A toda hora: ¡El exitazo!

Este programa radial existe para que la gente disfrute, se llene de buena vibra, y para que recargue las baterías cuando se conectan con lo mejor de la música cubana del momento, y de la latina en general

 

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

No existe mayor satisfacción para el joven locutor Pedro Pablo Cruz que la radio cubana siga formando parte de la vida de nuestro pueblo, y «sobre todo, que le transmita esperanzas y alegrías. Por eso me encanta ser parte de la familia de El exitazo, que existe para que la gente disfrute, se llene de buena vibra, para que recargue las baterías cuando lo conectamos con lo mejor de la música cubana del momento, y de la latina en general».

Y justo por esa misma razón, a Pedro Pablo no le sorprendió que la audiencia hubiera elegido a este espacio como el más popular, según la encuesta que realiza desde hace algunos años el programa televisivo Entre tú y yo. De hecho, si no fuera una de las voces del programa que desde hace más de 15 años dirige Lázaro Caballero, de seguro también le hubiera entregado su voto, porque desde siempre estuvo entre sus favoritos.

«Imagínate que desde niño escuchaba la radio. En esa época me mantenía pegado a Progreso por La familia Pirulí y Alegrías de sobremesa, pero cuando comencé a crecer me atrajeron con mucha fuerza Rebelde y Taíno, entre otras propuestas por El exitazo. Solo que entonces ni siquiera podía imaginar que con el tiempo me integraría a este genial colectivo», afirma Pedro Pablo, quien primero apareció como sustituto de Frank Abel, hasta que Lázaro Caballero lo convocó para que ocupara su puesto oficialmente.

«Como profesional es un privilegio estar en uno de los programas con un alto nivel de audiencia de la Radio Cubana, que posee una historia, y por donde han pasado, en estos 21 años, locutores que he admirado como Ismael Cala, Karla, Marlon Marlon, Alexis Narbona...

«El exitazo es perfecto para cambiarles la dinámica a los oyentes después que terminan una jornada intensa de trabajo, mientras están organizándose en la casa. Es como una inyección al biorritmo. Claro, para los presentadores constituye un desafío estar por dos horas tan arriba, porque como seres humanos podemos estar tristes, enfermos o preocupados. No obstante, nos entregamos para de todas maneras transmitir al aire esa energía, esa vivacidad».

Otro reto para Pedro Pablo fue mantener su identidad y, al mismo tiempo, lograr que El exitazo no perdiera su sello. «Lo primero fue entender, concientizar que su fórmula está en las frases, en el tono con el que nos dirigimos a la audiencia, en la construcción morfosintáctica de lo que decimos, que es muy peculiar. Aquí, por ejemplo, los locutores no dialogan entre sí, ni tratan de tú a la audiencia. Hay determinados códigos que uno tiene que respetar».

Quien se iniciara en este medio siendo un adolescente por la COCO CMCK El periódico del aire», con el Noticiero pioneril y luego asumiera el Noticiero de la FEEM (NOTIFEEM), confesó a JR que al principio no hacía el afamado alargamiento ese de: «De cincoooooo a siete». «Lo evitaba porque creía que se trataba de una marca que había inventado Cala, y que por tanto le pertenecía. Pero la gente lo pedía. Y es que en verdad ya es una marca del programa, es parte de su identidad. Yo intento entrevistar de otra manera, por ejemplo, tocar otros temas».

—Terminado tu trabajo en El exitazo, ¿cómo consigues ponerte en forma para realizar el Noticiero Aquí Rebelde?

—Es un ejercicio de ritmo, un ejercicio profesional. Me tengo que quitar un estilo y poner otro. Me ayuda mucho el hecho de que soy una persona hiperquinética, que no podría trabajar, digamos, en Radio Reloj. Pero los modos de Rebelde y Taíno se adecuan a mi personalidad, aunque el Noticiero requiera un registro central, un tono mucho más serio, más neutral, porque no solo debes dar una noticia, sino además enfrentar diversos géneros: comentarios, entrevistas, leer editoriales, presentar a un periodista...

«El exitazo es otra cosa: más desbordante, todo el tiempo se mueve en un tono más feriado, pero ese cambio me estimula y contribuye a que no me aburra y a que permanezca pendiente en todo momento de qué y cómo lo digo».

Diferente a lo que suele ocurrir, a este graduado como instructor de arte le atrae más la radio que la televisión. «Es más cómoda, más inmediata, puedes sentir que le hablas a la gente en ese mismo instante. Es un medio más dúctil y que siempre te ampara, si lo respetas, te superas y trabajas con ahínco, con responsabilidad, con profesionalidad. En ese caso la radio siempre te acogerá con cariño casi de madre.

«Me gustan Taíno y Rebelde porque son una gran familia. Te hacen sentir que participas, que incides en lo que sucede, que estás en los programas no solo porque pones tu voz, sino también porque existe un elevado nivel de implicación. Admiro esa gran tradición de la radio cubana. Soy locutor porque existió Franco Carbón. Pertenecer modestamente a esa tradición resulta muy importante para mí».

De asistente a director

Corría el año 1994, cuando irrumpió en el dial El exitazo. Lázaro Caballero no estuvo en esos momentos iniciales, pero tiene absoluta autoridad para referirse a los comienzos. «El programa surgió para promover la música cubana de entonces, que andaba medio olvidada. Sin embargo, en los principios se difundían, sobre todo, la salsa (estaba el boom), así como los éxitos que nos llegaban del Caribe: merengue, vallenato...».

