Sin ladridos en el Cepero

Si bien los Cachorros holguineros batearon más imparables que su oponente, no fueron capaces de concretar

Autor:

Luis Autié Cantón

Quizá, en algún que otro inning, los Cachorros holguineros hayan intentado gruñir. Y poco más. Hasta la fecha, seguimos sin escuchar ladridos en el José Ramón Cepero.

Holguín se fue al frente en el marcador desde el mismo inicio del juego, cuando se mezclaron la base por bolas a Yordan Manduley  y tres sencillos consecutivos de Yunior Paumier, Geidy Soler y Yasiel Santoya. Minutos después, un error sobre un batazo de Pedro Almeida permitió a Soler pisar el home y fijar el marcador en tres carreras. Pero eso, gruñidos.Y un gruñido no es mordida.

En el tercer capítulo, los tigres comenzaron a ronronear, bajito. Alexander Jiménez anotó desde segunda después de que Raúl Gonzalez roleteara de jit por el jardín derecho. Pero el «importado» Yosimar Cousin amarró «cortico» a los avileños durante seis entradas completas.

En la séptima, los rugidos. Tras la base por bolas a Abdel Civil, Rubén Valdés aprovechó un fielder’s choice para instalarse en primera y congestionar las esquinas, para que Alexander Jiménez cañoneara al derecho y empujara la primera de la entrada. El posterior doblete de Yorbis Borroto emparejó el marcador y desterró a Cousin de la lomita. Su lugar en el box lo ocupó Yoidel Castañeda, quién regaló otra carrera por wild pitch a Osvaldo Vázquez y permitió que Borroto anotara tras otro fielder’s choice.

Con el juego ya pintado a rayas, los Tigres fabricaron dos carreras más en el octavo para terminar de ajustarle el bozal a unos Cachorros que, si bien batearon más imparables que su oponente (diez por nueve), no fueron capaces de concretar. Un dato, el granmense Lázaro Blanco arribó en este partido a su victoria número 93.

Ante la preocupación de varios aficionados sobre la ausencia, en esta subserie, del líder de los bateadores, Maykel Cáceres, Juventud Rebelde se comunicó con el timonel holguinero, Noelvis González, quién informó que el jardinero se recupera de una lesión en la rodilla sufrida en el primer encuentro frente a Industriales, la pasada semana en la capital.

Cuando usted, querido lector, lea estas líneas, ya sabrá el resultado de los dos partidos disputados anoche entre Sancti Spíritus e Industriales, por un lado, y Las Tunas-Villa Clara, por el otro. Antes del segundo juego, los espirituanos llevaban una racha de tres victorias consecutivas, lo cual les permitía mantener el empate con Villa Clara y Ciego de Ávila, y consolidarse en el cuarto puesto de la general. Lo cierto es que, esta temporada, los Gallos no han dado tregua a los Leones cada vez que juegan en su valla, y les han ganado las dos subseries anteriores disputadas en tierras yayaberas.

Por otro lado, los Leñadores de Las Tunas continúan buscando la piedra de afilar el hacha, perdida durante los últimos partidos. Sin contar el juego de la víspera, los orientales llevaban tres derrotas consecutivas y se han detenido en las 20 victorias, por lo que ha visto reducida su ventaja frente al trío que conforman su rival de turno Villa Clara, avileños y espirituanos, todos con 17 sonrisas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.