Rompecabezas que regala vida

Las prótesis bucomaxilofaciales no buscan otorgar atributos de belleza, sino devolver a la persona esa parte de su cuerpo que no está y que la hace sentir diferente o marginada

Autor:

Mayte María Jiménez

Ojos, nariz, boca, cráneo, conforman un rostro, un cuerpo, una vida… aunque sean artificiales. Desde las más inimaginables formas y texturas, manos hábiles crean un componente de la cabeza humana para sustituir partes perdidas o ausentes.

Esta especie de «arte» se logra con lo que se conoce como prótesis bucomaxilofacial, una realidad posible en Cuba desde el año 1999, cuando se crea la red asistencial nacional de rehabilitación de la cara y prótesis bucomaxilofacial.

Sobre esta novedosa e increíble práctica conversamos con el doctor Alfredo Álvarez Rivero, jefe del Programa Nacional de Prótesis Bucomaxilofacial. Según nos contó, la idea de utilizar las prótesis faciales se remonta a épocas antiquísimas, como testimonian algunas momias egipcias que aparecen con narices y orejas artificiales.

Aunque el proceder es muy antiguo, no fue hasta el siglo XX que comenzó a perfeccionarse. Pero más allá de la perfección, esta es una especialidad muy humana, que no busca otorgar atributos de belleza, sino devolver a la persona esa parte de su cuerpo que no está y que la hace sentir diferente, o marginada.

Al menos esta ha sido la visión del equipo multidisciplinario que cada día labora en los centros de prótesis existentes en el país, afirma el doctor Álvarez Rivero.

Y es que reconstruir un rostro desde una prótesis es como devolver la vida a ese ser humano, y con ello sus relaciones sociales, incluso en la familia, que en ocasiones es un eje discriminatorio, apuntó.

En el servicio de prótesis bucomaxilofacial del Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas, en La Habana, son atendidos niños —desde edades muy tempranas—, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos. Las historias hablan por sí solas, y sería imposible contarlas todas, confiesa el doctor.

—¿Cuáles son los padecimientos o causas médicas que condicionan en Cuba el uso de las prótesis bucomaxilofaciales?

—Las causas que pueden dar origen a necesidades de rehabilitaciones por prótesis bucomaxilofaciales pueden ser congénitas o adquiridas. En estas últimas están las traumáticas y patológicas.

Explica el doctor que estas últimas pueden ser ocasionadas por procesos oncológicos, o infecciones, retinopatía diabética, desprendimiento de retina, etc.

—¿Cómo funcionan estos «tratamientos» moldeados a mano?

—Tienen una gran complejidad, pues antes de llevar a la práctica el material para la prótesis, los pacientes deben ser tratados y analizados de manera multidisciplinaria. Entonces se verifican exhaustivamente los defectos que dañan el macizo cráneo-máxilo-facial, en los cuales tanto el aquejado como los profesionales que realizan los tratamientos están sometidos a la crítica constante, pues, en situaciones como estas, se crea un sentimiento de minusvalía, tanto en los pacientes como en los familiares allegados.

—¿Qué personas son tratadas en el Programa Nacional de Rehabilitación de la Cara y Prótesis Bucomaxilofacial?

—Todos aquellos que lo requieran de acuerdo al nivel de complejidad de su patología. Se clasifican según la zona de ubicación de la región afectada: ocular (afectaciones del globo ocular unilateral o bilateralmente), orbital (defectos en el globo ocular y los tejidos adyacentes unilateral o bilateralmente), nasal (defecto total o parcial del apéndice nasal), auricular (defectos del pabellón auricular, ya sea unilateral o bilateral).

También puede ser de origen maxilar, por incapacidad total o parcial de los movimientos, y procesos maxilares; mandibular por una afectación de la mandíbula; o craneal; y están los complejos, que afectan más de dos regiones de la cara, precisó.

Explicó que dada la complejidad de este tipo de rehabilitación, clasificado como el tercer nivel de atención de salud, todos los servicios de la red pertenecen a un hospital o, en su defecto, se encuentran ubicados en un área hospitalaria, de manera que se pueda disponer de los recursos tanto tecnológicos como humanos.

