Engañosas bolas aún en Coppelia

José Alejandro RodríguezJosé Alejandro Rodríguezacuse@juventudrebelde.cu
15 de Abril del 2017 23:40:50 CDT

Luego de remozada la célebre heladería Coppelia, Alexander Hernández Sotero quiso probar los «nuevos aires» de la llamada Catedral del Helado, el pasado 11 de abril, a las 9:00 p.m.

Se asombró al constatar que ofertaban seis sabores en una de las áreas: coco, plátano, mantecado, naranja-piña, vainilla y rizado de chocolate. Pero cuando se sentó, volvió a la realidad: solo había uno. Se levantó y fue a la torre: promocionaban cinco sabores y solo habían dos. Fue a otra área: cuatro sabores anunciados, pero solo uno…

Al fin se resignó y se sentó a esperar. A los 15 minutos vino el dependiente y le informó que solo había el sabor coco, pues la vainilla estaba por acabarse. Alexander pidió cinco de las llamadas ensaladas, pues quería disfrutar el helado y, a la vez, llevar una parte en un pozuelo pequeño, donde podían caber dos ensaladas, o a lo sumo tres apretadas.  A los diez minutos llegó el pedido. Para su asombro, las bolas de helado estaban a la mitad, agujereadas y sin la norma requerida. ¡Las cinco ensaladas le cupieron en el pequeño pozuelo!

Cuando el dependiente fue a cobrarle, le dijo que eran 25 pesos. Alexander le reclamó, y aquel respondió que como él vertió todo el helado en el pozuelo ya había perdido, que debía haberle reclamado al momento. «Le pagué, afirma, pero con su buena dosis de quejas y de molestias. La verdad, estaba apurado y me había demorado más de lo normal y razonable para un Coppelia prácticamente vacío».

No obstante, Alexander observó por doquier un extraño trapicheo: «Gente con jabas de tinas salían por la puerta y a la vista de todos, asegura. El robo a las bolas de helado era evidente. Yo miraba hacia todos lados y los consumidores tenían el mismo prototipo de bola de helado a la mitad.

«¿Cómo es posible que ni el Jefe de Brigada del colectivo de trabajo, ni el boleador ni el dependiente se den cuenta de que alguien está metiendo las manos? ¿Cómo es posible, si el Gobierno de la capital se ha gastado miles de pesos para reparar el Coppelia, que siga el robo por falta de control? ¿Quién controla a quién?», cuestiona Alexander, a la espera de respuesta en Yumurí 607, entre Altura de Montejo y Lindero, Párraga, La Habana.

Decepción en el Himalaya

Elizabeth del Carmen Díaz Donikian (3ra. A No. 17203, entre 172 y 174, reparto Flores, Playa, La Habana) elogia el intento de rescatar la gastronomía estatal en la capital. Hace votos por que esta llegue a competir en buena lid con los privados y no sea un arranque efímero como otros a lo largo de los años, para volver a lo mismo, sin seguimiento sistemático.

Cuenta que el pasado 4 de abril invitó a su nieta a la recién remodelada heladería Himalaya. Lo primero que observó —y la cultura del detalle es esencial— fue que con los cambios, los empleados tienen que caminar más. Y la otra molestia es «que ahora, para hacer el despacho a las mesas, entran por una misma puerta los clientes que van para la cancha, y los dependientes con las bandejas de entrega y recogida».

El domingo 2 de abril, señala, se publicó la información de que ofrecían 21 sabores de helado, con funcionamiento de la cancha. Y el martes 4 el local no tenía la terminación, pues estaban poniendo aún un split en la parte de la cancha.

«Una hora para entrar con 20 personas aproximadamente delante de mí, refiere. Conté cuatro dependientes para diez mesas, y uno que salía de vez en vez para hacer alguna recogida de lo ya consumido. O sea, para 40 personas sería a 2,5 mesas por dependiente. Y demoramos en que nos recogieran el pedido unos 15 minutos. Faltaban mesas auxiliares para poner las bandejas con la fabulosa vajilla que tienen ahora y que es grande (cabrán cuatro platos de ensaladas en cada bandeja).

«Los dulces no tienen una gran calidad (me pregunto si lo hacen con azúcar morena, que cambia la imagen y la textura). De los sabores, exclusivos dos (coco y guayaba). Los precios muy bien, pero el helado medio derretido. Cuando llegue el tiempo de verano, etapa en que hay más afluencia de personas, ¿cómo será el funcionamiento? La decepción que me llevé fue única, pero volveré en otro momento, para ver si puedo retractarme de estos comentarios», sentencia con cierto aire de optimismo a pesar de todo.

