Asesinato de Berta Cáceres: testigo clave abandona Honduras

El mexicano Gustavo Castro acompañaba a la líder indígena y ecologista cuando dos hombres armados asaltaron su vivienda para matarla a tiros la madrugada del 3 de marzo

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, abril 1.— El mexicano Gustavo Castro, principal testigo del asesinato de la líder indígena y ecologista Berta Cáceres, abandonó hoy Honduras tras permanecer retenido varias semanas por las autoridades, reportó PL.

El activista medioambiental partió de esta capital a las 6:20 de la mañana con destino a San Salvador, a bordo de un vuelo de la aerolínea Avianca, para después viajar a su país natal.

Según medios radiales, Castro arribó al aeropuerto internacional Toncontín, acompañado por la embajadora de México en Honduras, Dolores Jiménez, y otros funcionarios de la misión diplomática en Tegucigalpa, bajo un fuerte resguardo policial.

El sociólogo mexicano pudo salir finalmente del país tras recibir el jueves la autorización de un juez del departamento de Intibucá, que levantó la restricción impuesta por las autoridades como parte del proceso indagatorio.

Aun así, el Ministerio Público manifestó en un comunicado que no se descarta que en el futuro «pueda solicitar la presencia del testigo de surgir nuevos elementos en la investigación».

El fundador y director de las organizaciones civiles Otros Mundos A.C Chiapas y Amigos de la Tierra México, acompañaba a Cáceres cuando dos hombres armados asaltaron su vivienda para matarla a tiros la madrugada del 3 de marzo.

De hecho, devino el testigo clave para esclarecer el crimen al sobrevivir al ataque contra la coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), pese a resultar herido.

Desde hace semanas, activistas de los derechos humanos y foros sociales demandaban al Estado hondureño que permitiera su salida del país por el temor a que los responsables del crimen vayan tras él.

Al criticar hoy la ineptitud de las autoridades hondureñas para atrapar a los culpables, la familia de Cáceres manifestó su conformidad con la marcha de Castro por considerarla preferible con tal de garantizar su seguridad.

«Como testigo clave del asesinato de mi madre, lo que más queremos es que se resguarde para que pueda continuar en el proceso», declaró Berta Zúñiga, una de los cuatro hijos de la líder indígena asesinada.

Días atrás la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó la salida de Castro para que participe en sus sesiones del 2 de abril en Washington, Estados Unidos, y cuente las condiciones del atentado y su retención en Honduras.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.