Sergio Álvarez quedó en deuda

El pesista cubano falló sus tres intentos en el envión y quedó fuera del ordenamiento en la división de 56 kilogramos

Autor:

Raiko Martín

Londres.- Al pesista cubano Sergio Álvarez le quedó una asignatura pendiente en su laureada carrera deportiva, que incluye par de cetros entre sus cuatro preseas de valor universal.

El certamen de halterofilia de los presentes Juegos Olímpicos organizados en esta ciudad parecía la oportunidad para saldar su deuda, pero lamentablemente falló sus tres intentos en el envión, y terminó fuera del ordenamiento final de la división de 56 kilogramos.

Nada hacía pensar en una noche tan aciaga sobre la plataforma de la Arena 3 del complejo ExCel. Aunque no pudo con los 125 kilos finales, el arranque de 121 logrado le daba algunas opciones de luchar contra el resto de los favoritos. Mas no pudo ser.

«No encuentro explicación para esto. En muchas competencias he abierto el envión, que es mi movimiento más fuerte, con 150 kilos. Pero no era mi día, no estaba empujando bien. Esto nunca me había pasado», fue la valoración de Sergio, visiblemente contrariado, en la zona mixta del recinto.

El atleta yumurino de 32 años es consciente de que llegar a un podio olímpico dentro de cuatro años es casi una utopía. «Es un momento difícil, pero he pasado buen parte de mi vida alzando hierros y ya es momento de pensarlo. Además, hay nuevas figuras que pueden asegurar el futuro», reflexionó el levantador.

Sergito se refería a su compatriota Yasmani Romero, quien en horas de la mañana formó parte del listado de competidores del grupo B.

El jovencito de 23 años fijó en 112 su mejor arranque antes de fallar con 116 en la palanqueta. Luego subió 146 kilos en el envión en su segundo intento con ese peso, para de esa forma totalizar 258 kilogramos y anclar en la 11 posición.

Precisamente desde el grupo de los menos aventajados emergió de forma inédita el campeón de la categoría. Todos los presentes en el recinto quedaron impresionados con los 168 kilos subidos por el norcoreano Yun Chol Om para establecer una nueva cota para el certamen en ese movimiento.

Esa cifra, más los 125 kilogramos logrados en el arranque le valieron para acumular unos 293 kilos inalcanzables hasta para el chino Jinbiao Wu –doble monarca mundial-, quien parecía sobre el buen camino con un arranque de 133. Pero al final, el gran favorito solo logró un envión de 156 para asegurar plata con su total de 289 kilos.

La medalla de bronce fue al cuello del azerbaiyano Valentin Hristov con un total de 286 (127+159).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.