Nicolás Maduro inicia «campaña huracanada»

Partidos de izquierda de Nuestra América rinden homenaje a Chávez y ratifican respaldo a candidato de la Revolución Bolivariana

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— El reconocimiento al Comandante Presidente Hugo Chávez como Héroe de América Latina y el Caribe, y el respaldo al presidente (e) Nicolás Maduro como candidato de la Revolución Bolivariana para las elecciones generales del 14 de abril, fueron plasmados en la Declaración de Caracas del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo.

Representantes de partidos de izquierda de 18 naciones de la región celebraron este lunes un encuentro de tributo a Chávez y de solidaridad con el proceso venezolano en los cruciales momentos históricos que se viven aquí.

Al cierre de esta información, los miembros del Grupo de Trabajo visitaban el Cuartel de la Montaña, donde reposan los restos del líder bolivariano.

La Declaración Final fue leída en el recinto, donde se presentó por el presidente (e) Nicolás Maduro un obsequio enviado por el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, fundador del Foro de Sao Paulo.

Durante la reunión en esta capital, el cónclave de partidos de izquierda afinó los detalles de su XIX reunión anual, que se celebrará precisamente en Sao Paulo, ciudad que acogió el primero de estos encuentros, en 1990, a propuesta del Partido de los Trabajadores del Brasil (PT).

De Sabaneta a Miraflores

El presidente encargado de la República Bolivariana, Nicolás Maduro, inicia hoy en Sabaneta de Barinas, pueblo natal de Hugo Chávez, la campaña de diez días para las elecciones sobrevenidas que se realizarán el próximo 14 de abril.

La llamada Marcha de Sabaneta a Miraflores (Palacio de Gobierno) presumiblemente finalizará el jueves 11 de abril en Caracas, como hizo el Comandante Presidente para el 7 de octubre, unas elecciones que ganó con cómoda ventaja, casi 11 puntos por encima de su principal oponente.

A las 12:00 de la noche de ese día comenzará una veda comicial. Candidatos a la presidencia, partidos políticos, movimientos sociales, organizaciones civiles y medios de comunicación deberán abstenerse de algún proselitismo.

Según manda la Constitución, tras un hecho sobrevenido, como la muerte del mandatario, se deberán convocar a elecciones en 30 días máximos.

Este sufragio se alargó varias jornadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), debido a cuestiones logísticas y, al parecer, porque el mes estuvo atravesado por la semana santa.

La liza por el primer sillón nacional entra hoy en su máximo apogeo. Será una campaña muy corta. No obstante, los siete candidatos, en especial los dos principales: el socialista Nicolás Maduro y el derechista Henrique Capriles Radonski, se enrolaron en una ardua, dura y crispada pre-campaña.

Y la beligerancia entre los representantes de los dos mode-los —el revolucionario que simboliza Maduro y el neoliberal que oculta Capriles— será aún más aguda en los próximos días.

Haciendo la tarea

El diseño de la campaña derechista está estrictamente apegado al canon burgués más furibundo: agredir, agredir y agredir al adversario. El último episodio de este tipo está aún fresco: la reciente contienda electoral en EE.UU.

Los asesores de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pertenecen a la misma escuela...

Fuera de los intentos de generar inestabilidad y violencia antes o después del voto —como denuncian las Fuerzas bolivarianas—, el discurso de Capriles se ha dirigido a motivar su base electoral, alicaída tras las consecutivas derrotas en los comicios presidenciales del 7 de octubre —que fue grande— y los estaduales del 16 de diciembre —que fue desastrosa para ellos.

La oposición más recalcitrante también ha estado marcada por las divisiones al interior de sus partidos y la conmovedora despedida que el pueblo ha dado al Líder Bolivariano durante casi un mes. (Los homenajes no cesan. Ahora están signados por el continuo peregrinar hacia el Cuartel de la Montaña).

El candidato de la oposición no ha hecho mal la tarea. Se ha mantenido dentro del guión de sus asesores. Quiérase o no, ha sido capaz de movilizar a sus bases. Y van a salir a votar.

No es descabellado pronosticar que el 14 de abril pueda man-tener el voto con los números que logró el 7 de octubre: más menos seis millones y medio de votantes. No obstante, el chavismo mantiene un potencial por encima de los ocho millones.

Según encuestas, estos comicios serán nutridos: alrededor de 80 por ciento de asistencia. Maduro mantiene una ventaja relativamente cómoda sobre el candidato opositor.

El Grupo de Investigaciones Sociales (GIS-XXI), dirigido por Jesse Chacón —un ex militar y académico chavista—, anunció la víspera que si los comicios fueran ahora, el socialista ganaría con una ventaja de diez puntos. En criterio de las encuestadoras más reputadas, en ningún escenario Capriles gana.

No obstante, como en el béisbol, el «juego» se decidirá en el terreno: en las urnas. Y mucho dependerá de la militancia revolucionaria: de que salga a votar en masa, que no caiga en el triunfalismo, que en este caso se llama abstención.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.