Otro mar bañó Miraflores (+ Fotos) - Internacionales

Otro mar bañó Miraflores (+ Fotos)

Miles de personas festejaron en las calles de Caracas la aprobación de la Ley Habilitante. La ofensiva apenas comienza, dijo Maduro

Autor:

Osviel Castro Medel

CARACAS.— Otra marejada humana llegó anoche hasta el Palacio de Miraflores para apoyar la entrega de la Ley Habilitante al presidente Nicolás Maduro, quien a partir de ahora tendrá, durante 12 meses, poderes especiales para luchar contra la guerra económica y la corrupción, dos males que afectan seriamente a Venezuela.

Con consignas, cantos, banderas de distintos partidos políticos, afiches con la figura de Hugo Chávez y otros símbolos de la Revolución Bolivariana, millares de ciudadanos se reunieron desde el mediodía del martes en las afueras de la sede de la Asamblea Nacional (AN), donde tuvo lugar un exasperado debate entre los diputados que apoyan el Gobierno y los de la bancada opositora.

Finalmente, después de la discusión que demostró las posiciones irreconciliables entre los dos bandos, la Asamblea aprobó por mayoría de tres quintas partes (99 votos), en segunda discusión, este instrumento contemplado en la Constitución, un hecho que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, calificó de victoria popular.

El propio Cabello y los diputados del Gran Polo Patriótico (GPP) se sumaron a la gigantesca marcha que partió desde la sede parlamentaria hasta el Palacio de Gobierno para entregar la Ley al mandatario nacional, quien la firmó para enviarla a la Gaceta Oficial, donde aparecerá hoy.

Al recibir el documento de carátula roja, Maduro expuso ante ministros y diputados que con la Ley Habilitante comienza en Venezuela una lucha para fomentar valores, un nuevo orden económico interno, la moral ciudadana y ética, y cambiar todo lo que sea necesario.

El Presidente también dijo que el 22 de febrero, en la última reunión del Consejo de Ministros con Hugo Chávez, este había alertado sobre la guerra económica que se avecinaba, y sentenció que la Ley es para proteger al pueblo, a todos los que trabajan, a la gente decente, más allá de creencias ideológicas, o de sus votos pasados o futuros.

Agregó que está «planificando una ofensiva estremecedora contra la corrupción a partir de enero» y llamó a todo el pueblo a seguir cohesionado, unido, listo ante los complejos escenarios que se avecinan, y a bajar los niveles de consumismo.

Asimismo, condenó un comunicado de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la cual, según sus palabras, «ha salido a jugar el papel más ruin y deleznable para proteger a los que roban al pueblo» y para apoyar la especulación, el acaparamiento, el remarcado de precios y la elevación artificial del valor de los productos.

Después, el Jefe de Estado se dirigió a las afueras del Palacio de Miraflores para declarar a la inmensa multitud que celebraba la aprobación de la Habilitante, que los sectores de la derecha lo «que han visto es poco para lo que viene».

Subrayó que inmediatamente, entre otras medidas, se creará un registro nacional único de pequeños y medianos comerciantes, para protegerlos del gran capital; y que en lo inmediato se afilarán mecanismos para establecer los costos de producción, los niveles de ganancias, precios, la organización del trabajo y otras medidas para el bienestar colectivo.

Expresó que la burguesía ha anunciado que habrá escasez en toda la nación, algo que consideró parte de una campaña de guerra psicológica, y también desmintió a los medios de comunicación que han dicho que los trabajadores perderán sus derechos laborales. «¡Mano de hierro contra los capitalistas que abusen de los trabajadores!», exclamó.

Maduro fue antecedido en el uso de la palabra por Diosdado Cabello, quien señaló que el gran objetivo de la guerra económica desatada contra la Revolución Bolivariana es derrocarla. «¡No podrán!», gritó Cabello emocionado, una expresión que fue seguida de exclamaciones a coro: «No volverán», «Victoria, victoria popular» y «Se ve, se siente, Chávez está presente».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.