Comenzó la XLIX Serie Nacional de béisbol

Con el mejor pitcheo del país, La Habana buscará mantener la camiseta de campeón en esta nueva edición

Autor:

Juventud Rebelde

Hoy comienza otra temporada beisbolera y ya todo el mundo hace sus cálculos y pronósticos. La Habana y Villa Clara serán los protagonistas del primer duelo y quizá del último, como ocurrió en la pasada edición.

A los habaneros les tocará demostrar cuánto pesa mantener la camiseta de campeón, aunque su carismático manager asegura que están preparados para aprobar el examen. Tienen de nuevo el mejor pitcheo del país y eso es un aval muy importante.

Junto a ellos deben llegar a la postemporada Industriales, Sancti Spíritus y Pinar del Río, todos con realidades diferentes a las del torneo anterior. Los azules, por ejemplo, lucen muy bien en el papel después de saquear a Metropolitanos y enrolar en sus filas a Roberto Carlos Ramírez, Irait Chirino, Stayler Hernández y Lisbán Correa.

El pitcheo tampoco se ve mal, con siete zurdos para escoger, entre ellos Joan Socarrás, quien es una gran promesa. Además, el regreso de Frank Javier Menéndez y Frank Monthiet puede atar los cabos sueltos.

Mientras, los espirituanos regresan con su tanda del terror y Lourdes Gourriel en el puesto de mando. Para ellos la gran preocupación es el pitcheo y por esa hendija quizá sigan escapándose sus posibilidades de llegar a otra final. Veremos si encuentran el camino.

Otro que debió tirar los caracoles es el mentor pinareño Alfonso Urquiola, pues la tropa de Vueltabajo perdió varias piezas importantes en todas las áreas. El dúo de David Castillo y Osniel Madera puede resanar el cuadro y ocupar los primeros puestos en la alineación, pero estos muchachos hasta ahora no han rendido parejo.

De todas formas, con el gigante Lazo, Baños y Yosvani Torres, más lo que puedan hacer sobre todo Raudel Lazo, Michel Martínez y Erlis Casanova, Pinar tiene para clasificar.

El resto de los pasajeros de Occidente siempre es una incógnita. Principalmente Matanzas, aunque cualquiera se enreda con Alberro, Lázaro Herrera, Garlobo, Yariel Duque, Ariel Sánchez y Yasser Pérez. Pero ahora necesitan un torpedero estable y milagros de su pitcheo.

La Isla también sufrió bajas y esta vez no debe clasificar, por mucho que batee Michel Enríquez y el venerable Carlos Yanes siga tejiendo victorias. Sin embargo, el mentor Armando Johnson suele frotar la bola mágica y este pronóstico puede explotarme en la cara al final de la campaña.

¿Será este el año de Cienfuegos? Parece difícil, aunque peloteros tiene para hacer ruido. Osvaldo Arias, José Dariel Abreu y Yosvany Lazo forman un trío de armas tomar. Además, Yoelvis Leiva y Yusniel Ibáñez son dos buenos bateadores zurdos que ya han presentado credenciales.

Tampoco están huérfanos en el box, pues Norberto González y Noelvis Entenza pueden ganar muchos juegos en nuestra pelota. Les confieso que me encantaría ver otro play off en la bellísima Perla del Sur.

Finalmente, Metros saldrá al terreno desangrado una vez más. Ahora presentará nueve novatos y otros 12 muchachos que actuarán apenas en su segunda campaña.

Entre estos últimos están Wilfredo Aroche, Osmel Cordero e Iraklys Chirino, quienes lucieron bien el pasado año y ahora deben ser capitanes a la orden del general Enrique Díaz. Su meta es ganar los juegos que puedan.

 

LOS VIENTOS DEL ESTE

Por el este se pintan solos Villa Clara y Ciego de Ávila, casi con la misma nómina del certamen precedente. Uno de ellos debe estar en la final.

El tercer candidato es Santiago de Cuba, aunque a las avispas les falta un cerrojo en la esquina caliente y los jardines. Pero Santiago siempre es Santiago.

Su pitcheo debe caminar sin problemas, con Vera, Danny Betancourt, Yaumier Sánchez, Cintra, Alberto Bicet y el talentoso Alain Delá. No obstante, tienen cinco novatos en esa área, tres de ellos con 17 años.

Así, el duelo por la otra plaza está planteado entre Holguín, Granma, Guantánamo y Las Tunas. De ellos, los holguineros tienen la nómina menos rimbombante, pero suelen hacer un mejor trabajo de equipo.

En tanto, granmenses, tuneros y guantanameros padecen del mismo mal: mucho bateo y poco pitcheo, sobre todo los más orientales. Si tengo que elegir, apuesto por la resurrección de Granma, lo cual sería un incentivo para acabar de «acolchonar» las cercas del estadio de Bayamo.

Por último, Camagüey batallará sin presión, con un plantel muy joven. Para sorprender, los agramontinos tendrán que cargar al machete.

Especial de JR

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.