Danay canta desde el alma

Sobre los inicios de su carrera artística y las proyecciones de su obra, dialoga con JR la joven intérprete Danay Suárez, quien es considerada una de las principales figuras del hip-hop dentro del panorama musical cubano

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

Yo sé que uno se puede equivocar/como un ser humano normal/ que tiene mucho valor que te perdonen pero más perdonar/ que no se puede pisotear la palabra/pisotear la moral/ que el amor no basta cuando el respeto no alcanza/es como arar en el mar…

Todo lo que canta en la canción Yo aprendí, de la cual tomé este fragmento, y mucho más, puede ser la materia prima de otras canciones con las que Danay Suárez nos estremezca. «Y eso es lo que me interesa… Aprendo cada día y estoy complacida cuando mi música, mis discos, mis conciertos pueden estremecer a alguien en lo más hondo, pueden remover el interior de la gente», afirma.

Para esta joven de talento innato, alejado de tradiciones familiares, a quien se ha catalogado como «representante del hip-hop consciente femenino en Cuba, con una voz exquisita y las letras más inteligentes», las etiquetas no son lo más importante pues con ellas se ciñe su trabajo.

«Nunca dije que soy rapera, por ejemplo, aunque este género fue la primera puerta a la que me dirigí y la que afortunadamente se me abrió. Para mí lo principal es la música y transmitir mensajes educativos y de sentimientos con ella, y para eso me nutro de sonoridades que pueden variar.

«Ahora pueden verme de camino hacia el jazz, al que siempre quise acercarme porque es el que, al final, encierra toda la libertad de expresión que necesito para hablarle a mi generación de lo que nos sucede, para cantarle a las condiciones humanas sin que importe el estatus económico o la geografía».

Pocos conocen que Danay Suárez estudió Informática y que solo con 15 años debutó, como invitada, en un concierto en la sala Covarrubias del Teatro Nacional, junto a otras voces reconocidas del movimiento del hip-hop en Cuba. Hoy todavía no puede contener la risa cuando confiesa que ante tanto público no pudo evitar el nerviosismo y decidió cantar de espaldas, para que nadie se diera cuenta.

«Realmente todo empezó mucho antes, cuando estaba becada en Melena del Sur y un amigo angolano compartió conmigo sus gustos por otras sonoridades, diferentes a las de Noelia, Álvaro Torres, Cristina Aguilera y otros, tan seguidos por mis contemporáneos en esa época.

«Después de terminar mis estudios, comencé a frecuentar las peñas de rap, que en aquel entonces era el género que más me motivaba por su idoneidad para expresar todo lo que en aquel momento quería decir. Conocí a Reynor, del grupo Explosión Suprema, y a Randy Acosta, de Los Paisanos, y poco a poco me integré a ese círculo. Me atreví a hacer mis propios temas, aunque trabajaba más en las letras y no en la música porque no es fácil, como se piensa, hacer rap… es un género que respeto mucho», comenta Danay.

Esos primeros temas integran su primer disco, Libertad de expresión, seguido de Polvo de la humedad, «mucho más elaborado y profundo», que le recuerda a X Alfonso, uno de sus mentores, con quien trabajó intensamente en posteriores giras internacionales.

«Luego apareció Havana Cultura, un proyecto de música internacional, al que me llamaron para proponerme la sustitución de Telmary, otra exponente del rap cubano. Dije que solo participaría si me dejaban defender mi propio discurso con temas de mi autoría, y así fue.

«Ahora me desempeño como solista pues con el tiempo he madurado, he ganado en proyección escénica, por ejemplo, y me he dirigido hacia ese otro camino que me apasiona, por lo que existe mi disco Havana Cultura Sessions, cuyo productor fue un DJ británico muy reconocido, Jack Petersson, y en el que trabajé con Roberto Fonseca y Temperamento. Un disco espectacular porque lo hicimos de manera espontánea, desde el corazón».

—Trabajas en un nuevo disco…

Palabras manuales es, en efecto, una mezcla de ambos géneros. Roberto Fonseca, quien me ha hecho crecer en mi carrera artística, es el productor… Nuevamente, los músicos de Temperamento y yo estamos haciendo muy buenas cosas (sonríe), y serán 13 temas que, cuando salgan a la luz mostrarán una Danay más segura, más atrevida y más cerca de lo que siempre quise hacer… Rozando el feeling es como mejor me siento.

«Pero antes se conocerá Viejo sonido turbio, un disco que tenía grabado desde 2008, y que recién pastericé. Tiene una sonoridad electro-hip hop-reggae y su temática aborda temas bien fuertes que aún son actuales en la realidad social, económica, política y en los valores humanos».

—¿Satisfecha con la difusión de tu música?

—Sí y no. En los medios de comunicación he tenido mis espacios y he obtenido, por ejemplo, el premio a la Mejor banda de música alternativa en un Festival Cuerda Viva… Con el video Yo aprendí, dedicado a mi hermano, gané premio y tuve varias nominaciones en Lucas, donde participé recientemente con el tema de música tradicional Cuando ya no esté, junto a Roberto Fonseca; pero realmente es la gente la que esparce y da a conocer mi trabajo.

«No es mi música como la popular bailable que tiene muchos espacios en los medios, pero lo que me importa es que la gente, a través de corrientes alternativas o subterráneas, como se quiera ver, escuche mis temas y sienta que le estoy diciendo algo.

«No solo me sucede a mí, también pasa con otros artistas; pero aun así, lo único que yo quiero es tener la fuerza suficiente para que mi trabajo vaya junto a mis ideales de amor, de sinceridad, de sencillez y de valores, y para lograr que la gente reflexione y se estremezca con lo que le digo desde el alma».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.