Ciencia avileña: investigación y práctica

El Polo Científico de Ciego de Ávila arribó a las dos décadas de vida y entre sus logros se destacan los centros de capacitación, como una interfaz entre el campo investigativo y la implementación de los estudios en el desarrollo socioeconómico de la región

Autor:

Mayte María Jiménez

La introducción e implementación de los resultados de las investigaciones científicas en los planes de desarrollo económico y social de Ciego de Ávila constituyen el principal objetivo del Polo Científico de esta región, aseguró Celso Pazos, coordinador provincial de esa entidad, la cual arribó a su aniversario 20 el pasado 16 de julio.

El también delegado territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente explicó a JR que actualmente se trabaja en la extensión de los logros investigativos en la rama agropecuaria, impulsados por la Universidad Máximo Gómez y el Centro de Investigaciones de Bioalimentos, como parte del programa de producción para escenarios climáticos adversos.

Una de las experiencias más prometedoras en este sector ha sido la creación de los centros de capacitación, como entidades de interfaz entre el campo de investigación y la implementación de los resultados científicos, necesarios en la solución de problemas complejos del territorio, los cuales se encuentran ya en nueve de los 10 municipios de la provincia.

Otro de los estudios de gran alcance es la evaluación de tecnologías de riego en cultivos varios, en la rotación de cultivos y sistemas integrados de lucha contra plagas y enfermedades, para la búsqueda de alternativas de alimentos para animales.

También se destacan el establecimiento de una estrategia ambiental para el destino Jardines del Rey, así como la evaluación del impacto del desarrollo turístico sobre los ecosistemas costeros, en particular playas y dunas, con una alta significación en los programas de recuperación y el mejoramiento de estos espacios naturales.

En el campo de la salud —apuntó el directivo—, está el desarrollo de una metodología para el tratamiento del cráneo encefálico, junto a la evaluación de tecnologías preventivas y de diagnóstico para el procedimiento en fracturas de cadera, la obtención y purificación de la bromelina, como producto de los desechos de la piña, con fines farmacológicos.

En el frente de la energía se impulsa el uso de las fuentes renovables y la eficiencia energética, con un programa dirigido a la tecnología del biogás, con más de 35 biodigestores en funcionamiento, junto a la utilización de la energía solar y eólica en comunidades aisladas como Las Pozas, del municipio de Ciro Redondo, y en otras instalaciones de Educación, Salud y Turismo.

Pazos subrayó que desde su creación el Polo ha sido un espacio de integración, que propicia la interacción sistemática entre el sector académico, el productivo y los diversos actores sociales.

Siendo el tercero de los polos territoriales del país, después de los de Santiago de Cuba y Villa Clara, Ciego de Ávila se consolida como una provincia de impulso científico, en pos del desarrollo socioeconómico de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.