Cuba sigue invicta en el softbol tras vencer a México

Los aztecas desmintieron a los especialistas y en vez de debilidad mostraron mucha fuerza

Autor:

Juventud Rebelde

El derecho Alain Román fue el pitcher abridor por la selección cubana. Foto: Juan Moreno

CARTAGENA DE INDIAS, Colombia.— Parecía que los lanzadores estaban tirando relámpagos hacia el home. Ni mexicanos ni cubanos veían las pelotas humeantes salidas desde los respectivos montículos.

Por los antillanos, el abridor Alain Román y el relevista zurdo Yusbel Plutín; por los aztecas, Yuri Loya, armaban argolla tras argolla en el pizarrón.

Así llegó el partido 0-0 al final del séptimo episodio. Los dedos de una mano alcanzaban para contar los indiscutibles de ambos equipos. Entonces se apareció Guillermo Márquez, uno de los artilleros cubanos, quien con un compañero en la intermedia soltó un misil que sobrevoló al jardinero central y rodó hasta la cerca…

Cuba ganaba, a sudor, su tercer partido y se mantenía como uno de los invictos del torneo de softbol de estos XX Juegos Centroamericanos y del Caribe, una modalidad que en esta área bien pudiera cambiar su nombre popular de «disciplina de la bola blanda». Porque aquí hay varios equipos de hierro.

«México era de los llamados débiles y mira el juego que nos dio», comentó a JR el mentor de los nuestros, Miguel Albán, después del batazo de la alegría.

Entre esas selecciones duras como raíles están República Dominicana y Venezuela, las que hace cuatro meses bailaron en la casa del trompo y discutieron el oro de la III Olimpiada del deporte cubano.

Entonces los de la tierra del merengue triunfaron 3-1 en una final de espinas. «Estos vuelven a ser conjuntos de cuidado, muy respetables», reconoce Albán.

Pero ahora, según su análisis, no debe suceder lo mismo que en Santiago de Cuba. «Allá, en la olimpiada, nosotros estábamos divididos en tres. (Occidentales, Centrales y Orientales). Ahora la escuadra es superior y aspira al mismo resultado de Maracaibo 98: ganar el campeonato.

Mas República Dominicana —y Venezuela— están acompañados de otros dos planteles «metálicos»: Bahamas, que ha mejorado su nivel, y Puerto Rico, de larga tradición softbolística.

Para este reportero los contrincantes de más fuerza son los merengueros, que, invictos como Cuba, han traído un «hueso» largo como un río.

«El objetivo es quedar entre los dos primeros en la clasificatoria para asegurar medallas», nos apuntó Albán. «Después… a luchar».

En esa contienda, los cubanos no deben subestimar a México, Guatemala y Colombia, que, con rostros más flacos, son capaces de asustar a cualquiera.

Los mexicanos mismos durante siete actos nos pusieron la fiesta demasiado dura.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.