En las colinas del Turkana estará el mayor parque eólico de África

Los molinos eólicos tendrán 48 metros de alto; deberán también transformar la vida de 528 nómadas que ignoran hasta ahora el uso de la electricidad, el agua corriente, el teléfono o hasta el dinero

Autor:

Juventud Rebelde

SOUTH HORR, Kenia, junio 4.— Las colinas de rocas volcánicas ofrecen un color jade particular al lago Turkana, en el norte de Kenia, un paisaje en el fin del mundo que se convertirá en el mayor parque eólico de toda África, dice un reportaje de la AFP.

Un consorcio de empresas europeas y africanas se prepara para levantar 365 molinos eólicos en 165 kilómetros cuadrados de este paisaje lunar habitado por algunas centenas de nómadas, aunque por ahora las colinas siguen vírgenes de toda huella humana, con excepción de nueve mástiles que miden el viento que se filtra entre las montañas Kulal y Nyiro a una velocidad promedio de 11 metros por segundo, un sueño para cualquier ingeniero en energía eólica.

«La velocidad y la regularidad del viento en Turkana ofrecen condiciones óptimas, mejores que las de turbinas en el mar del Norte», dijo Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El consorcio Lago Turkana Wind Power (LTWP) firmó con la empresa pública Kenia Power un contrato de venta con un plazo de 20 años, a 7,52 centavos por kilowatt/hora, mucho más barato que la energía hidroeléctrica mayoritariamente usada en el país, y asegura AFP que si el proyecto se concreta, se convertirá en una vitrina de la «economía verde» en el centro de la cumbre sobre el desarrollo sostenible Río+20, que tendrá lugar del 20 al 22 de junio en Brasil.

Pero no es nada fácil la empresa, para la cual inicialmente será necesario construir 204 kilómetros de ruta destinada al paso de los camiones que harán unos 12 000 viajes para transportar el material desde el puerto de Mombasa, en el otro extremo de Kenia.

Las turbinas serán montadas en un año, y los primeros kilowatts serán entregados a fines de 2013. En pleno régimen, en principio a partir de 2014, el sitio producirá 399 MW y «representará aproximadamente el 20 por ciento de la producción de electricidad» de Kenia, explicó Chris Staubo, director general adjunto de la LTWP.

El costo de la iniciativa asciende a 585 millones de euros, con 142 millones de euros complementarios para construir 428 kilómetros de línea eléctrica a fin de conectar el parque eólico al principal distribuidor eléctrico del país, en Suswa, y el principal facilitador del crédito será el Banco Africano de Desarrollo, agrega AFP.

Los molinos eólicos tendrán 48 metros de alto; deberán también transformar la vida de 528 nómadas (en Turkana, Samburu, Rendille, Gabra o El Molo), que ignoran hasta ahora el uso de la electricidad, el agua corriente, el teléfono o hasta el dinero, basando su actividad en el trueque, pero también dice la agencia que «deberán abandonar temporalmente su aldea de Sirima, situada en un punto por donde será transportado el material».

Así que para el jefe de una aldea local, Simon Ekitoe, «habrá cosas buenas y cosas menos buenas», porque «habrá nuevas enfermedades, casamientos forzados» con la llegada de extranjeros y el temor «de que las mujeres de las aldeas dejen de usar sus ropas tradicionales».

Sin embargo, Agnes Ngare, una abuela de Turkana con el cuello decorado con decenas de collares rojos y con las orejas pesadas de tantos aretes de metal, no parece preocupada.

Ella sueña con que «los niños vayan a la escuela y elijan su propio modo de vida». «Si la electricidad llega, eso cambiará mi vida, porque podré escuchar la radio, tener un teléfono portátil y podré mirar la televisión», dijo entre carcajadas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.