Yordanis Borrero pudiera ser un buen presagio para los pesistas cubanos

El cuarto lugar logrado por el levantador capitalino fue un atenuante tras dos intentos fallidos y el afán de obtener medalla olímpica

Autor:

Raiko Martín

Borrero logró 180 kgs en el envión. Foto: AP BEIJING.— En esta nación, bien dada a creer en los augurios, la actuación de Yordanis Borrero pudiera ser un buen presagio para los pesistas cubanos, enfrascados en despedirse con una medalla olímpica que les ha sido esquiva desde la cita de Atlanta 1996.

Aunque no pudo escalar al podio, el cuarto lugar conquistado por el levantador capitalino fue un bálsamo después de dos intentos fallidos, sobre todo por los matices. Dos récords panamericanos y tres primacías nacionales hablan por sí solo.

Nunca antes Yordanis había levantado 148 kilogramos en el arranque, y menos 180 en el envión. Nadie en América había subido antes la primera cifra, ni sumado entre los dos movimientos los 328 kilos que le acercaron a la gloria. Ningún cubano se había aproximado nunca a esos numeritos.

«Estoy muy contento. Hice las cosas bien y ahora llegan los frutos de muchos años de esfuerzos», fueron sus primeras palabras en la llamada zona mixta, donde la prensa se aglomera en busca de la declaración exclusiva.

Si bien los especialistas no le daban muchas opciones, Yordanis demostró —como en los Panamericanos de Santo Domingo hace cinco años— que es un atleta de competencia, de esos en los que debemos confiar en situaciones difíciles.

Como prueba quedará el último envión. «Siempre me cuesta trabajo el primer arranque y el primer envión. Fallé con 171 kilogramos por un error técnico, y cuando los levanté en el segundo intento, los entrenadores pensaron en que terminara con 177. Les pedí confianza, que me dejaran tirarle a los 180 kilos, que era el final de la estrategia prevista, y no los defraudé», comenta orgulloso.

«Ser el capitán significa responsabilidad, y la mía era motivar al resto del equipo. Creo que no nos vamos sin la medalla. Confiamos en que Iván Cambar, Yadiel Valladares y Yohandris Hernández demuestren su clase. Todos nos hemos preparado para llegar hasta aquí en óptima forma, y estamos enfocados en lograr el objetivo», explicó.

«A mi esposa, a mi hija, a mi madre, al Comandante en Jefe en vísperas de su cumpleaños, para todos es este resultado», concluyó.

Ya camino hacia la entrega de muestras para el análisis antidoping, hubo tiempo para hablar del futuro. Sus tres décadas de vida le ponen cerca de una decisión siempre trascendental. «Tomaré un tiempo para reflexionar. A veces quiero parar, y otras quiero seguir. Creo que he dado todo sobre la plataforma, pero me debo a mi equipo. Si me necesitan uno o dos años más para cubrir la división, ahí estaré. Pero ya he hecho bastante y estoy satisfecho», sentenció.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.