No hubo Mesa con mercenarios, sí denuncia

Se instalaron las mesas que bien pueden llamarse de los pueblos, de las verdaderas sociedades civiles y protagonistas de esta América Nuestra. Sesionaron también hoy los foros de Rectores y Empresarios y cerró sus puertas el de Juventud

Autor:

Juana Carrasco Martín

CIUDAD DE PANAMÁ.— Estas sí fueron las Mesas de la Sociedad Civil. La presentación de las declaraciones llegó en voz del padre Enrique Vidal Atencio, de Venezuela, quien le dio la palabra a su coterránea Luisa Araujo y a la brasileña Socorro Gomes para que leyeran las decisiones, en la rueda de prensa convocada en el lobby del hotel El Panamá, al filo de las cuatro de la tarde de este jueves, hora local.

Hoy presentamos nuestra palabra porque no hemos recibido el trato que esperábamos de este evento, por no tener las acreditaciones. Era la referencia obligada a un hecho que se denunciaba por Cuba y otros desde el primer día. Habían acudido a Panamá porque los organizadores les comunicaron su aceptación a los Foros y no pocos de ellos todavía carecían de las credenciales correspondientes.

Además, estaba la medida de la indignidad, la presencia de «actores sociales» que en realidad solo podían representar al mercenarismo e incluso al terrorismo internacional.

Yoerky Sánchez, representante en ese Foro de la Unión de Periodistas de Cuba, lo dejó claro ante informaciones que circulaban en la prensa local e internacional: la delegación cubana no se ha ido del Foro de la Sociedad Civil. «No nos sentamos a dialogar con mercenarios». Una posición de principios reiterada una y otra vez.

«Cuba no se ha ido del Foro de la Sociedad Civil; Cuba ha estado discutiendo y haciendo aportes. Donde han estado los mercenarios los hemos sacado; donde no han estado, ha habido debate, ha habido respeto», subrayó el joven periodista de Juventud Rebelde, quien destacó que tenían el mandato de más de 2 000 organizaciones de la sociedad civil cubana, y lo han cumplido.

Un mandato, agregó, «que no íbamos a discutir con mercenarios pagados. Nosotros no nos sentamos a dialogar con mercenarios».

Luisa Araujo leyó el comunicado de la Mesa de Participación Ciudadana que se instaló sin la presencia de los mercenarios, con los representantes de la sociedad civil y actores sociales de Ecuador, Nicaragua, El Salvador, Panamá, México, Colombia, Venezuela, Cuba y Chile, quienes se reunían en la Sala Cristal en la Mesa de Participación Ciudadana de la Sociedad Civil y Actores Sociales. Y en la presencia de los facilitadores designados por el Comité Organizador Maribel Jae, de Panamá y Jorge Arguindegui, de Argentina, llevaban a cabo un debate en armonía.

En los puntos acordados condenaron «la complicidad del Comité Organizador para facilitar la reunión de sujetos no legitimados, enemigos históricos de las causas populares que pretenden erigirse como representantes de una  sociedad civil que los repudia y que abandonaron el espacio oficial de la mesa, y no permitieron esperar a que se acreditaran todos los representantes de la sociedad civil aplicados al mismo. Ellos no representan a nuestros pueblos». Esos ilegítimos también ejecutaron la ofensa de armar un foro paralelo.

Se rechazó en la declaración «el intento de agresión a los compañeros de la delegación de Ecuador por parte de César Ricaurte, de Funda Medios, ONG financiada por la Usaid, que promueve el Golpe de Estado en Ecuador», y se exigió a los organizadores del evento «declarar ilegítima a la Mesa paralela que se ha intentado construir para desconocer la verdadera representación de la sociedad civil y actores sociales de nuestra América».

La proclama puntualiza la firme decisión de construir nuestra América unida, independiente y soberana, con mecanismos de integración tan potentes como la Celac.

A pesar de la OEA y los mercenarios

La brasileña Socorro Gomes dio lectura, a su vez, a la Declaración firmada por varias decenas de delegados a la Mesa de Gobernabilidad Democrática del Foro de la Sociedad Civil, provenientes de Argentina, Barbados, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela, quienes denunciaron que la instalación de la Mesa prevista para las nueve de la mañana no se produjo formalmente a causa de que se les negó el acceso al local a numerosos representantes de la sociedad civil de Cuba, Venezuela, Panamá, Ecuador y otros países por no haber recibido las credenciales a tiempo.

«Contradictoriamente, los organizadores acreditaron y facilitaron la presencia en el Salón Bella Vista de personas promovidas y financiadas por potencias extranjeras que se codean con terroristas confesos, algo incompatible con el más elemental respeto a los derechos humanos», denunciaron y agregaron que: «ante esta situación y en respuesta a la protesta legítima de delegados de distintos países, los facilitadores y el relator de la Mesa designados por la Red de Derechos Humanos de Panamá abandonaron el local junto a otros participantes y los mercenarios denunciados».

Los firmantes permanecieron en el Salón, eligieron sus coordinadores y vocero, y exigen que se reconozca como legítima la Mesa de Trabajo que permaneció en el Salón oficial y propició un debate amplio y riguroso, inspirado en las auténticas necesidades de nuestros pueblos.

