Cooperación con Haití debe ser a largo plazo

Rodolfo Benítez, encargado de negocios de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU, precisó detalles del plan a largo plazo elaborado en conjunto con el gobierno de Haití y la participación de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
23 de Marzo del 2010 22:04:12 CDT

NACIONES UNIDAS, marzo 23.— Cuba subrayó este miércoles en Naciones Unidas que la cooperación internacional para la reconstrucción y desarrollo de Haití debe ser a largo plazo y sostenible, «no un esfuerzo coyuntural que resulte irrelevante al cabo de los años».

La precisión fue hecha este martes aquí por el encargado de negocios de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU, Rodolfo Benítez, al hablar en una reunión dedicada al trabajo de la organización mundial en Haití tras el terremoto de enero pasado, reportó PL.

El diplomático consideró como un deber ineludible que la comunidad internacional contribuya masivamente, amplíe su asistencia y cumpla sus compromisos financieros y humanos con ese país caribeño.

En ese sentido, Benítez indicó que existe un plan a largo plazo elaborado en conjunto con el gobierno de Haití y la participación de Venezuela y la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Ese esquema será capaz de garantizar servicios de salud accesibles para una parte mayoritaria de la población haitiana, con más de dos mil médicos y profesionales.

El proyecto concibe la construcción y funcionamiento de las instalaciones y equipamientos necesarios y su sostenibilidad al menos por cuatro años, y está abierto a la participación y contribución de todos los países y organizaciones.

No obstante, precisó que la ejecución eficaz del programa requiere del apoyo de la comunidad internacional para movilizar, al menos, unos 600 millones de dólares.

De lograrse, seríamos capaces de provocar, de conjunto, un salto cualitativo en la realidad social de Haití que supere el momento traumático provocado por el terremoto y la precaria situación sanitaria existente antes de ocurrir el sismo, aseguró.

Benítez recordó que la colaboración de Cuba con Haití no llegó con el terremoto, sino en 1998, y que en el momento del movimiento telúrico trabajaban allí 467 colaboradores cubanos. Ellos sufrieron la tragedia en carne propia junto a los haitianos y de ellos partió la primera asistencia médica que recibió el pueblo inmediatamente después de la sacudida, apuntó.

Explicó que la contribución más significativa de Cuba ha estado en el área de la salud, aunque no ha sido la única, pues es la esfera en la cual la Isla tiene mayor experiencia, e informó que el destacamento médico cubano en Haití cuenta con 1 504 colaboradores, de ellos 546 graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (de Cuba) y 184 estudiantes haitianos de quinto y sexto años de Medicina.

En estos momentos, el contingente tiene instalados 20 hospitales y 20 salas de rehabilitación en los distintos departamentos, todos con equipamientos de última tecnología.

Hasta el 17 de marzo, los colaboradores cubanos habían atendido 227 143 pacientes y realizado 6 499 operaciones quirúrgicas; otras 39 574 personas fueron tratadas en las salas de rehabilitación, detalló.

El diplomático señaló que el total preliminar del aporte financiero hecho por Cuba durante la emergencia ha sido de cerca de 23 millones de dólares.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio

Campamento de damnificados tras terremoto en Haití Foto: Internet

del autor

en esta sección