Stella Calloni, íntima

El texto Stella Calloni, íntima, de los argentinos Julio Ferrer y Héctor Bernardo recoge los años de la infancia y de la adolescencia de esta excepcional periodista. También ofrece un acercamiento al ejercicio de su profesión

Autor:

Jaisy Izquierdo

Como una larga entrevista se hilvana el texto Stella Calloni, íntima, de los argentinos Julio Ferrer y Héctor Bernardo, cual si fuera imposible desligar a esta excepcional periodista de uno de los géneros que mejor ha defendido a lo largo de su vida.

Ayer, en la sala José Antonio Portuondo, de la Cabaña, vimos su estela de mujer valiente, dueña de la palabra que no descansa de presentar batalla desde su oficio. Locuaz, la escuchamos hablar de las vejaciones al cadáver de Evita, de las dictaduras, del río rojo de sangre que presenció en El Salvador, del neoliberalismo y de las luchas que ahora libran los Gobiernos progresistas del continente, como la testigo que lucha contra la desmemoria, siempre «viento en contra», como ya le decían cuando apenas tenía cuatro años.

La mirada personal a la destacada periodista del diario La Jornada se centra, al principio de este volumen, en los años de la infancia y de la adolescencia, esenciales para comprender cómo se formó en Stella el amor por la escritura y el ejercicio de esta como una herramienta de lucha.

Contó Calloni que el mundo de su infancia fue en un bosque, rodeada por trabajadores rurales mal pagados, un papá inmigrante italiano que inventó una radio para seguir las noticias de la Segunda Guerra Mundial y una madre maestra que cosía los cuadernos para que sus alumnos aprendieran a escribir, quienes conformaron su universo alimentado por la magia, el dolor y los deseos de justicia.

No podía faltar en el texto el acercamiento al ejercicio de su profesión, y para ello nos conduce desde los comienzos de Stella, pasando por corresponsalías en diferentes países del continente, su exilio forzado en México, hasta llegar a sus valoraciones acerca del terrorismo mediático y la batalla de ideas. Además, incluye las grandes entrevistas que ella les realizara a relevantes líderes como Fidel, Chávez, Evo Morales, el general Omar Torrijos o Muammar el Gaddafi, entre otros.

Como asegura desde el prólogo Fidel Castro, este libro es un «testimonio inequívoco de la fecunda obra literaria y periodística de Stella, ejercidas muchas veces en condiciones de peligro y de privaciones personales. En su incansable quehacer ha recorrido gran parte de América Latina, Europa y África. En Nicaragua, El Salvador y Panamá por solo citar algunos países, dejó su impronta como corresponsal de guerra desde escenarios de conflictos. Poseedora de una vasta cultura y conciencia política, no ha habido hecho trascendente, en las más de cuatro décadas de ejercicio periodístico que escape a su mirada y a su juicio aleccionador».

A sus 78 años ella continúa escribiendo. Espera que próximamente salgan a la luz otro texto suyo sobre la Operación Cóndor y uno que prepara en torno a la figura del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, a quien entrevistara en 11 ocasiones.

Como fe de vida, afirma Calloni ser una periodista militante de la verdad: «Hay que decirla al precio que sea, al de la soledad si es necesario. No seas periodista de estrella, eso es fugaz —les dice a sus estudiantes—. Sé coherente con tu realidad». Agradece a su profesión la fuerza y la oportunidad de decir la verdad: «No me tiembla la mano para decirla por las claras, porque nadie me lo impide, y si alguien así lo hiciera, le respondería como Chávez: Alca…, ¡Al carajo!».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.