Selección cubana afinca esperanzas en segunda ronda de Campeonato Mundial femenino de voleibol

Vistas las últimas presentaciones de las discípulas de Juan Carlos Gala, parece que apenas quedan rezagos del errático comienzo de torneo. Los motivos pudieran ir desde una mejor adaptación a la diferencia horaria hasta la variación del sistema de juego

Autor:

Raiko Martín

Aunque no tuvo un feliz desenlace en el cierre de la fase de grupos, la selección cubana pudiera experimentar algunos visos de moderado optimismo durante la segunda ronda del Campeonato Mundial femenino de voleibol con sede en varias ciudades japonesas.

Al cierre de esta edición, las actuales Morenas del Caribe iniciaron su tránsito por esta importante fase enfrentando en Nagoya a una selección de Holanda que demostró durante la primera parte del torneo —y antes también— estar al alcance de nuestras posibilidades.

Vistas las últimas presentaciones de las discípulas de Juan Carlos Gala, parece que apenas quedan rezagos del errático comienzo de torneo. Si bien es cierto que, contra cualquier pronóstico, se sufrió para derrotar a la kazajas, luego llegó el importantísimo triunfo frente a unas tailandesas que hasta ese momento habían concretado buenas demostraciones. Y mirando los marcadores de la derrota ante las estadounidenses, monarcas del último Grand Prix, se nota un crecimiento en el accionar de las cubanitas.

Los motivos pudieran ir desde una mejor adaptación a la diferencia horaria —llegaron a Matsumoto dos días antes de debutar— hasta la variación del sistema de juego, con la entrada de una segunda pasadora a la formación titular.

Queda por ver si esta evolución alcanza para llegar a la difícil meta de incluirse entre los ocho mejores equipos del torneo.

Abrir con un triunfo frente a las holandesas, a las que hemos vencido en 13 de los 15 duelos mundialistas, ayudaría a despejar los caminos. Además de aumentar nuestras opciones, sería esencial para enfrentar luego en mejores condiciones anímicas a la potente escuadra de Brasil que terminó como líder invicta de su grupo, y es considerada entre las grandes favoritas para subirse al trono.

El propio Gala reconoció en la conferencia de prensa previa a esta ronda que todos los oponentes son de alto nivel, y habría que buscar la victoria «punto por punto».

Lo rivales siguientes serán la República Checa e Italia, que al igual que la escuadra cubana llegaron a estas instancias del torneo con balance de un triunfo y dos derrotas, un desempeño «arrastrado» desde la ronda inicial.

No hay dudas que entre los aspirantes de este grupo, Brasil va un paso por delante. Pero el resto de los contendientes pudiera estar «a tiro», en dependencia de cuán capaz pueda mostrarse sobre la cancha el inexperto equipo cubano.

Mejorar la recepción, evitar al máximo los errores no forzados, y sobre todo contar con el mayor aporte de las figuras más experimentadas —Kenia, Yanelis, Rachel y Yusidei— serán las claves para ir por más.

Otros partidos de la jornada

Grupo E (Tokio): Rusia (3 triunfos y 0 derrotas)-Perú (0-3), Polonia (1-2)-Corea del Sur (2-1), Serbia (2-1)-Turquía (1-2), Japón (3-0)-China (0-3); Grupo F (Nagoya): Brasil (3-0)-Tailandia (0-3), Italia (1-2)-Alemania (2-1), República Checa (1-2)-Estados Unidos (3-0).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.