Intento de golpe turco deja «moretones» fuera

Controlado el asalto militar, ahora son la respuesta doméstica y sus implicaciones internacionales lo que más preocupa

Autor:

Juventud Rebelde

ESTAMBUL, julio 18.— Despachos de prensa contradictorios, a veces de una misma agencia, referían este lunes el reconocimiento y la negación del general Akin Ozturk —excomandante de las Fuerzas Aéreas turcas y presunto líder del malogrado golpe de Estado— de su responsabilidad en tal intento.

EFE reportó que Ozturk desmintió su participación en la asonada del pasado viernes e incluso afirmó que trató de detenerla. «No soy la persona que dirigió el golpe del 15 de julio de 2016», dijo el general, que declaró ignorar «quién planeó o dirigió este golpe». Mientras, según Xinhua, el alto militar habría confesado la planeación de la intentona.

La propia Xinhua informó que la cifra de detenidos asciende a 7 543 personas, de ellas, 6 038 soldados, 755 jueces y fiscales, cien policías y 650 civiles, según explicó el primer ministro turco, Binali Yildrim. Un total de 103 generales y almirantes fueron detenidos en medio de las investigaciones y de las enérgicas medidas contra los presuntos responsables, informó la agencia oficial Anadolu.

A 72 horas del acontecimiento, el tema más candente, dentro y fuera del país, es la respuesta que dará el Gobierno. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, que acusó a los golpistas de alta traición, dijo a la CNN que respaldará la reinstauración de la pena de muerte si el Parlamento lo aprueba.

Desde Naciones Unidas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a las autoridades turcas a «actuar con responsabilidad» y a proteger el Estado de derecho, al tiempo que pidió al país no restablecer la pena de muerte.

«Tomamos nota de que el Primer Ministro y otros representantes de las autoridades turcas han reafirmado la preeminencia del Estado de derecho y la necesidad de actuar responsablemente y esperamos que esa sea la consigna», dijo Farhan Haq, portavoz adjunto de Ban, según EFE.

Haq reiteró el llamamiento a la «calma, no violencia y moderación» y aseguró que la ONU apoya firmemente a Turquía y su democracia «en este momento difícil».

En conferencia de prensa conjunta con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el secretario de Estado, John Kerry, apuntó que Estados Unidos y la UE seguirán muy de cerca los acontecimientos.

Mogherini advirtió que la introducción de la pena de muerte en Turquía terminaría con las negociaciones de adhesión de ese país a la UE. «Ningún país (se) puede adherir a la UE si introduce la pena de muerte», una medida evocada el domingo por Erdogan, sentenció Mogherini.

También la canciller federal alemana, Angela Merkel, dijo al presidente Erdogan, vía telefónica, que Turquía no puede ingresar en la UE si reinstaura la pena de muerte.

Desde antes de estos hechos, varios países de la UE se oponían a la adhesión de Turquía aduciendo excesos autoritarios del Gobierno de Erdogan en materia de libertad de prensa y derechos humanos.

En otra seria implicación internacional tras los hechos, el Gobierno turco comunicó que revisará su relación con Estados Unidos si este no extradita al clérigo opositor Fethullah Gülen, a quien Ankara acusa de orquestar el fallido golpe.

La mejor evidencia es un grupo que intenta acabar con la democracia, dijo el primer ministro Binali Yildirim, en referencia a la petición de Washington de pruebas de que Gülen está detrás de la intentona, según el diario turco Hürriyet.

«Si nuestros amigos, a pesar de todo, siguen exigiendo pruebas (...) es posible que en el orden del día se plantee la necesidad de revisar nuestra amistad con Estados Unidos», advirtió Yildirim en conferencia de prensa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.