Higuaín apuntala al «muro» de Turín

La Juventus de Turín pudo vencer este miércoles, por 2-0, al Mónaco francés

Autor:

José Luis López

Dos contragolpes de libro, cerrados con par de asistencias del lateral derecho Dani Alves y perfectas definiciones del ariete Gonzalo «Pipita» Higuaín, fue lo necesitado por la Juventus de Turín para vencer este miércoles, por 2-0, al Mónaco francés, en partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones del fútbol europeo.

De visitante en el estadio Louis II, del Principado de Mónaco, el técnico de la Juve, Massimiliano Allegri, mantuvo el diseño de juego que tanta alegría le ha tributado: su joven y veloz delantero Paulo Dybala listo para desequilibrar zagueros en un contraataque. Hasta ahí las clases. El resto del equipo —incluido el propio Higuaín— estuvo enrolado en el imbatible «muro» de Turín.

Sin complejos y muy seguros de su misión, los italianos les «regalaban» la pelota a los talentosos hombres de ataque rival, entre ellos, la joya francesa de solo 18 años, Kylian Mbappé, quien pisaba y volvía a pisar el área rival, aunque no fructificaba en su ataque.

Pero él no fue el único neutralizado. Ni los volantes Bernardo Silva y Thomas Lemar, ni el mediocampista de marca Tiemoué Bakayoko, quienes perdieron muchos balones en el mediocampo, pudieron encontrar la llave para abrir el «catenaccio» (candado defensivo) de Allegri. Claudio Marchisio y Miralem Pjanic los «trabaron» en su trámite, en tanto Giorgio Chiellini y Leonardo Bonucci fueron, una vez más, los zagueros imbatibles de pierna precisa y dura, con sobrada estatura para ganar también los balones por alto.

Las palmas también para el veterano arquero Gianluigi Buffon, quien detuvo varios balones que amenazaban con crearle peligro a su cabaña, en la cual solo han penetrado dos esféricas en 11 partidos de esta Champions 2016-2017.

Pero no vayan a pensar que me olvido de Alves. Nada de eso. El brasileño —realmente, no sé por qué lo vendió el Barcelona— fue clave en el resultado. Subió al ataque en reiteradas ocasiones y bajaba rápido a labores defensivas para batirse de tú a tú con el talentoso Mbappé. Además, sus asistencias «acomodaron» a Higuaín de cara al arco defendido por Danijel Subasic, en los minutos 25 y 59. Y el Pipita no falló.

El partido de vuelta será el próximo martes, en el Juventus Stadium, con el equipo anfitrión disfrutando estos dos goles de Higuaín, de doble valor en rol de visitante. ¿Jaque mate al cuadro monegasco? Yo creo que sí.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.