Observadores de la ONU comprueban acciones terroristas en Siria

Defiende Damasco derecho a enfrentar estos actos y a las partes que les respaldan, y exhorta a veedores internacionales a reportar con objetividad lo que sucede en el país árabe

Autor:

Juventud Rebelde

DAMASCO, abril 30.— Observadores de Naciones Unidas corroboraron este lunes el impacto causado por las acciones de grupos armados contra civiles y militares sirios en la ciudad de Idleb (320 kilómetros al noroeste de esta capital), los cuales fueron condenados por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon

Según la agencia siria SANA, dos atacantes suicidas hicieron estallar dos coches minados, el primero en la Plaza Hanano y el segundo en la calle del hotel Carlton, en Idleb, hechos que dejaron un saldo de ocho civiles y militares muertos, y alrededor de cien heridos, la mayoría de ellos civiles.

En el hotel Carlton, según DPA, se hospedan algunos de los observadores de la ONU encargados de monitorear un frágil alto el fuego que entró en vigor el 12 de abril, y que es violado frecuentemente por los grupos armados opositores.

Los atentados se produjeron en dos zonas residenciales hacinadas, lo cual provocó grandes daños en las estructuras y dejó dos enormes cráteres. Según precisó SANA, los impactos fueron examinados por dos miembros de la misión de observadores internacionales desplegados en ese país.

También detonó un coche bomba en las inmediaciones de Damasco, dijeron las mismas fuentes, que aseguraron que en las provincias de Homs, Deir as Saur, Damasco y Hama se contabilizaron cinco víctimas de las tropas gubernamentales, reseñó DPA.

En respuesta a la violencia terrorista, cientos de sirios organizaron un plantón ante el Banco Central para protestar por un ataque emprendido por hombres armados en contra de la instalación. En las primeras horas de este lunes, hombres armados no identificados que viajaban en camionetas usaron lanzagranadas contra la sede financiera, lo que provocó daños menores, apuntó Xinhua.

El Banco se encuentra ubicado en la Plaza Saba Bahrat, en el centro de Damasco, la cual se ha convertido en un importante sitio para los manifestantes favorables al Gobierno, quienes se reúnen casi a diario para expresar su apoyo al presidente Bashar al-Assad.

El jefe de la misión de observadores de Naciones Unidas, el general noruego Robert Mood, inició sus tareas en Damasco reuniéndose con el viceministro de Relaciones Exteriores, Faisal Mekdad. Pese a las nuevas bombas, Mood indicó que Naciones Unidas continuará con la misión.

El General expresó sus profundas condolencias a las familias de las víctimas de los actos de violencia e incitó a todas las partes para ayudarle a cumplir con su misión destinada a detener la violencia, informó SANA.

Asimismo, afirmó que él con su equipo (hasta el momento son 30, pero se añadirán otros en los próximos días) desempeñarán el máximo esfuerzo para llevar a cabo su tarea basándose en el respeto a la soberanía siria y la evaluación de las realidades sobre el terreno.

Por su parte, el Vicecanciller sirio hizo hincapié en el compromiso de su país con el plan de Annan y su disposición de hacer todo lo posible para garantizar el éxito de la misión de los observadores de la ONU, lo cual es inseparable de sus obligaciones hacia la seguridad de su pueblo.

Al-Mekdad destacó que tras la escalada de la oleada terrorista y la guerra mediática de desinformación, que coincidió con la llegada de la avanzada de los observadores, Siria se ve más decidida a enfrentar los actos terroristas de los grupos armados y a las partes que les respaldan.

También destacó la importancia de verificar las violaciones al alto al fuego y trasmitirlas con toda objetividad a la sede de la ONU, lo que es tarea esencial de los veedores de la organización internacional.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.