Nobeles científicos

El Premio Nobel de Medicina 2010 recayó en el británico Robert Edwards, pionero de la fecundación in vitro. «Sus descubrimientos hicieron posible el tratamiento de la esterilidad que afecta a una gran proporción de la humanidad

Autor:

René Tamayo León

Por estos días fueron anunciados los Nobel científicos 2010. El premio de la Real Academia de las Ciencias de Suecia es considerado como el más alto estímulo que puede recibir una persona involucrada en estos menesteres. Obtenerlo tiene una elevada significación, incluyendo que los grandes medios convierten a sus acreedores en figuras casi místicas; pero la verdad es que no todo lo que ennoblece es Nobel.

No obstante, en el área científica, como los galardonados este año en Física, Química y Medicina, por lo general siempre hay un consenso internacional. Las polémicas mayores se concentran no tanto en a quién se le otorgó, sino en a quiénes no se les concedió y lo tenían más que merecido.

El Premio Nobel de Medicina 2010 recayó en el británico Robert Edwards, pionero de la fecundación in vitro. «Sus descubrimientos hicieron posible el tratamiento de la esterilidad que afecta a una gran proporción de la humanidad y a más del diez por ciento de las parejas en el mundo», expuso en su dictamen el Comité Nobel.

De 85 años de edad, el profesor recibió el lauro 30 años después del nacimiento de Louise Joy Brown, la primera bebé probeta. Las investigaciones de Edwards y el ginecólogo Patrick Steptoe —quien murió en 1988— permitieron dar ese enorme salto en la historia de la medicina mundial.

El Premio Nobel de Física 2010 se otorgó a Andre Geim y Konstantin Novoselov, ambos de origen ruso y empleados por la Universidad de Manchester (Gran Bretaña). Merecieron el lauro por sus trabajos pioneros en el desarrollo del grafeno, un material para el desarrollo de dispositivos electrónicos flexibles y más eficientes, que al parecer sustituirá al silicio en la industria de las nuevas tecnologías.

El Premio Nobel de Química lo recibieron este año los japoneses Ei-ichi Negishi y Akira Suzuki y el estadounidense Richard Heck, por sus investigaciones sobre «acoplamientos cruzados catalizados con paladio en sistemas orgánicos», según el comunicado de la Academia Sueca.

El método se ha utilizado para producir artificialmente discodermolida, una sustancia que pudiera destruir el cáncer y que se halló por primera vez en esponjas marinas, señaló el dictamen. Se trata del desarrollo de métodos nuevos y más eficientes para unir entre sí átomos de carbono para sintetizar moléculas complejas. También se emplea en la industria electrónica.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.