—¿Cuáles son las limitantes y desafíos que tiene el procedimiento del uso de prótesis bucomaxilofaciales en el país?

—La casi totalidad de los productos que se utilizan durante el tratamiento son de importación, llegan de países desarrollados y tienen un costo elevado que limita su adquisición, además de que en muchas ocasiones proceden de firmas y mercados a los que Cuba no puede tener acceso por el bloqueo estadounidense.

En ocasiones es necesario buscar soluciones alternativas, de ahí que sea también tan importante poder mantener actualizados los recursos humanos en las nuevas tecnologías y técnicas de avanzada, aseguró.

—¿Qué perspectivas tiene el programa, teniendo como referencia las técnicas más avanzadas empleadas a nivel mundial?

—Primero debemos recordar que desde el inicio del programa, el 14 de junio de 1999, a propuesta del Comandante en Jefe Fidel Castro, este proyecto tiene la intención de mejorar la calidad de vida de los pacientes. Desde entonces se ha trabajado de forma incansable para ir incorporando nuevos centros que permitan acercar el servicio a la población.

«Hemos insistido en disminuir las brechas en la atención, generadas por las limitaciones físicas que presentan algunos pacientes, y a la vez poder realizar la formación y actualización de los recursos humanos que integran los equipos multidisciplinarios que se incorporan a la atención.

«Por otra parte, para paliar el hecho de no poder asistir a entrenamientos y eventos internacionales de primer nivel, dadas las limitaciones económicas, desde hace 25 años realizamos eventos científicos internacionales en el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas (Cimeq).

«Ello ha permitido que, por la solidaridad de profesionales amigos que asisten, se expongan y compartan con nosotros novedosas experiencias», significó.

También la afiliación a la Sociedad Latinoamericana de Rehabilitación de la Cara y Prótesis Bucomaxilofacial, en la cual Cuba ocupa la vicepresidencia primera, permite recibir y a la vez tributar apoyo desde el punto de vista científico y académico, agregó.

—¿Cómo ha evolucionado este proceder en Cuba, desde el surgimiento del centro de rehabilitación de la cara y prótesis bucomaxilofacial?

—Hoy el centro de rehabilitación de la cara y prótesis bucomaxilofacial, adjunto a esta institución, es un servicio de nivel científico que agrupa todas las especialidades relacionadas con la reconstrucción y rehabilitación de los defectos craneomaxilofaciales, y cuenta con un equipo de profesionales con gran experiencia en la investigación científica y en la docencia.

«Tanto en el ámbito nacional como internacional se ha consolidado un prestigio en la realización de cursos a profesionales de la medicina y la estomatología, en diferentes especialidades, y además en la organización de eventos científicos».

Entre otras funciones —acotó—, tenemos la de servir de coordinador del trabajo de la red asistencial nacional de rehabilitación de la cara y prótesis bucomaxilofacial, que de forma territorial y multidisciplinaria brinda cobertura a todo el país.

Aseguró que la existencia en Cuba de un sistema nacional de atención a pacientes con deformidades craneomaxilofaciales permite garantizar a todo paciente cubano radicado en el territorio nacional, que requiera de estos servicios, tener adonde acudir a recibir tratamiento de forma gratuita.

—¿Estaría cerca Cuba de la realización de un trasplante de rostro?

—En la actualidad no forma parte de las prioridades de trabajo del programa, por la complejidad y entrenamiento que requieren los especialistas en el desarrollo de habilidades hasta obtener una curva de aprendizaje apropiada, y lo costoso de los insumos del equipamiento médico.

Además —señaló—, el tratamiento médico postrasplante es muy complejo y costoso. No obstante, sí hemos podido realizar un acercamiento con profesionales de instituciones que nos han visitado para poder ir diseñando estrategias futuras. Pero, más que llevar un rostro, nuestra intención es lograr recuperar una vida.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.