Sin perder la visión

Con empate a una carrera por bando, algo inusual en el béisbol, cerró este sábado en Managua el cuarto partido del tope entre Cuba y Nicaragua. Sucedió que ambas escuadras pactaron con anticipación no celebrar extrainnings

Autor:

Juventud Rebelde

Con empate a una carrera por bando, algo inusual en el béisbol, cerró este sábado en Managua el cuarto partido del tope entre Cuba y Nicaragua. Sucedió que ambas escuadras pactaron con anticipación no celebrar extrainnings.

Nicaragua marcó su carrera en la misma primera entrada frente al abridor cubano, Miguel Lahera. Ahí Dwight Britton recibió boleto, robó segunda y anotó con el hit de Justo Rivas a lo corto del jardín central.

En el resto del choque los nicaragüenses solo pudieron pegar otro hit, aunque llenaron las bases en el séptimo capítulo, cuando un error de Gracial complicó al relevista Erlis Casanova. Sin embargo, Mark Joseph bateó para doble play frente al derecho Pablo Millán Fernández, quien metió el brazo y mató la entrada.

También Cuba pegó solamente dos cañonazos en todo el partido, justo el día en que Roger Machado colocó como titulares a varios jugadores que habían tenido poca participación. Esta vez la alineación fue la siguiente: Raúl González (2b), Guillermo Heredia (lf), Rusney Castillo (cf), Alfredo Despaigne (bd), Yordanis Samón (1b), Yurisbel Gracial (3b), Yadiel Hernández (rf), Yosvani Alarcón (c), y Yordan Manduley (ss).

La anotación de los criollos cristalizó en el tercer episodio. Veamos: Raúl González abrió con hit, llegó a tercera por un error en tiro del lanzador Berman Espinosa, y pisó la goma con el fly de sacrificio de Heredia.

En el octavo capítulo Cuba situó un corredor en la intermedia, con dos outs, frente al relevista Wilder Rayo. Entonces Roger Machado trajo a Bell como emergente por Heredia, algo incomprensible en un tope donde lo que se necesita es probar a los muchachos nuevos en situaciones importantes.

Antes, el mentor cubano había intentado tocar la bola con Manduley, cuando Torriente, que bateó por Alarcón, abrió la entrada negociando boleto. Fue una táctica demasiado predecible y conservadora, pues en este tipo de topes el resultado es lo que menos importa.

Era un buen momento para ensayar alguna jugada de laboratorio y darle confianza a Manduley. Sin embargo, para colmo de males, el torpedero holguinero se ponchó y fue sustituido por Arruebarruena en el inning siguiente.

Nicaragua sí debe buscar un buen resultado a toda costa, pues juega como local y ante un rival superior. En cambio, el objetivo de Cuba es mover las piezas, sin renunciar a ganar, sobre todo después de tres victorias en los primeros partidos.

Este domingo concluirá el tope con el último juego (1:00 p.m.), pero antes tendremos el derby de jonrones, frustrado el sábado debido a la lluvia matutina. Cuba inscribió a Despaigne, Bell, Samón y Castillo, mientras por Nicaragua competirán Dwight Britton, Sandor Guido, Justo Rivas y Renato Morales.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.