Francia niega el oui monsieur

Pese al sigilo de las negociaciones, Greenpeace reveló presiones de Washington, y François Hollande es el primer peso pesado europeo que pone luz roja al proyecto

Autores:

Juventud Rebelde
Juventud Rebelde

PARÍS, mayo 3.— El presidente de Francia, François Hollande, declaró este martes que «en esta etapa» se opone al tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos —la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por ssus siglas en inglés)—, a menos que se respeten las normas para proteger a las empresas domésticas.

«En esta etapa de las negociaciones, Francia dice no al TTIP porque no estamos a favor del libre comercio sin reglas», dijo Hollande, quien añadió que «jamás aceptaremos cuestionar los principios esenciales para nuestra agricultura, nuestra cultura, la reciprocidad en el acceso a los mercados públicos…».

Según Xinhua, el ministro francés de Comercio, Matthias Fekl, había dicho previamente que «ahora es posible» un colapso en las conversaciones comerciales. «Debido al enfoque que está siendo adoptado por Estados Unidos en la actualidad, es la opción más probable», pronosticó Fekl a la radioemisora local Europe 1.

En reciente entrevista, Fekl señaló que bloqueará las negociaciones del TTIP si no hay progreso para mejorar la transparencia, garantizar la seguridad alimentaria y facilitar el acceso de las compañías pequeñas y medianas europeas a los mercados estadounidenses.

Sobre este punto, la agencia EFE reseñó las palabras de Fekl en el sentido de que «Europa propone mucho y recibe muy poco a cambio, y eso no es aceptable». El Ministro galo destacó que el proyecto, «tal y como está actualmente, es un mal acuerdo», y recalcó que Francia «no puede firmarlo» en esas condiciones.

«Nosotros queremos defender nuestras pequeñas y medianas empresas, la agricultura, el medio ambiente… No tendría ningún sentido haber hecho la COP21 (Cumbre Mundial del Clima, de la ONU) en diciembre en París y unos meses después firmar un pacto que la deshace», añadió.

Tales declaraciones se produjeron luego de que Greenpeace Holanda revelara la presión de Estados Unidos para que la UE se adapte a sus demandas.

La filtración de la ONG, que incluye 248 páginas, llevó el lunes a la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, a asegurar de nuevo que el acuerdo «no rebajará» la regulación europea sobre protección de consumidores o medio ambiente.

EE. UU. y la UE cerraron el pasado 29 de abril en Nueva York otra ronda de negociaciones del acuerdo y la próxima está prevista que se celebre en territorio europeo, probablemente en julio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.