Comandante, seguiremos construyendo la Patria grande

Aseguró Nicolás Maduro durante el funeral de Estado al invicto Comandante Chávez. El Presidente cubano Raúl Castro Ruz hizo la primera guardia de honor

Autor:

Leticia Martínez Hernández

CARACAS, Venezuela.— “Comandante puede irse en paz, seguiremos construyendo la Patria grande, seguiremos junto a nuestro pueblo, con nuestras Fuerzas Armadas, con nuestra Constitución. Seguiremos protegiendo a los más pobres. Su misión está cumplida, la lucha continúa”, aseguró este viernes Nicolás Maduro ante el féretro del Presidente Chávez.

Dijo el dirigente venezolano durante el funeral de Estado realizado en la Academia Militar que “no ha habido un líder más atacado, injuriado, vilipendiado. Jamás se mintió tanto sobre un hombre. Pero no pudieron ni las mentiras ni el odio porque aquí está. No pudieron porque el Comandante tenía el escudo más poderoso: su pureza, su verdad, su amor que lo salvó de la infamia”.

“Aquí está invicto, único, transparente, más vivo que nunca. No pudieron contigo, no podrán con nosotros jamás”, sentenció con la voz entrecortada por la emoción.

Si se quiere construir bien el legado de nuestro Comandante, enfatizó, habrá que decir que nos hizo redescubrir la historia de la Patria, levantó las banderas de Bolívar, nos enseñó a amar y a perdonar.

Entonces recordó la historia de traición vivida por los próceres de este país, muchos de los cuales murieron solos y en las condiciones más difíciles. Rememoró la ocasión en que el líder histórico de la Revolución Fidel Castro luego de que Chávez le contara sobre el infortunado fin de varios héroes augurara: “Hugo, cuando tengamos que irnos será con nuestro pueblo”. Se cumplió la palabra de Fidel, comentó. “Aquí está con su pueblo. Hemos roto el maleficio de la traición a la Patria”.

Más adelante, Maduro expresó que la vida entera del invicto Presidente bolivariano había sido un testamento. “Sus palabras, sus acciones, su pueblo, los oprimidos, los nietos de los esclavos, todos somos su testamento vivo. Su testamento es también la Constitución, aprobada y discutida por el pueblo, ella es la carta de todos los venezolanos, porque Venezuela es para todos”.

El Presidente Chávez lo dejó todo pensado, consideró. “Nos dejó cinco tareas escritas con su letra: mantener y consolidar la independencia conquistada en 14 años de luchas; construir nuestro socialismo diverso, democrático; convertir a Venezuela en una potencia dentro de la potencia latinoamericana que estamos forjando; construir un mundo de equilibrio, sin imperios de ningún tipo; y contribuir a la preservación de la vida en el planeta”, concluyó.

Durante la emotiva ceremonia, a la que asistieron más de 50 delegaciones y una treintena de jefes de Estado y de Gobierno, Nicolás Maduro, acompañado por varios ministros, colocó sobre el féretro de Chávez la réplica de la espada de Simón Bolívar. Luego de que todos juntaran sus manos sobre ella, se comenzó a corear: “alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina”.

Seguidamente, comenzó el tributo de los jefes de Estado y de Gobierno que acudieron a Venezuela a rendir homenaje a Chávez. El Presidente cubano y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) Raúl Castro fue el primer mandatario llamado a realizar la guardia de honor, junto a Sebastián Piñera de Chile, Laura Chinchilla de Costa Rica, Evo Morales de Bolivia, Daniel Ortega de Nicaragua, Rafael Correa de Ecuador, Ralph Gonsalves de San Vicente y las Granadinas, y Roosevelt Skerrit de Dominica.

La Orquesta Sinfónica de Venezuela, bajo la dirección del maestro Gustavo Dudamel, así como Cristóbal Jiménez, el Coplero de Oro, colmaron la sala con los acordes llaneros que tanto disfrutaba el Comandante Chávez para como dijo Maduro “llenar de viento fresco el alma del hombre puro de Venezuela”.

La oración ecuménica estuvo a cargo del monseñor Mario Moronta, quien dijo que “desde la fe pediremos a Dios que abra las puertas a la vida sin fin al hombre que dedicó su vida a los pobres”. También compartieron la palabra divina con los allí congregados el pastor Alexis Romero y el reverendo estadounidense Jesse Jackson, este último pidió consuelo para la familia, sosiego para Venezuela y sabiduría para Maduro “en el momento que toma el relevo, en los momentos que tiene que mantener viva la esperanza de su pueblo”.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.