Tonadas por la ortografía

El álbum discográfico Ortodecimarte, 40 reglas ortográficas cantadas, es una suerte de clase magistral en rima sobre un tema de escolaridad con deudas en un importante sector de la sociedad cubana

Autor:

Juan Morales Agüero

LAS TUNAS.— Entre las novedades que mostró este año el Coloquio Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, adscripto a la recientemente finalizada 48 Jornada Cucalambeana, figuró la presentación del álbum discográfico Ortodecimarte, 40 reglas ortográficas cantadas, suerte de clase magistral en rima sobre un tema de escolaridad con deudas en un importante sector de la sociedad cubana.

Se trata de un proyecto auspiciado por el grupo Guijarro, perteneciente al Consejo Nacional de Casas de Cultura. Su propósito es difundir y conservar las tradiciones cubanas, en particular la campesina. En este caso, tuvo como referente un libro sobre reglas de ortografía expresadas a través de décimas, escrito por el poeta e improvisador tunero Guillermo Castillo.

«Todo comenzó durante la Jornada Cucalambeana del año pasado, cuando Guillermo, maestro primario, nos mostró los originales de su obra», recuerda Patricia Tápanes, coordinadora del grupo. «Por aquel entonces él ya trabajaba sus composiciones con niños y niñas en la Casa Iberoamericana de la Décima de Las Tunas, y hasta las había presentado en un congreso de Pedagogía.

«Luego de leer las estrofas, nuestra musicóloga Sonia Pérez Cassola sugirió que podían ser cantadas por infantes en forma de tonadas. Se lo propuso a varias instituciones, entre ellas a Bis Music, una disquera con la que el grupo colabora en una serie de cultura tradicional popular. El sello, además de aprobar la idea, prometió producir un álbum con el libro, el fonograma y hasta un DVD que incluyera un videoclip, la obra en formato PDF y el making of de la realización».

Pero ese fue el resultado final. Antes de consumarlo, el grupo enfrentó la ardua tarea de seleccionar a los protagonistas del proyecto. Al inicio se previeron solo niños y niñas de Las Tunas, por el nivel de sus talleres de tonadas y repentismo. Luego decidieron sumar también a talentos de otras comarcas.

«Recorrimos pueblos y comunidades de varias provincias —añade Patricia. Y pusimos a prueba a un buen número de candidatos. Pretendíamos elegir no solo a los de mejores condiciones vocales. También a quienes matizaran las tonadas con la gracia y la pasión tradicionales de los campos de Cuba. Al final, seleccionamos a 33 para que cantaran las 40 reglas ortográficas.

«La grabación de las voces se llevó adelante en un estudio que Bis Music tiene en Cienfuegos. Las acompañó el grupo del maestro Barbarito Torres, laudista de Buena Vista Social Club. Fue un proceso complejo, pues ninguno de los niños se había enfrentado jamás a algo así. Pero lo disfrutaron y lo hicieron bien, a pesar de que las décimas eran difíciles de cantar».

Ortodecimarte…, además de antologar en voces infantiles casi todas las tonadas dispersas por la campiña criolla, es una suerte de prontuario ortográfico. Mediante su concurso los pequeños pueden aprender a conjugar de forma amena los verbos hallar, haber y hacer; a colocar la letra m antes de b y p; y a dominar la regla de acentuación de las palabras agudas.

El videoclip lo protagonizan dos personajes muy simpáticos, llamados Orto y Grafía. Fueron creados por el editor Túpac Pinilla y la ilustradora Pilar de Melo, quienes, además, les pusieron sus voces. Este material animado propicia que su mensaje didáctico llegue más fácilmente a sus destinatarios.

«Siento una extraordinaria satisfacción por ver concretada esta idea, que tuvo su génesis allá por 1994, con la colaboración y el apoyo de Jesús Orta Ruiz, el inolvidable Indio Naborí», dice Guillermo Castillo, el feliz autor de la obra original. «El grupo Guijarro desarrolló un trabajo de excelencia. En especial, la labor investigativa de Patricia Tápanes y de Sonia Pérez».

El non plus ultra del proyecto, obviamente, gira en torno a una perogrullada académica de la Cuba contemporánea: los problemas ortográficos que afectan no solo a niños y adolescentes, sino también a muchos adultos. En ese sentido, pretende incorporar a la solución la décima, considerada la estrofa nacional.

«Mi sueño es que Ortodecimarte... se publique en formato de papel y llegue hasta la más remota escuelita rural», desea Guillermo. «Eso favorecería el mejoramiento ortográfico de los niños y facilitaría la labor de los maestros. Mientras tanto continúo trabajando. Ahora estoy inmerso en un nuevo proyecto pedagógico. Tiene que ver con la lectura y la redacción en las primeras edades, a través de adivinanzas y trabalenguas escritos en décimas».

Desde su debut, Ortodecimarte, 40 reglas ortográficas cantadas comenzó a desbrozar su camino hacia el éxito. Lo confirma el dictamen del Cubadisco de este año, cuyo jurado le adjudicó al álbum el premio en la categoría de Audiovisual didáctico. Su presentación oficial por Bis Music será en agosto, con la presencia de los 33 niños y niñas que lo protagonizaron.

«Nuestra mayor aspiración es que en un futuro no muy distante, este audiovisual pueda socializarse en todas las escuelas y las bibliotecas cubanas —acota Patricia. Sería el mayor premio para un proyecto que los niños cubanos merecen y necesitan».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.