Ejército de Ucrania emplea armas prohibidas contra población civil

Con el respaldo de blindados, aviación, misiles y armamento pesado los militares ucranianos atacan con balas explosivas o bombas de racimo a los habitantes del sudeste de esa nación europea

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, junio 6.— El embajador de Rusia ante el Consejo Permanente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Andrei Kelin, denunció que en la represión contra la población del sudeste de Ucrania, las tropas emplean armas prohibidas.

La operación punitiva del Ejército, fuerzas de seguridad y los escuadrones neonazis integrados a la Guardia Nacional tiene todos los indicios de violar el derecho internacional humanitario, en particular el Convenio de Ginebra de 1949, según el experto.

Indicó el diplomático que con el respaldo de blindados, aviación, misiles y armamento pesado los militares ucranianos atacan a la población civil con balas explosivas o bombas de racimo.

Si esto se confirma, debe considerarse crimen de guerra, advirtió, según PL.

Al referirse a los asesinatos de los heridos en un hospital de la localidad de Krasni Limán, en Donetsk, cometidos por fascistas de Sector Derecho, expresó que no existen palabras para justificar esas acciones.

Kelin recordó que un informe reciente de la misión observadora de la OSCE confirmó el empleo de tanques, artillería y aviones de guerra en la operación militar de gran envergadura contra la población de las regiones del sureste ucraniano.

Moscú llamó la atención sobre «las trágicas consecuencias de la operación en el Donbass y el bárbaro ataque contra la sede de la Administración Regional de Lugansk, donde murieron ocho civiles y decenas resultaron heridos».

Hemos planteado un sinfín de preguntas pero el embajador ucraniano no ha podido dar ninguna respuesta, aparte de intentar trasladar, una vez más, la responsabilidad a Rusia, sostuvo Kelin citado por Ria-Novosti.

El jefe en funciones de la Administración Presidencial de Ucrania, Serhiy Pashinsky, por su parte, indicó que resulta imposible negociar con los rebeldes federalistas de las regiones del sudeste y el único camino posible es su destrucción.

Pashinsky afirmó que no considera posible un cese rápido de la operación militar de gran envergadura contra la población de los territorios sur orientales, que desde su inicio en abril ya costó más de 200 vidas, la mayoría civiles, cientos de heridos y miles de desplazados.

Se necesita tiempo, reiteró citado por la publicación digital ucraniana Segodnya.

En términos peyorativos se refirió a quienes resisten contra la operación punitiva ordenada por los gobernantes llegados al poder mediante un golpe de Estado contra el presidente Víktor Yanukóvich.

Calificó a las milicias que enfrentan al Ejército y los escuadrones neonazis de «bandas con sangre hasta los codos», y sobre esta base recalcó que no se puede negociar con ellos, «solo pueden ser destruidos», dijo.

Recordó que el presidente en funciones, Alexánder Turchínov, ya instruyó a la Secretaría del Consejo Nacional de Seguridad, al ministro de Defensa y al jefe del Servicio Nacional de Fronteras para que presenten propuestas sobre la imposición de la ley marcial en Donetsk y Lugansk.

Sin embargo, del lado contrario, el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Lugansk, Vasili Nikitin, confirmó que pese a la cruenta ofensiva de Kiev el Ejército del sudeste controla de 150 a 200 kilómetros de la frontera con Rusia.

No permitiremos que nos cerquen, y en tal sentido hacemos todo lo posible por prevenir el bloqueo de la región. Por el momento, disponemos de suficientes víveres, dijo Nikitin a Konsomolskaya Pravda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.