Ríos de indolencia - Acuse de recibo

Ríos de indolencia

«Hablar del agua en San Germán es llover sobre mojado», afirma Clara Celia Rodríguez Tamayo, vecina de Calle 27 No. 1611-A, entre 16 y 18, en esa localidad holguinera, cabecera municipal de más de 20 000 habitantes.

Refiere la lectora que San Germán no posee alcantarillado, y hasta hace muy poco tampoco tenía acueducto. Este último se logró hacer luego de una gran inversión en los tres consejos populares del área urbana. Está diseñado para trasladar por gravedad el agua, pero esta no llega.

«Varias zonas sufren por la pésima calidad de la obra», denuncia Clara Celia. Y muestra como ejemplo el barrio Gutiérrez: 12 casas no reciben el servicio, y en otras partes el ansiado líquido corre por las calles y desborda las zanjas.

Entre las causas de ese desastre, la lectora destaca la pésima terminación de la obra, salideros, malas conexiones y rotura de las tuberías. También, como no hay un cronograma para el abasto, el agua irrumpe cualquier día en cualquier momento.

Y como muchas personas dejan las llaves abiertas para llenar los envases, si el agua entra tarde en la noche, al amanecer las calles son ríos de indolencia.

«Se siente dolor infinito —confiesa— por ver que, a pesar de tanto dinero invertido y tantos recursos, los vecinos de este poblado siguen sufriendo por la carencia de agua. Y las calles, que están en pésimo estado, agravan su deterioro debido al agua que corre por ellas sin tener hacia donde drenar, porque no hay alcantarillado.

Clara Celía señala que es una gran pena ver que, por un lado, el país se debate en medio de múltiples dificultades, y hace ingentes esfuerzos por avanzar; mientras la indolencia, la irresponsabilidad y la negligencia hacen perder millones de pesos que corren en forma de agua por las calles y se pierden en los caminos.

Más claro, ni el agua que se derrocha en San Germán. Así de transparente, sin turbulencias, debía ser la respuesta que reciba esa ciudadana.

Un medicamento llamado información

Mayedin Pineda Pérez (Bayamo No. 324, apto. 1, entre Lourdes y Alegría, Víbora Park, La Habana) cuenta que su hija tiene un diagnóstico de lesión cerebral orgánica crónica, además de trastornos psiquiátricos severos, y es tratada hace varios años por la eminente psiquiatra cubana doctora Elsa Gutiérrez Baró.

La relevante especialista le indicó una tableta de carbamazepina tres veces al día, junto con la levomepromacina. Y la carbamazepina es un medicamento indicado fundamentalmente en Neurología y Psiquiatría para el tratamiento de diferentes padecimientos como la epilepsia, lesiones orgánicas cerebrales y trastornos psiquiátricos, entre otros.

El problema es que hace varias semanas que la carbamazepina está «desaparecida» en las farmacias de la capital. Mayedin ha llamado por teléfono a muchas de ellas, y le dicen que el medicamento no está localizado. En algunos casos le responden que ya no se producirá más, en otros que hay problemas con el abastecimiento de la materia prima para producirla.

Mayedin hace la pregunta que haría cualquier madre, sabiendo que su hijo necesita esa tableta:

«¿Por qué, si es un medicamento tan controlado, y tan necesario para algunos pacientes como mi hija, el mismo desaparece de las farmacias? ¿Cuál es la razón? ¿Por qué no se explican, de forma oportuna por los organismos correspondientes, las causas y se trata de dar una solución al respecto?».

No es la primera vez que en esta columna irrumpe la inquietud con la falta de algún medicamento en las farmacias. Hay situaciones que no admiten silencios, mucho más en estos tiempos, cuando la sociedad cubana requiere de una información sistemática y transparente, incluso para saber a qué atenerse cuando algo sea imposible. De lo contrario, cundirán los rumores y la inseguridad. El mejor medicamento es la verdad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Malas influencias