Asegura Caballero que el popular espacio «abrió con la novedad de presentar una cartelera en la que se anunciaban los sitios a los cuales se podía ir a bailar. La aceptación fue tan grande que esas carteleras todavía se mantienen. Los oyentes están muy atentos a las 5:30 p.m. y a las 6:30 p.m. para informarse dónde pueden divertirse».

Lázaro empezó como asistente, dos años después. Ya trabajaba en Radio Taíno como locutor de cabina de la tarde, leyendo los boletines e informando la hora. Llegó proveniente de CMBF Radio Musical Nacional, que sin dudas resultó una escuela, según le aseguró a JR.

Y si de algo muy preciado se hizo en esos años fue del «secreto» del éxito de El exitazo. «Es que Taíno posee una manera de decir diferente —que yo fui incorporando poco a poco. De ese modo ha sido desde que arrancó la emisora, hará 30 años el venidero 3 de noviembre.

«Creado por Juan Cañizares y Gaspar Marrero, con los años El exitazo ha tenido que adaptarse a los tiempos que corren, a los ritmos musicales que se han ido apoderado de las pistas de bailes de Cuba, pero no hemos perdido la esencia ni los códigos que permiten que se mantenga una comunicación viva con los oyentes».

Por eso han creado secciones que los vinculan como la FM romántica, «por aquello de que en todos los bailables las orquestas interpretaban dos bolerones para que la gente refrescara, cogiera un diez o para que la pareja bailara pegadito y se conociera mejor». O al estilo de La música cubana por el mundo, con el fin de ofrecer detalles sobre los eventos en los que participan nuestros músicos.

—¿Cómo explicas que después de dos décadas El exitazo continúe funcionando de esa manera?

—Nuestra radio peca por hablar demasiado. Aquí decimos lo preciso, y si se entrevista a un cantante se va directo al tema por el cual lo hemos invitado. El exitazo es un programa ágil, que no ha perdido su frescura, el modo peculiar como los presentadores se proyectan, además de la música que, por supuesto, resulta el componente fundamental.

«En cuanto a la producción musical, siempre estamos al día, actualizados de lo último que está sonando, gracias a colaboradores que andan regados por diferentes partes del mundo. Por lo general somos los primeros en colocar los temas que promocionan determinados intérpretes. El disco La fantasía, de Van Van, lo dimos a conocer aquí, al igual que La vuelta al mundo, de Alexander Abreu, por citar dos ejemplos. Ello evidencia la comunión, la identificación que los creadores también tienen con nosotros», expresa quien además los sábados guía los pasos de Swing Taíno.

«Cuando recibí la noticia de la nominación le dije a mi equipo: “No vamos a ganar, porque por tradición se escucha mucho Alegrías de sobremesa y Nocturno”. Me ponía en el lugar del oyente cuando aún no pertenecía a la radio. Al menos en mi casa era así. Pero nos sorprendieron y, claro, estamos muy felices».

Sin fallo

Allí, en los eventos en los cuales se encuentre la buena música bailable: Cubadisco, el Matamoroson, Piña Colada… El exitazo no falla. Siempre de cincooooo a siete... «Ello nos ha permitido conseguir los valiosos testimonios de artistas de la talla de Juan Formell, Adalberto Álvarez, Olga Tañón, José Alberto «El Canario», Sergio George, el productor de mayor convocatoria en el mundo de la salsa actualmente y que ha estado detrás de los éxitos de Marc Anthony...», hace notar a este diario Yaima Rey, la contrapartida de Pedro Pablo.

«Ahí radica otro de los motivos que conllevan a que la gente aguarde las 5:00 p.m. para ver con qué los vamos a sorprender», señala esta muchacha villaclareña que apareció en el medio hace 15 años.

Lo comenzó a descubrir en la CMHW, donde pudo probarse en facetas diferentes: musicales, informativos... «Después de transitar por una emisora que de veras me enseñó muchísimo, vine para la capital buscando el “sueño habanero”. Entré por Radio Habana Cuba, donde me entrené leyendo informaciones, algo a lo que le temía tremendamente. Luego pasé para Radio Rebelde, en Siempre en domingo, bajo la dirección de Milvia Zapata Patterson. Fue en ese programa donde Lázaro me escuchó por vez primera», cuenta.

—¿Qué te ha aportado El exitazo?

—Con total sinceridad te digo que respeto todos los otros programas en los que participo, como Visión y el Noticiero, pero es en El exitazo donde realmente me siento y muestro como la persona que soy: dinámica, activa como la música que promovemos. Y Lázaro Caballero ha sido un maestro para mí, a su lado no he dejado de aprender, lo cual se agradece.

«Si no me quedara otro remedio, este sería de los últimos programas que yo abandonara, porque le gusta a la gente, lo vive, lo disfruta. Cuando tú sales a las 5:00 p.m. de La Habana, y te mueves de oriente a occidente, todo el mundo, sin excepción, tiene sintonizado El exitazo hasta las 7:00 p.m., y uno no puede menos que andar orgulloso, pero consciente de que la calidad es lo primero, el respeto a ese oyente que nos espera para continuar sonriéndole a la vida».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.