De nuevo las cañoneras yanquis amenazan el continente americano

La Armada de EE.UU. restablece la 4ta. Flota para el Caribe, Centroamérica y América del Sur. El retorno de la Cuarta Flota, representa una amenaza para la región

Autor:

Juana Carrasco Martín

Fuerzas navales de la Armada de Estados Unidos. Por supuesto utilizan el subterfugio de la defensa y el interés colectivo, que el almirante Gary Roughead, jefe de las operaciones navales de la Armada de Estados Unidos, describió así: «Este cambio refuerza nuestro énfasis en la región, empleando fuerzas navales para construir confianza entre las naciones a través de esfuerzos de seguridad marítima colectivos que se concentren en amenazas e intereses comunes».

Pero un siglo después están repitiendo la historia de Theodore Roosevelt con su «Gran Garrote» y sus cañoneras yanquis apoderándose del Caribe; solo que ahora el de la Casa Blanca se llama George W. Bush e intenta recomponer el orden imperial en un continente que parece estar yéndosele de las manos, cuando los pueblos a través de las urnas van escogiendo presidentes más en su tono.

Resulta que la US Navy anunció el jueves 24 de abril de 2008, que restablece su Cuarta Flota, para dirigir una mayor presencia naval estadounidense en el Caribe y América Latina.

Los reportes de prensa indican que a partir del 1ro. de julio, esa unidad tendrá la responsabilidad operacional sobre los barcos de la marina enviados a la región desde las flotas del Atlántico y el Pacífico porque reconocen «la gran importancia de la seguridad marítima en el sur del Hemisferio Occidental».

Como para «asustarnos», ya vienen diciendo ¡Abran paso!, que allá vamos, a un entorno donde actuarían para frenar a la Venezuela bolivariana; y aunque no exista mar por medio, proseguir el intento de dividir a Bolivia, para evitar el ejercicio del poder de los pueblos originarios; o detener a como sea una situación política que le es adversa en no pocos países de América Latina, donde no acatan a pie juntillas sus deseos o están mirando hacia los de abajo, y esa lista les preocupa, porque crece.

Y que conste, este retorno de la Cuarta Flota, luego de haber sido desactivada en 1950, no significa que hubieran abandonado al que han considerado siempre como su mare nostrum en el patio trasero.

Citemos solo cuatro desembarcos de marines desde entonces: Guatemala, República Dominicana, Granada y Panamá... Y en los interregnos los polígonos de pruebas en las islas boricuas, los alardeos de naves con proyectiles atómicos hollando la bahía de Guantánamo, las maniobras conjuntas con los gobiernos golpistas que entronizaron el terror de la Operación Cóndor, y con otros de las democracias representativas...

Casi recién, entre abril y mayo de 2006, recordemos que llevaron a cabo aquella operación denominada Partnership of the Américas (Confraternidad de las Américas) donde emplearon un Grupo de Combate o Fuerza de Tarea del portaviones George Washington y su carga de más de 90 cazabombarderos (F-15, F-16, F-18, los aviones Harrier, los Awacs y los socorridos helicópteros, que por igual bombardean, que desembarcan tropas o... rescatan a sus bajas). Y hasta hubo dos submarinos nucleares, con sus proyectiles atómicos y todo, husmeando cerca de las costas venezolanas.

¿Cuántos serán ahora los designados permanentes para custodiar las aguas que consideran suyas?

¿Les apresura acaso el hecho de que Brasil y Venezuela, entre otros, hayan propuesto la creación del Consejo Sudamericano de Defensa, que «no es una OTAN del Sur, ni una alianza militar clásica», como señaló el ministro de Defensa brasileño Nelson Jobim?

Precisamente, la amenaza que la 4ta. Flota representa para los pueblos de la América Nuestra es evidente. El anuncio coincidió con el USS George Washington contemplando nuevamente las costas de Venezuela, lo que provocó una advertencia del presidente Hugo Chávez a tenor con los nuevos vientos que corren en esta parte del hemisferio occidental: «¡No nos asustas, viejo imperio gringo!». Y de inmediato les recordó que «con Brasil estamos avanzando en la creación de un Consejo de Defensa Sudamericano, cuando los gringos vienen por ahí con una flota, con un portaaviones gigante».

La 4ta. Flota, cuya sede estará en la Estación Naval de Mayport, cerca de Jacksonville, en el estado de Florida, será comandada por el vicealmirante Joseph D. Kernan, procedente de los SEAL, el cuerpo elite de operaciones especiales de la Marina estadounidense.

«Esta es una gran noticia para Mayport y para el estado de Florida», dijo el senador de origen anticubano Melquíades —Mel— Martínez, que bien se sabe hacia donde apuntaba la mirilla cuando añadió: «Esta decisión subraya y acrecienta el papel significativo que Mayport juega en la estrategia de seguridad nacional de nuestra nación».

A esta declaración habría que asociar la que hizo en enero pasado otro senador de Florida, el demócrata Bill Nelson, contento porque la presencia de la 4ta. Flota en su estado les permitiría tener en Mayport un nuevo portaviones nuclear y un gran muelle para barcos anfibios.

