La suerte estará echada

Los cuatro directores involucrados en la postemporada, de la presente campaña beisbolera, elegirán a los tres jugadores que reforzarán sus nóminas

Autor:

Benigno Daquinta

Hoy, más que nunca, la suerte pudiera ejercer su mayor influencia en los destinos de la presente campaña beisbolera, pues —como fue anunciado recientemente— a partir de la 7:00 p.m. y frente a las cámaras de la televisión, los cuatro directores involucrados en la postemporada elegirán a los tres jugadores que reforzarán sus nóminas.

Será ahora el azar lo que determinará el orden de los pedidos en todas las rondas, así que aquello de que la fortuna siempre viene acompañada de algo no se cumple para lo ocasión. Dicho en buen cubano, ¡al que le tocó, le tocó!

Esta será la cuarta vez —primera en postemporada— que los mentores se acercan al «bombo». En las tres anteriores rifas, las dos primeras rondas se ejecutaron según el orden ocupado por los ocho equipos que clasificaron al segundo tramo del torneo; de la tercera a la quinta elección tuvieron a la fortuna como referencia. Algo varió en la pasada edición del torneo, cuando en vez de cinco fueron siete los «incorporados» por cada novena, de ellos cinco marcados por la suerte de los respectivos timoneles.

Ahora, ante el panorama que veremos en la noche, cabría preguntarse cuál de los timoneles llega a esta instancia con la mejor suerte. Para intentar encontrar una respuesta hemos confeccionado una tabla en la que aparecen todos los directores que han participado en este tipo de selección, la cantidad de veces y las oportunidades que han tenido de elegir la pelota numerada. Añadimos también la suma de los números que le han tocado en cada ocasión, así como el promedio que determinaría su suerte en estos menesteres.

Aquí les va una breve y sencilla explicación: si en las tres ocasiones que un mánager toma una de las pelotas del bombo, la primera sale con el número uno, la segunda con el dos y la tercera con el tres, la suma sería seis, cifra que dividida entre los intentos da un promedio de dos. Mientras menor sea el promedio —el mínimo sería uno—, mayor es la fortuna con la que se ha corrido y viceversa.

De tal forma, ante la falta de «suerte» para conocer el nombre de los jugadores y el director del equipo que enfrentará el próximo día 22 a los Tampa Bay Rays en el Latinoamericano, demos un vistazo a los estrategas que llegan a este momento con «buena mano». Quizá alguno de ellos tenga además la buenaventura de ser elegido para dirigir en tan trascendental enfrentamiento.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.