artista: los temas que más lo inspiran, cuál ha sido el más difícil de crear, y sobre sus referentes musicales.

Arnaldo les reveló que su mira está en el amor, el desamor, la alegría, la tristeza, lo cotidiano y lo social. Se identifica con todas sus canciones, pues «cada una de ellas lleva parte de lo que soy y de lo que quiero dar a los demás». Da en ellas su punto de vista sobre las cosas que vivimos y desde la adolescencia se nutre de la buena música hecha por The Beatles, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y toda la Nueva Trova; los Van Van, Juan Luis Guerra, y muchísimos más.

Arnaldo expresó que tiene una lista interminable de paradigmas. Así se lo constató a un grupo de estudiantes espirituanos del IPU Honorato del Castillo, quienes estuvieron con puntualidad conectados a nuestra web a la hora de la entrevista on line.

«Cuba posee artistas fuera de serie, a los cuales la música internacional les debe mucho. A veces no gozan del reconocimiento que merecen por muchas razones, entre ellas, la insistencia de muchos medios foráneos en obviar lo que pasa en la Isla, incluyendo la cultura», les escribió.

Los jóvenes solicitaron al cantante que contara cómo se le ocurrió bautizar a su grupo con el nombre de Talismán. «Recuerdo que decidimos reunirnos en mi casa, en aquel momento en el solar La Tinaja, en Luyanó, y cada cual debía llevar por escrito una propuesta de nombre. En una cajita echamos los papelitos con los nombres escritos, y en esta votación también participaron todos los vecinos; de ahí salió el del Talismán, que es enigmático y suena bien, además es el título de varias canciones que me gustan, como aquella que cantaba la española Roxana».

Al percusionista y compositor tunero Víctor Manuel Manresa Fonseca lo animó a continuar su carrera artística. Es que el joven de 21 años, que ya cuenta con 30 obras en géneros como la balada, la salsa, la fusión y la timba, deseaba enterarse si Arnaldo incorpora a su repertorio canciones compuestas por noveles músicos como él.

«Generalmente interpreto temas de mi autoría, pero en mi discografía aparecen de otros compositores», le comentó Rodríguez. «Siempre he estado abierto a cantar canciones que posean calidad musical y buen gusto en los textos. A veces escucho canciones de otros autores y exclamo: “¿Cómo no se me ocurrió eso?”».

Por otra parte, Tamara le pidió diera detalles sobre su vida personal. «¡Qué casualidad, te llamas como mi compañera!», le contestó. «Tengo 38 años y una hija a la que adoro y se nombra Ana Paula. Ella, al parecer, quiere seguir mis pasos. Tiene condiciones excepcionales para la música y ya, a los siete años, estudia piano».

Con el adelanto de que abundan en él infinidad de inquietudes musicales, Arnaldo Rodríguez se despidió de quienes lo acompañaron en las más de tres horas de intenso diálogo digital.

Anunció que «este año saldrán varias producciones fonográficas, entre las que se encuentra el disco de la trova, del que ya he hablado y se llamará Jirones de mi juventud, inspirado en canciones de varios trovadores de la generación de los 80, como Carlos Varela, Frank Delgado, Gerardo Alfonso y Santiaguito Feliú, entre otros. También habrá canciones mías, asociadas al perfil del CD. Igualmente utilizaré frases y textos que he leído de los hermanos Sergio y Luis Saíz Montes de Oca.

«Ahora mismo estamos haciendo las mezclas de un nuevo álbum que lleva como título Tierra Caribe, trae muchas sorpresas y estamos muy contentos con los resultados. Desde ya sé que será un volumen muy “bailado” por los cubanos y demás seguidores de mi música en el mundo», sentenció.

El proyecto cultural comunitario Cubasoy y la terminación de su sede, la décima edición del Festival Piña Colada en Ciego de Ávila en abril, y la cita de cada viernes en el Café Cantante del Teatro Nacional, devienen, como mismo dijera a sus seguidores, momentos especiales «para ofrecerles lo mejor del Talismán».

Breve radiografía de un artista

En Acelera’o, Tú me dijiste que sí y La lucecita, como en todas sus canciones, podemos palpar ese interés de Arnaldo Rodríguez por buscar lo nuestro y dotarlo también de esas otras influencias que recibe de la región.

Natural de Ceballos, localidad de la provincia Ciego de Ávila, Arnaldo es uno de los jóvenes valores de la fusión cubana. Sus influencias van desde la música caribeña y la popular cubana, hasta la canción y la balada.

Graduado de la Escuela Nacional de Arte en instrumentos como el bajo y la guitarra, el popular cantante, compositor y arreglista formó parte de Azúcar Band y luego creó su propia agrupación, el Talismán.

Rodríguez ha realizado la banda sonora de importantes telenovelas transmitidas por la Televisión, y en su discografía encontramos álbumes muy seguidos por el público. Entre sus proyectos más importantes también figuran el Festival Piña Colada, que tiene lugar en Ciego de Ávila, y el Festival Cubasoy, en el habanero municipio de Playa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.