Inter de Milán y Manchester United dejan listos los octavos de final

La resurrección de los lombardos con un 3-2 en el Allianz Arena de Munich será recordado por mucho tiempo

Autor:

Raiko Martín

Dos partidos trepidantes que clasificaron al campeón Inter de Milán y al Manchester United, dejaron lista la escena para que hoy cierren los octavos de final de la Liga de Campeones de Europa.

Sin menospreciar lo sucedido en Old Trafford, la resurrección de los lombardos con un 3-2 en el Allianz Arena de Munich será recordado por mucho tiempo.

Contra la pared por la mínima derrota en la ida, los neroazurris salieron con todas las velocidades puestas y en apenas dos minutos Samuel Etoo equilibró la balanza.

En dudosa posición recibió el camerunés un pase de Pandev, y a poco del final él mismo devolvió la moneda con una magistral jugada para embocar al macedonio hacia la sentencia definitiva.

Entre ambos lances sucedió de todo, aunque siempre con los de Van Gaal como protagonistas. Muy poco tardaron para dar vuelta al partido, porque diga lo que diga el resultado, hoy son mejores que sus verdugos de la pasada final europea. Antes de marcar el descanso, Mario Gómez y Müller se encargaron de dejarlo bien claro.

Pero a base de fe, la visita movió montañas. Primero con la contundencia del holandés Sneijder, y luego el tiro de gracia de Pandev, quien no cometió el pecado capital de desperdiciar una asistencia con ribetes de impecable.

Así se le escapó al Bayern la oportunidad de vengar, ante su público, la derrota que le costó el trofeo hace un año.

Más al norte, los «Diablos Rojos» de Sir Alex Ferguson navegaron tranquilos hasta que el Olympique de Marsella, por intermedio del argentino Heinze, pusiera el graderío a temblar.

La noche parecía tranquila, todavía más después de que el mexicano Javier Hernández remachó contra las redes un pase de Rooney. El propio Chicharito agrandó las diferencias en el segundo tiempo, y con el 2-0 llegó la relajación.

Fue entonces que, a la salida de un corner, el equipo francés se encontró con un premio impensable, pero insuficiente para convertirse en proeza. Lo intentaron los franceses hasta el final, y por eso se despidieron con la cabeza en alto dejando hoy al Olympique de Lyon la tarea de salvar la bandera en esta fase de la «Champions».

Para ello los discípulos de Claude Puel tendrán que borrar en Madrid el desfavorable empate 1-1 conseguido en Guerland. Y aunque nada es imposible, todo apunta que hoy terminará el maleficio de un Real Madrid que hace seis años no cruza los octavos de final.

En el otro partido de la jornada, el Chelsea inglés se medirá con ventaja al modesto Copenhage danés en Londres.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.