Reclamos y solidaridad

Al tiempo que se abrían los foros de Rectores y el de Empresarios, en el de Sociedad Civil todavía había un buen grupo de los representantes de la Isla sin acreditar: credenciales provisionales, sin fotos identificadoras, se les habían entregado a solo 15 de los 28 delegados cubanos al empezar el día, mientras para los otros 13 delegados se mantenía la anomalía —que los organizadores atribuyeron y justificaron con fallas de la empresa privada contratada para ese servicio—.

Sin embargo, no ha faltado el apoyo de organizaciones sociales panameñas que se unían más tarde a la denuncia por la presencia aquí de personas vinculadas al terrorismo internacional, quienes han intentado aprovechar el Foro de la Sociedad Civil de la VII Cumbre de las Américas para generar provocación, lo que habían estado advirtiendo desde hace días, y ahora lo patentizaban en un Comunicado al país.

Edgardo Voitier, del Frente Amplio Colonense y uno de los firmantes de la denuncia hecha por un grupo de personalidades y organizaciones panameñas, rubricó con perfecto conocimiento de causa esa declaración, porque fue uno de los panameños que estuvo a punto de perder la vida en el atentado que en el año 2000 organizara Luis Posada Carriles contra el Comandante en Jefe Fidel Castro y los panameños que colmaban el Paraninfo de la Universidad de Panamá, donde sesionará, precisamente, la Cumbre de los Pueblos.

El desacuerdo en compartir el evento con personas vinculadas al terrorismo quedó explicitado abiertamente, al tiempo que expresaron que esa presencia «no contribuye a los nobles propósitos de prosperidad con equidad con el que ha sido concebido y creado el Foro».

El reclamo es una de las acciones que unen a los panameños con las denuncias hechas por Cuba.

En horas del mediodía, en tanto, se conocía que un centenar de istmeños solidarios habían creado un cordón frente a la Embajada de Cuba, ante los rumores de que los mercenarios organizaban un ultraje a la sede diplomática.

La intentona también se denunciaba en las redes sociales, que han estado muy activas aquí y en la región, acompañando la posición de principios de la delegación cubana a los Foros, al punto que en el debate generado en Twitter la etiqueta #Cuba alcanzaba cinco millones de tuits en 24 horas.

Coincidiendo con el gesto solidario circulaba también ya la carta enviada por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el reverendo cubano Raúl Suárez, al Comité Organizador del Foro de la Sociedad Civil, en la que demandaron la expulsión de personas que empañan el objetivo del evento y afiliadas a la contrarrevolución cubana y venezolana, señalaron.

Este Foro fue convocado por la Red de Derechos Humanos de Panamá, por eso no entendemos cómo pueden incluir y conceder acreditación a quienes hacen apología del asesinato, trabajan a sueldo de potencias extranjeras y mantienen estrechos vínculos con terroristas internacionales como Luis Posada Carriles y Félix Rodríguez Mendigutía, uno de los implicados en el asesinato de Ernesto Che Guevara.

Cuba recibió, una vez más, la cosecha de la solidaridad que ha sembrado en 56 años de Revolución Cubana.

Solicitamos al Comité Organizador del Foro de la Sociedad Civil de la VII Cumbre de las Américas que adopte las correcciones pertinentes y expulse del evento a esas personas, señalaron.

Condena a guarimberos

Este jueves, delegados venezolanos del Comité de Víctimas de las Guarimbas también denunciaron en el lobby de los salones del Hotel El Panamá, sede del Foro de la Sociedad Civil y también del Foro de Las Juventudes de las Américas, que no habían recibido sus credenciales.

Sin embargo, afirmaban los bolivarianos, los organizadores del evento de las Américas auparon la presencia de los responsables de las 43 muertes provocadas en los hechos violentos de 2014 en sus intentos de desestabilizar y derrocar el Gobierno legítimo de Nicolás Maduro.

Yendry Velásquez, viuda del capitán de la Guardia Nacional Bolivariana, Ramzor Ernesto Bracho, asesinado en las guarimbas por grupos violentos vinculados a la derecha venezolana, se había enfrentado antes, en ese mismo lobby, a Lilian Tintori, esposa del opositor e incitador a la violencia Leopoldo López, con esta dolorosa verdad: «Tu esposo está vivo, el mío está muerto gracias al tuyo; tú vas y lo ves, yo simplemente llevo flores a una tumba todos los domingos. Eso no es igual, no es justo que haya una parcialidad hacia tu lado y hacia el mío no. Eso jamás lo vas a poder cambiar».

La confabulación contra las delegaciones y los países soberanos e independientes de la América Nuestra es evidente en este entorno de la Cumbre de las Américas, instancia creada hace 20 años por el entonces presidente de EE.UU. Bill Clinton, quien el miércoles hizo un largo discurso durante la jornada inaugural del IV Foro de la Sociedad Civil. Quería Estados Unidos instaurar el ALCA, pero no pudieron con los que apostamos por la unidad latinoamericana y caribeña.

Hoy en la agenda

La Cumbre de los Pueblos comenzará sus sesiones durante la jornada de este  viernes, en tanto en los Foros paralelos se clausurarán los de Empresarios y de Rectores en horas del mediodía de Panamá. Según el programa,  luego de la clausura habrá, hasta las cuatro de la tarde, un espacio que los organizadores han llamado «interacción con la Cumbre», en el que se ha anunciado que los participantes intercambiarán con mandatarios que ya están presentes en Panamá para la VII Cumbre de las Américas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.