No a la impunidad

Crece en el pueblo venezolano la demanda de llevar a la justicia a promotores de la violencia de la pasada semana. Nuevas amenazas y planes de saboteo a las instalaciones destinadas a la prestación del servicio eléctrico

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— A una semana del fracasado intento de golpe de Estado y las acciones violentas en Venezuela, que dejaron un saldo de nueve muertos y casi 70 heridos, crecen las voces que exigen justicia contra sus autores materiales e intelectuales.

El ex candidato presidencial Henrique Capriles Radonski es sindicado como el principal culpable de los acontecimientos, al llamar sobre el mediodía del lunes 15 de abril a que sus seguidores salieran a las calles y descargaran «su arrechera».

Según las denuncias, Capriles dio pie a la violencia tras desconocer el dictamen del Consejo Nacional Electoral (CNE), que adjudicó la victoria al socialista Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales del 14 de abril, cuando este se levantó con dos puntos por encima del candidato derechista.

Los sucesos desatados el día 15 y que se extendieron varias jornadas, con mayor o menor intensidad en buena parte del país —y aún hoy se siguen dando pequeños conatos—, fueron revividos con intensidad la víspera, cuando fue transmitido en cadena nacional un material audiovisual donde se expusieron pruebas y testimonios del vandalismo y el sicariato desatado aquel día.

Los hechos dejaron también cuantiosos daños materiales en instalaciones sociales, médicas, casas de familia y oficinas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). La transmisión en cadena fue decidida ante las maniobras de los medios privados para silenciar la intentona golpista, dijeron las autoridades.

El presidente constitucional Nicolás Maduro también se manifestó la víspera al respecto; a través de Tuiter, señaló: «El odio y el desprecio al pueblo generó violencia y muerte. Hace una semana derrotamos el golpe de Estado con firmeza y el amor al pueblo».

A seguidas, expuso: «Ahora a consolidar la victoria y a trabajar por el pueblo (...)».

Posteriormente tuiteó: «(...) Cese el Fascismo y avancemos hacia el Socialismo... El Fascismo, la intolerancia, el odio se derrotan con Justicia firme. Tengo confianza en los valores Democráticos y Socialistas del Pueblo».

Entre los delitos que abogados, partidos políticos y movimientos sociales achacan a Capriles Radonski está la incitación a la rebelión.

Se intenta, además, que se le juzgue por violar leyes nacionales e internacionales, por haber atacado establecimientos de salud pública y al personal médico y paramédico que trabaja en ellos.

Al llamado a no dejar impunes los hechos vandálicos y los asesinatos cometidos se suman nuevas alertas de que la oposición más radical continuaría con sus intentos desestabilizadores. Incluso es pronosticable que desconozcan la auditoría que el CNE aplicará al 46 por ciento de las urnas que no fueron revisadas durante el escrutinio público del día 14.

«Saben que los resultados no van a ser distintos, entonces van a buscar asirse de cualquier otra cosa para buscar nuevos disturbios y agitación», alertó ante los medios de comunicación el destacado historiador venezolano Vladimir Acosta. (Hasta el propio Gobierno ha alertado sobre esta posibilidad).

Acosta agregó: «El plan de ellos (la oposición) no tenía que ver con reconocer resultados electorales, sino con un golpe de Estado. Todos sabíamos que si la elección se resolvía por pocos votos, la oposición iba a tratar de incendiar las calles».

Emergencia eléctrica

El presidente Nicolás Maduro dispuso «estado de emergencia en el sistema eléctrico» durante 90 días, según decreto aparecido en la Gaceta oficial.

El mandatario también orientó el establecimiento de zonas de seguridad en áreas claves del servicio a fin de garantizar el abastecimiento de energía de forma estable y segura.

La medida, según se explica, se basa, entre otras cuestiones, en que «factores que juegan a la desestabilización han puesto en práctica planes de saboteo de las instalaciones destinadas a la prestación del servicio».

Maduro ordenó a los organismos de seguridad y a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) el resguardo del sistema de generación, transmisión y distribución.

Los atentados cometidos contra estas tecnologías y su infraestructura se arreciaron durante la campaña electoral del presidente Maduro, y semanas previas, a fin de afectar la intención del voto a favor del chavismo.

Las operaciones de protección desarrolladas entonces por las instituciones armadas y de seguridad condujeron al apresamiento de 17 individuos, algunos de ellos paramilitares de origen colombiano.

Este martes, en la sede de la vicepresidencia ejecutiva, se ofrecieron declaraciones a la prensa nacional y extranjera, y se anunciaron una serie de medidas para enfrentar las afectaciones al servicio e incrementar su calidad.

Participaron el vicepresidente ejecutivo Jorge Arreaza, el nuevo ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, y el mayor general Wilmer Barrientos, jefe del Comando Estratégico Operacional (Estado Mayor) de la FANB. Los tres serán los principales encargados del tema en el nuevo Gobierno, que en breve debe anunciar la instalación de la Gran Misión Electricidad.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.