Nueva casa para el deporte - Deporte

Nueva casa para el deporte

La EIDE Julio Díaz de Artemisa renace y abre sus puertas a los futuros campeones de la provincia con nuevas instalaciones de cocina comedor, dormitorios y aulas remozadas. El resto de los objetos de obra se ejecutará entre 2014 y 2018

Autor:

Adianez Fernández Izquierdo

No lo pueden creer. Cuando salieron de esas aulas el pasado curso no imaginaban ver su escuela tan bonita, tan llena de vida. Pero el esfuerzo y la dedicación, unido a la seriedad y calidad con que se ejecutó la inversión, permitieron que la EIDE Julio Díaz acogiera este viernes a sus 600 estudiantes con el ímpetu de convertirlos en sus aulas en medallistas olímpicos, en recordistas mundiales, en campeones de Artemisa, para Cuba y para el mundo.

Fundada por el Comandante en Jefe Fidel Castro en 1987, la institución ha graduado a más de 4 600 atletas, muchos de ellos reconocidos a nivel internacional, como Yulieski González, Lázaro Rivas y el ya fallecido lanzador Yadier Pedroso.

Agrupados en 26 deportes, los muchachos de la EIDE disfrutarán  este año de nuevas instalaciones de cocina comedor, dormitorios y aulas remozadas. El resto de los objetos de obra, según explicó a JR Yoan Molina, director de Deportes en la provincia, se ejecutará entre 2014 y 2018.

«En una segunda etapa se prevé rescatar la piscina y la sala polivalente que concentrará a la mayoría de los deportes. También se debe cercar el estadio y arreglar la pista. A largo plazo, el espacio comprendido entre el estadio 26 de Julio, el Combinado Deportivo Número 3, las canchas de tenis, el gimnasio biosaludable y la EIDE, debe convertirse en la ciudad deportiva de los artemiseños».

Son muchos los que ya auguran mejoras en la formación de los deportistas y visualizan medallas en deportes que en el territorio no se practican en la actualidad. Molina precisa que, con el rescate de la piscina, podrán formar atletas de natación, polo acuático, nado sincronizado y clavado. Y cuando esté listo el tabloncillo, podrán mejorar las prácticas de baloncesto, voleibol, fútbol sala y gimnasia.

Los problemas constructivos de la escuela, según revela Molina, atentaban contra la retención escolar y constituían la causa de que no siempre fueran los muchachos con mejores condiciones los que estudiaran en el centro. «Muchos se iban al poco tiempo de empezar por las malas condiciones del centro, o ni siquiera pensaban en matricular, pese a que el claustro de profesores es muy bueno».

Christian Jiménez, presidente del Inder, destacó que esta obra significa mucho para el deporte artemiseño, y debe generar un considerable ahorro de combustible, pues anteriormente debían rotar por muchas instalaciones. Y destacó la importancia de que el sitio esté enclavado en La Matilde, el mismo reparto del que salieron tantos moncadistas.

Por eso se esmeraron tanto, y hasta superaron lo previsto: cambiaron redes hidrosanitarias, pintaron, repararon la carpintería del área docente, trabajaron en la iluminación y en todo cuanto estuvo al alcance.

Gilberto Cabrera, inversionista principal de la obra, resaltó que los dormitorios recibieron una reparación capital, y para el área de la cocina comedor adquirieron marmitas, fogones, freidoras y otros equipos que contribuirán a la elaboración de los alimentos.

El esfuerzo de maestros, alumnos, trabajadores y las autoridades de Artemisa se traduce hoy en una escuela nueva, que ha de seguir creciendo y ganando esplendor en los venideros cursos escolares.

La EIDE artemiseña renace y abre sus aulas a los futuros campeones de la provincia con el convencimiento de que los muchachos que se forman allí llenarán de lauros a Cuba y serán dignos exponentes del deporte cubano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.