Cálculos para dos diamantes

En una estrategia bien pensada, la triplista Yargelis Savigne no participará este viernes en duodécima parada de la Liga de Diamante. El duelo entre Dayron y Oliver sí marcará la sexta carrera de la lid, con sede en Londres

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Otra vez me sorprendo ante lo determinante y necesario de cada cálculo a la hora de tomar decisiones acertadas en cualquier evento deportivo. Pudiera encabezar este artículo realzando, como nota negativa, la ausencia de nuestra estelar triplista Yargelis Savigne durante la duodécima parada de la Liga de Diamante, a celebrarse el próximo viernes. Pero no. La urbe londinense, aunque sin la presencia de la actual reina en el tanque de arena, tendrá que ser rememorada como escenario también de una tremenda y bien pensada estrategia por la gema en el triple salto.

Ahora, a solo dos episodios del final, la cubanita lidera el ranking de la justa (14 unidades), gracias a sus tres victorias y un segundo lugar. Mientras, la ucraniana Olha Saladucha le pisa los talones con 12 puntos, merced a dos medallas doradas e igual cantidad de plateadas.

Pero permítanme explicarme mejor y exponer el porqué de lo acertado de Yargelis y su entrenador al declinar la invitación británica. Cada episodio le otorga cuatro rayas a los ganadores, dos a los segundos lugares y una sola unidad a los terceros. En la ronda final, la puntuación se duplica.

Londres acogerá la sexta y penúltima parada de la justa (son siete para cada disciplina y 14 en total). De acuerdo con el escalafón del evento, si Olha vence el viernes llegará a 16 unidades, mientras la guantanamera ocuparía, de momento, el segundo escaño, manteniendo sus 14. Entonces, en la pelea final, pactada para Bruselas, se decidiría todo, ya que es obligatorio competir el último día para optar por el brillante.

Para la cubana resulta imprescindible ganar ese episodio, pues aunque no compita en Londres, llegaría a 22 unidades. En tanto Olha se quedaría suspirando con 20, tras el segundo lugar y los cuatro puntos alcanzados.

De ganar la ucraniana en la capital belga, no habría nada que hacer para nuestra muchacha, por eso su incursión en Inglaterra no es necesaria. Solo le queda una: imponerse en la jornada del adiós. Así reeditaría su actuación de la pasada Liga.

Claro que hay otra cuenta que sacar, pues la matemática siempre ofrece múltiples variantes para hallar el resultado. La antillana pudiera ir a Londres y de ganar solo tendría que asegurar el segundo puesto en la última ciudad, ya que llegaría a 22 rayas. Olha, de obtener plata el viernes y ganar en el último capítulo empataría en la puntuación, pero cerraría con tres triunfos, por cuatro de Yargelis. Así también se impondría nuestra muchacha.

Esa sería otra fórmula, pero implica más desgaste y la obligación de dos medallas en igual cantidad de pruebas. Creo que el camino escogido por la antillana y su entrenador es el correcto.

Las restantes contendientes en el triple salto solo fungen como espectadoras, pues la pelea por la supremacía de la competición más «brillante» del deporte rey es para dos mujeres.

Dayron-Oliver: ¿ahora sí?

Con bombos y platillos anunciaron en la capital británica el duelo entre Dayron Robles y el estadounidense David Oliver.

La sexta carrera de los 110 metros con vallas en la Liga de Diamante reserva una tremenda dosis de suspense. Oliver domina el listado de la Liga con diez unidades, seguido del chino Liu Xiang y el estadounidense Aries Merritt (ambos con seis). Sin embargo, existen posibilidades reales para que Dayron gane, pues no ancla muy alejado de los punteros (cuarto con cuatro rayas).

Resulta que nada más restan dos pruebas por disputar, y si en ambas se corona el Lord del Guaso, será el dueño absoluto de la piedra preciosa, pues sumaría 16 unidades (cuatro en la penúltima fecha y los ocho del cierre). Aunque el asunto se complicaría si el oriundo de Orlando obtiene dos segundos lugares, ya que llegaría entonces a la misma cantidad de puntos que el cubano, y habría que acudir entonces a los mítines ganados.

Pero, increíblemente, Oliver, el hombre de la mejor marca en este año (12:94 segundos), solo se ha impuesto en una prueba de la Liga. Si Dayron vence en las dos últimas carreras llegaría a tres mítines favorables. Finalmente, sería el monarca.

Por supuesto que todo esto son solo cálculos y meros análisis. Habrá que ver si no me fallan los numeritos en pos de los diamantes.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.