La decisión de las cañoneras estadounidenses se traduce también en más ganancias para la industria bélica. Northrop Grumman ya recibió un contrato que asegura la importancia del área en la comunidad de vigilancia marítima de la Armada.

Otro legislador, el representante republicano por Jacksonville, Ander Crenshaw, saludaba la expansión militar en su región y se enorgullecía así: «Esta decisión confirma el concepto que estuve planteando desde hace cinco años, América Latina y el Caribe es una región crucial que tiene los puntos calientes que representan una amenaza para nuestra seguridad nacional».

A la lista de los agradecidos por el restablecimiento de la 4ta. Flota se sumaba, como era de suponer, el almirante James Stavridis, jefe del Comando Sur, responsable de las operaciones estadounidenses en el área, que ve reforzar así su poderío militar y, sobre todo, su tajada en el bien abultado presupuesto de guerra.

Una vez más, la administración Bush endurece su política contra América Latina, donde quisieran mantener su poderío económico, político y militar, y la 4ta. Flota implica un posicionamiento que apunta a las soluciones militares, o al menos a la amenaza del uso de la fuerza en una región donde han estado construyendo sistemáticamente una presencia permanente, aunque menos visible, por estar conformada por bases e instalaciones de mucho menor tamaño que aquellas que tuvo en el Canal de Panamá y que todavía posee en Puerto Rico y en el territorio usurpado de Guantánamo aunque transformado en su gran prisión para los sospechosos de terrorismo.

La 4ta. Flota hay que verla vinculada al Plan Colombia, a la Base de Manta aunque esta va ya en camino de zafarse las amarras cuando se apruebe la nueva Constitución ecuatoriana, y al resto de las FOL (Foreign Operating Locations).

No podemos obviar que en la política de seguridad impuesta por Bush, prevalece la estrategia de la guerra preventiva contra todo país que considere peligroso y que muy bien explicó en uno de sus discursos: «No descartamos hacer uso de la fuerza antes de que se produzca un ataque, incluso si aún no está claro el momento y el lugar en el que el enemigo atacará».

Vicealmirante Joseph D. Kernan

Nacido en 1955 en una base aérea (Travis, California), pues su padre era piloto y su madre enfermera militar, el vicealmirante Joseph D. Kernan es un especialista en demoliciones bajo agua, actividad en la que prestó servicio en los SEALs, el componente marítimo del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos que toma su nombre de los elementos en que operan sea, air and land (mar, tierra y aire). Los SEALs ejecutan las más importantes misiones de combate del Pentágono en la actual guerra global contra el terrorismo de George W. Bush, y Joseph D. Kernan fue el SEAL de más alto rango en ese cuerpo. Entre sus muchas asignaciones se incluyen Director de Operaciones del Comando Conjunto de Operaciones Especiales de Fort Bragg; director de Operaciones del Centro de Operaciones Especiales y del Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. en la Base Aérea MacDill, en Tampa, hasta que asumió, en junio de 2007, como jefe del Comando Naval de Guerra Especial. Ha servido durante su carrera en el Pacífico Occidental y el Medio Oriente.

Tal experiencia militar apunta a cuáles pueden ser las tareas especiales que asuma la 4ta. Flota para la que ha sido asignado como Jefe y que completará como comandante también de las Fuerzas Navales del Comando Sur.

La Estación Naval de Mayport

HACE poco, un periódico local se preocupaba por el futuro de la Estación Naval de Mayport, y lo consideraba «incierto», aunque hablaba que la Armada podría gastar cerca de 500 millones de dólares para ponerla a punto a fin de que recibiera un portaviones nuclear para el año 2014. El anuncio del restablecimiento de la 4ta. Flota le abre ese horizonte... Para acomodar un navío de tal envergadura tendrán que dragar un canal más profundo, cuyo costo se calcula en 50 millones de dólares, construir infraestructura para la costa y el malecón de esta base marítima, lo que llevaría la cuenta a 370 millones, y edificar tres instalaciones de mantenimiento mayor, como está propuesto.

Mayport, está localizada a casi 30 kilómetros al este de Jacksonville, y es la mayor base naval en la costa norte de Florida, pues ocupa 3 514 acres, posee más de 12 000 empleados, tiene una pista aérea de 8 000 pies, donde puede aterrizar cualquiera de los aviones en uso actual por parte del Departamento de Defensa, un puerto que puede acomodar a la vez 34 embarcaciones —hasta el año pasado en que fue desactivado, una de ellas era el portaviones USS John F. Kennedy—, seis cruceros portadores de misiles guiados AEGIS, siete destructores y 11 fragatas, también armados con misiles guiados. Es la tercera concentración naval en Estados Unidos.

Fue establecida en diciembre de 1942, durante la II Guerra Mundial, y desde entonces cuadruplicó su tamaño.

Flotas navales y áreas en operación

Segunda Flota: Océano Atlántico

Tercera Flora: Pacífico Oriental

Cuarta Flota: el Caribe, América Central y América del Sur

Quinta Flota: Golfo Arábigo y Océano Índico

Sexta Flota: Mar Mediterráneo

Séptima Flota: Pacífico Occidental

Durante la Segunda Guerra Mundial también mantuvieron la 8va., 9na. y 10ma. Flota

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.