El honor de la solidaridad

Previo a la inauguración del evento, Cuba confirió la Medalla de la Amistad a la presidenta del Consejo Mundial de la Paz

Autor:

Marylín Luis Grillo

Para Maria do Socorro Gomes, recibir la Medalla de la Amistad ha sido uno de los momentos más importantes de su vida, el cual la eleva a un compromiso mayor, de honrar el galardón y hacer «más y mas por la paz, por la soberanía, por la autodeterminación de los pueblos, para que el mundo sea un mundo justicia, de paz y de amistad».

La presidenta del Consejo Mundial de la Paz recibió la condecoración cubana en la mañana de este miércoles en la Casa de la Amistad, en La Habana, durante la apertura del Primer Seminario Internacional Realidades y Desafíos de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, que se estará celebrando en la capital hasta el viernes 23 de septiembre.

«Esta medalla no es una medalla cualquiera, es la medalla del humanismo, es la medalla de la valentía, es la medalla del pueblo cubano, que es sinónimo de generosidad, de dignidad y solidaridad con los pueblos», dijo conmovida la pacifista brasileña.

La condecoración le fue colocada por José Ramón Balaguer Cabrera a nombre del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, organismo del cual es jefe de su Departamento General de Relaciones Internacionales.

La decisión de honrar así a Do Socorro fue tomada por el Consejo de Estado de Cuba a propuesta del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, como reconocimiento a la ejemplar trayectoria de esta destacada luchadora por la paz, tanto en su país, Brasil, como en la región y en el mundo, así como por su compromiso inalterable de solidaridad con el pueblo cubano y la Revolución, explicó Silvio Platero Yrola, presidente del Movimiento Cubano.

Igualmente, Platero resaltó que ningún escenario sería mejor para entregar el galardón, que la inauguración de este seminario, evento de paz y solidaridad.

Al respecto, Do Socorro mencionó sentirse «emocionada por estar aquí, representando a un movimiento que encarna los deseos de la humanidad. Tengo la certeza de que esta medalla está dedicada a los compañeros brasileños, latinoamericanos y del mundo entero que luchan por la paz», puntualizó.

Hoy más que nunca la paz es una necesidad imperiosa para la humanidad, comentó la activista, y estar en Cuba en el Día Mundial de la Paz, en el momento en que se realiza un seminario para consolidar la proclama de los jefes de Estados y de Gobierno de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), es una feliz coincidencia recibir este día la medalla del pueblo más valiente del mundo, del más solidario, del más comprometido con la humanidad, la nobleza y la solidaridad.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.