Rusia gana en buena lid

Es el primer título de los rusos tras la desintegración de la Unión Soviética. Conmovida España (plata) por la derrota

Autor:

Juventud Rebelde

Con titulares como «Lágrimas de plata» o «De todas formas, mil gracias», la prensa española levantaba este lunes la autoestima de un país conmovido por la derrota de su equipo en la final del campeonato europeo de baloncesto, donde Rusia conquistó su primer título después de la desintegración de la Unión Soviética.

Y es que España no estaba preparada para perder. En primer lugar, presentó una escuadra de lujo, muy bien entrenada, y con el aval de ser la actual campeona del mundo. Además, eran los anfitriones del evento, aunque desde que Alemania ganó en 1993 ningún otro equipo ha podido titularse jugando en casa, como si un hechizo lo impidiera. Por último, la gente se «enganchó» con el baloncesto, por pasión y por despecho, ante tantas decepciones futbolísticas a nivel de selección nacional.

En la península todo era una fiesta antes del juego. Tanto, que unos 5,37 millones de telespectadores reportaron la sintonía, y en el Palacio de los Deportes de Madrid se hicieron presentes hasta los Príncipes de Asturias y el mismísimo Presidente del gobierno nacional, José Luis Rodríguez Zapatero. Nadie imaginaba la derrota, pues, para colmo, ya los rusos habían sido vencidos por los locales en la segunda fase, y con una amplia diferencia: 81-69.

Por eso mis colegas ibéricos lo vieron todo de color azul cielo. Para ellos, a pesar del revés, España «no se baja del podio, y ha obtenido cuatro medallas en los últimos cinco campeonatos de Europa». Y es cierto, pero también los españoles acaban de perder su sexta final continental en igual número de posibilidades.

Rusia fue mejor sobre la cancha y ganó un juegazo por la mínima, 60-59, cuando el estadounidense nacionalizado, John Robert Holden, robó un balón y anotó la canasta decisiva, dos segundos antes del final. Todavía España pudo reaccionar, pero su estrella, Pau Gasol, estrelló el último tiro contra el aro, mientras sonaba el silbato de los árbitros.

Gasol tuvo en general una pésima noche, con apenas cuatro de 13 tiros de campo anotados, y cinco de 12 tiros libres. Sin embargo, recibió el balón una y otra vez en situaciones límites, y nunca resolvió. ¿Había que darle a otro la última pelota? No lo creo, pues los líderes son para vencer o morir. En ese instante, las estadísticas no cuentan.

En fin, que comprendo el sentimiento de los vencidos. Lo viví en carne propia un año atrás, cuando Japón nos ganó la final del Clásico Mundial de béisbol. E imagino también la euforia de los rusos, quienes fueron recibidos como héroes a su llegada a Moscú.

Desde 1985, cuando la URSS ganó su último título, nunca más Rusia había sido el referente de Europa. De hecho, ni siquiera clasificaron para el pasado Mundial o las últimas Olimpiadas. Sin embargo, estarán en Beijing 2008, y eso precisamente fueron a buscar a España: el pasaje olímpico.

Solo me molesta leer ciertos cintillos que atribuyen todo el mérito al «barniz estadounidense» que tiñó al equipo con la llegada del entrenador norteño David Blatt y el base Holden, cuya tez negra, es cierto, luce anacrónica entre sus blanquísimos compañeros. Por si fuera poco, dicen, las dos estrellas del conjunto, Andrei Kirilenko y Víctor Khryapa, lucen etiqueta de la NBA.

El tema da para hacer un libro, pues ya todo es posible con la gran comercialización que roe al deporte.

Estrellas y clasificaciones

Andrei Kirilenko, el Jugador Más Valioso (MVP) del torneo, levanta el trofeo de campeón que ganó Rusia en buena lid. Foto: AP

Finalmente, Andrei Kirilenko fue elegido el Jugador Más Valioso (MVP) del torneo. El quinteto ideal incluye además a dos españoles, el base José Manuel Calderón y Pau Gasol, así como el lituano Ramunas Siskauskas y el alemán Dirk Nowitzki.

En la tabla de posiciones, tras los finalistas se ubicó Lituania, que venció a Grecia 78-69 y se quedó con el bronce y el otro pasaje directo a Beijing 2008. Por el quinto lugar, Alemania superó a Croacia 80-71, en tanto Eslovenia derrotó a Francia 88-74 por el séptimo, y ganó el último cupo para el Preolímpico intercontinental del próximo año.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.