Búsqueda

Búsqueda avanzada

Sábado 26 septiembre 2009 | 09:32:03 PM

Árboles invasivos y daños que pueden evitarse

Un áspero y oxidado clavo atraviesa hasta más allá de la corteza al viejo ocuje de la calle Zapata, en la capital. Justo por el hueco abierto con el pincho, brota una lágrima gruesa y ya seca de resina que le corre por el tronco hasta la raíz. Como si no fuera suficiente crimen verlo «sangrar» por la herida, han colgado de la puntilla no se sabe cuántas inmundicias.

Cuba