Practicar la solidaridad es golpear al bloqueo

Los cubanos tienen las mejores respuestas a sus propias preguntas, afirma Hans Mikosch, presidente de la Asociación de Amistad Austria-Cuba

Autor:

Luis Luque Álvarez

Foto: Juan Moreno Hablé con Hans Mikosch por primera vez en mayo de 2007, cuando el absurdo de querer aplicar leyes norteamericanas en otras tierras, llevó al banco austríaco BAWAG a cancelar cuentas cubanas en esa entidad.

Hans me mantuvo al tanto del rechazo que ello causó en la sociedad austríaca —hubo incluso manifestaciones de reprobación por parte del gobierno—, y de las acciones de denuncia llevadas adelante por la Asociación de Amistad Austria-Cuba, que él preside.

Ahora está en La Habana, «y no como turista», me aclara. Al frente de una delegación de amigos de la Isla, efectuó en febrero un recorrido por varios sitios a los que ha llegado la contribución solidaria y concreta de compatriotas suyos.

—Llegaste en un momento particular, solo días después de electa la nueva Asamblea Nacional...

—Afuera de Cuba había expectativas de que, una vez que Fidel declinó continuar en sus cargos, se produciría inmediatamente gran cantidad de cambios. Cuando escuché el discurso de Raúl quedé profundamente impresionado por sus palabras acerca de cambios en varios asuntos.

«Ustedes son quienes mejor saben qué transformaciones son necesarias. Ustedes los cubanos tienen las mejores respuestas a las preguntas que se formulan en su sociedad. Y también tienen nuevas respuestas, excelentes respuestas, tan necesarias para las interrogantes del presente».

—Háblame de tus experiencias en este viaje.

—Durante tres semanas hice un recorrido como jefe de una delegación de la Asociación de Amistad y visitamos proyectos en Santiago y Guantánamo. En ese período se dio a conocer la mencionada decisión de Fidel respecto a sus posiciones al frente del Estado. Tuvimos entonces una increíble experiencia en un CDR en Santiago de Cuba. Fue realmente impresionante, porque en 1974 yo había presenciado una concentración de «todos a la Plaza con Fidel», y en el CDR encontramos igualmente una respuesta masiva, y a la gente coreando: «Fidel, seguro, a los yanquis dales duro». No era una sola persona la que lo decía, sino muchísimas.

«Como decía, también visitamos nuestros proyectos de solidaridad. Estuvimos en dos escuelas en las afueras de Santiago de Cuba, una vivencia impactante, porque es necesario tomar un camión para llegar allá, o ir caminando loma arriba. Fue agradable constatar cómo la Revolución lleva la educación y la salud hasta las montañas, para todas aquellas personas que lo necesitan.

«Asimismo, en Guantánamo visitamos programas agrícolas en San Antonio del Sur, en un área dedicada al cultivo de la jatropha —un arbusto de cuyo fruto se puede extraer aceite combustible—. Tres semanas antes de llegar nosotros, arribó a Cuba una máquina prensadora que compramos en Alemania y enviamos acá, y ya estaba en funcionamiento. Puede procesar los frutos producidos en cien hectáreas, una enorme extensión.

«Se trata de una experiencia piloto, con el objetivo de extenderla a otras áreas en el país. Ciertamente se necesitan varios pasos, como instalar regadíos, pero está probado que cultivar dicho fruto es de gran utilidad. Incluso el presidente Lula ha hablado sobre esa planta. Claro que nos pusimos muy felices de ver andando el proyecto».

—¿Cuáles son hoy las principales líneas de la solidaridad hacia Cuba?

—La más importante es apoyar permanentemente la liberación de los cinco luchadores antiterroristas presos en EE.UU., y para ello distribuimos información sobre las acciones de ellos para prevenir ataques terroristas desde EE.UU. contra el pueblo de Cuba.

«También luchamos contra el bloqueo mediante pasos prácticos, pues practicar la solidaridad es golpear al bloqueo. Cosechamos un gran éxito el año pasado, cuando enfrentamos a la ley Helms-Burton en el caso del banco BAWAG, que tuvo que retroceder en su pretensión inicial de cancelar las cuentas cubanas. Eso probó que es posible batallar contra la ley Torricelli y la Helms Burton por medios políticos.

«En tercer lugar, el próximo mes será erigido un busto del Che Guevara por su 80 cumpleaños. Es una obra en bronce, de un artista austríaco, y se ubicará en el Parque del Danubio, en Viena, donde ya hay bustos de Martí, Bolívar y Salvador Allende.

«Por otra parte, nuestra Asociación cuenta con casi 600 miembros, organizados en grupos de solidaridad y en contacto directo con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos. Y tratamos de promover acciones. Ahora estamos preparando un Acuerdo de Cooperación entre universidades austríacas y cubanas en diferentes campos de la ciencia, como la química, la bioquímica y la medicina».

—¿Qué mensaje le enviarías al pueblo cubano?

—Mi deseo de que continúen la resistencia y consigan nuevas victorias frente a la mayor potencia económica y política del mundo. Estoy convencido de que tendrán éxitos en el futuro, como los han tenido en los últimos 50 años.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.