Cuba avanza, a pesar de los agoreros

Autor:

Lázaro Fariñas

Tenía un amigo en Miami que era comentarista radial; tenía programas de entrevistas y comentarios en esta ciudad. Hace unos años falleció. Se llamaba Álvaro Sánchez Cifuentes. Álvaro defendía a Cuba a capa y espada y atacaba a la ultraderecha cubanoamericana con un sarcasmo y habilidad intelectual que muy pocos pueden imaginar.

Siempre es bueno recordar a un buen compatriota, a un buen amigo. Pertenecía a las milicias revolucionarias en la época de la invasión de Playa Girón. Allí combatió contra los invasores. De vez en cuando yo asistía a sus programas solo para reírme de la derecha cubanoamericana, ya que nunca me ha gustado participar en programas dirigidos por personas de mi misma opinión. Prefiero el debate y la discusión.

Álvaro, desde su tribuna, los relajeaba, les ponía apodos y se reía de las torpezas de esos personajes tragicómicos del teatro vernáculo que conforman el llamado exilio cubano de Miami. Cuando todos auguraban su fracaso en la radio, Álvaro decía que él estaba triunfando «a pesar de los agoreros».

Los que auguraban su fracaso afirmaban que sus agudos comentarios solo iban a durar unos días. A pesar de eso y con toda la ultraderecha criolla enfocándole los cañones, Álvaro permaneció en el aire. Contó, hasta fallecer, con un micrófono para decir sus verdades, defender a Cuba y atacar a los enemigos de su patria.

Álvaro Sánchez Cifuentes fue un hombre que amó a su pueblo en la distancia y, aunque la mayor parte de ese pueblo no lo llegó a conocer, él sí conocía a ese pueblo, y no solamente lo conocía, sino que lo defendía valiente y vehementemente.

Cuando a finales del siglo pasado el Muro de Berlín se cayó y la Unión Soviética desapareció del mapa, en el mundo, en general, estaban contando los días que faltaban para la caída de la Revolución Cubana. Ya no se hablaba de si el socialismo iba a desaparecer o no en Cuba, sino cuánto faltaba para que eso sucediera. Hasta apuestas salieron en Las Vegas para adivinar la fecha. Por supuesto, el mayor júbilo lo tenía la ultraderecha cubanoamericana. Algunos hasta bajaron las maletas y las empezaron a llenar de ropa. Me imagino que, poco a poco, volvieron a guardarlas en sus escaparates al ver que sus augurios no se materializaban.

Durante el período especial, los llamados cubanólogos y economistas de la ultraderecha daban conferencias y escribían mamotretos en los que se afirmaba que no había momento fijo para que el sistema socialista implantado en Cuba se viniera abajo. «El desplome es inminente», declaraban los agoreros miamenses. Es verdad que, si no es por la capacidad de resistencia que tiene el pueblo cubano y la férrea voluntad de su dirigencia, en especial la de su líder histórico, Fidel Castro, hubiese sido imposible evitar el desplome.

Después vino la enfermedad de Fidel y volvieron a la carga. Salieron a la calle a dar gritos de júbilo y alegría. Ya se veían en La Habana paseando por el Prado, como en la época de los carnavales. De la Revolución no iba a quedar nada, según ellos, pues volvía a ser inminente el derrumbe. Pero los agoreros del desastre se volvieron a equivocar.

Saco a colación todo esto ya que acabo de llegar de La Habana, una Habana que cambia constantemente y que poco a poco, como el ave fénix, renace. Ni el desmoronamiento de la URSS, que trajo consigo la pérdida del 80 por ciento del mercado cubano y el subsiguiente período especial, ni la enfermedad de su líder histórico, condujeron a la destrucción de la Revolución Cubana, ni han llevado a un cambio del sistema. Muy al contrario, la Cuba de hoy está cambiando, pero no para acabar el sistema, sino para mejorarlo. Todo indica que las medidas que se están tomando en la economía cubana están dando los resultados positivos que se esperaban. Si a algún desquiciado o payaso de aquí le dio por bajar las maletas otra vez, le aconsejo no que las vuelva a guardar, sino que las bote a la basura, porque la Cuba que estoy viendo, cada vez que a ella voy, no solo no se desploma, sino que avanza en la dirección correcta. Como decía Sánchez Cifuentes, Cuba sale del hueco a pesar de los agoreros.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.