Nave espacial rusa desciende descontroladamente hacia la Tierra

Un carguero destinado a la Estación Espacial Internacional que afronta problemas técnicos desde su lanzamiento. Aun no se sabe exactamente cuándo ni dónde caerá la nave, pero sus fragmentos no tocarían nuestro planeta ya que arderán en la atmósfera

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, abril 28.— La agencia espacial rusa Roscosmos confirmó este martes que la nave espacial Progress M-27M no podrá acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI) y ha comenzado a descender de su órbita de forma descontrolada.

El aparato afrontó problemas técnicos tras su lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur, Kazajastán, y desde entonces ha perdido decenas de metros en su órbita. Así, podría estrellarse de forma descontrolada contra la Tierra en algún momento, aunque los encargados de la misma no han confirmado cuándo ni dónde sucederá.

El director de Roscosmos, Ígor Komarov, añadió que se estudian opciones para inundar la nave. «La continuación del vuelo del carguero y su acoplamiento seguro con la EEI no es posible. En estos momentos se están supervisando los sistemas a bordo del aparato y analizando las futuras opciones para inundar la nave», reveló Komarov a RT.

Según Roscosmos, se detectó que los sistemas de propulsión presentaban un mal aislamiento, lo que hizo imposible la continuación de la misión.

La Corporación Espacial y de Cohetes rusa Energía (RKK Energiya) ha confirmado que los fragmentos del Progress M-27M no alcanzarán la Tierra, pues arderán en la atmósfera.

La nave espacial rusa Progress M-27M fue lanzada este martes desde el cosmódromo de Baikonur a la Estación Espacial Internacional con un cargamento de más de 2,5 toneladas que incluyen combustible, oxígeno, alimentos, equipos para experimentos científicos, entre otras cosas.

Asimismo la nave transportaba una réplica de una bandera soviética para conmemorar el próximo 9 de mayo los 70 años de la victoria del Ejército Rojo sobre el nazismo en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, relató Telesur.

Por razones desconocidas el carguero entró en una órbita significativamente mayor de la prevista. Todos los intentos de establecer contacto con la telemetría de la nave fracasaron. Para los cosmonautas en la EEI este revés no significa un problema de momento, pues tienen reservas de agua y alimentos para varios meses. Empero, se calculan pérdidas de unos 90 millones de dólares por esta misión fracasada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.