Bienvenidas sean estas observaciones de clientes en las dos historias, porque ellos bien saben, por muchas experiencias fallidas, que el «sabor» del rescate en la gastronomía no se logra con sonrisas de estreno ni imágenes de alborozo en la prensa. El asunto, bien lo dijo una vez el gran Zumbado, es de fijador. Y este no nace de entusiasmo, sino cuando se cortan males de raíz. Ojalá Elizabeth y Alexander puedan retractarse definitivamente de sus decepciones.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      IleanaQP - 16 de Abril del 2017 6:54:46 CDT

      Es penoso que nuestro Coppelia de toda la vida ese que tanto buenos recuerdos nos trae de niños , de jóvenes por ser el punto de encuentro de muchos donde podíamos deleitarnos de un acogedor ambiente y servicios ,mas su variedad de Helados exquisitos y de tan buena calidad ,sus dependientes siempre tan bien uniformados y amables haya pasado hacer algo tan desagradable y sucio ,con un servicio de muy mala calidad y hasta un antro de negocio ilícito ,sus vistas agradables están bloqueadas por kioscos a su alrededor ,nada que ver con lo que hasta finales de los 80 recuerdo . Hoy día existen muchas heladerías particulares o de firmas italianas que con menos espacios son mas acogedoras y agradable aunque sean mas caras visitar ,que nuestro Coppelia de toda una vida aquí es donde esta la diferencia , la calidad en lo que se adquiere,variedad ,limpieza y buen servicio , es preferible comerse una bola de helado para saborear y deleitarse que pagar una ensalada de medias bolas de un único sabor y servida con mala cara que dicho sea de paso ensalada significa variedad de sabores ,aunque uno se repita ,lo que le sirvieron fueron 5 medias bolitas :-) en un plato . sobre el segundo tema algo parecido cuando no hay organización ,control y amor al trabajo las cosas no funcionan y desgraciadamente la gran mayoría de los servicios estatales de hoy compiten entre ellos a ver cual es  el que peor servicio brinda ,por eso las personas están mas bien visitando locales privados . Saludos. 

    2. 2

      Roberto - 16 de Abril del 2017 10:51:09 CDT

      Esta demostrado en mas de 50 años que el estado no puede administrar un establecimiento como los restaurantes, Copellia y otros.MAS DE LO MISMO, PERIODICO VIEJO...HAY QUE PONER EN PRACTICA FORMULAS que no se el nombre, porque por otro lado hay terror a lo privado, sera cooperativas, que se parecen mas a lo estatal que a lo privado, pero la ESENCIA esta en que llegue la calidad y se quede.Mala calidad en Copellia no sera nunca noticia, eso es y sera asi mientras no cambien, y de los restaurantes estatales ni hablar....para mi estas queja no aporta otra cosa que no sea REITERAR,,es una tiñosa suelta, la jaula no aparece.....

    3. 3

      Jge - 16 de Abril del 2017 11:36:49 CDT

      Buenos días!!!! Coppelia, algo nuevo??? Cuántas veces lo mismo con lo mismo, la bola pica y se extiende y nada pasa. No sé si recordarán las peripecias narradas meses atrás en este mismo medio sobre el/la famoso/a reportaje/entrevista impedida de realizar por parte de los "jerarcas" que debían autorizar la visita de los periodistas de J. Rebelde. Qué medidas se tomaron? Hoy tenemos aquí, una vez más, la respuesta. Buena semana a todos. Saludos

    4. 4

      Mártivarela - 16 de Abril del 2017 13:20:55 CDT

      Pepe: no es la primera vez que el Coppelia posa en la picota pública; hace alrededor de seis meses, el 13 de septiembre de 2016, la periodista Susana Gómez Bugallo publicó en el digital de su diario un excelente artículo, titulado “¿Cómo hacer un reportaje en Coppelia?” En esta crítica, Susanita se enfrentó valientemente a una cofradía de burócratas curtidos en manejos vinculados a la indolencia, al fraude, al silencio y a la insensibilidad institucional. Recuerdo que a los pocos días, en esta edición se hizo pública la carta de Idalmis Olga Martínez Pérez, directora general de la Unión de Empresas del Comercio y la Gastronomía en la capital, donde expresó disculpas a los periodistas, y a los consumidores. Además mencionó una serie de medidas disciplinarias que se aplicaron a directivos y especialistas que tuvieron responsabilidad en los hechos que descubrieron la cara oculta de la luna administrativa, de la llamada Catedral del Helado. También, en aquel momento, la directora Martínez Pérez confesó que se había iniciado un proceso de análisis en toda la estructura de la Unión, incluyendo a los establecimientos, para socializar lo ocurrido, adoptando medidas que evitarían su repetición. Y ahora, después de solo medio año de aquella misiva de la directora general Idalmis, a Juventud Rebelde es que sale a flote de nuevo la mancha oscura que produce alergia en el consumidor y ensombrece el trabajo de jefes y empleados de heladerías, que otrora fueron orgullo de la ciudad de todos los cubanos. Parece que las palabras de la funcionaria de la Unión… se quedaron entumecidas en una de las neveras del Coppelia, que permanecen ocultas a las miradas sabuesas de los periodistas. Parece que la directora de la Unión confía ciegamente en la impunidad, por lo que desactivó las inspecciones sorpresivas que garantizarían la eficiencia y calidad de los centros subordinados a la Empresa. Estoy ansioso por leer la próxima respuesta de la directora de marras con relación a estos sendos acontecimientos, denunciados por los capitalinos Alexánder Hernández Sotero y Elizabeth del Carmen Díaz Donikian. Ojalá se resuelva de una vez y para todos los tiempos la variedad de sabores y el gramaje correspondiente de las bolas de helados que gustan tanto a la población. Esperemos que después de estas dos demandas al Centro Ejecutivo de Comercio y la Gastronomía, se allanen las colinas más escaladas por los consumidores de helados en la capital: el Coppelia y el Himalaya.

    5. 5

      rancaño - 16 de Abril del 2017 16:24:16 CDT

      Pero ¿hasta cuándo las autoridades van a permitir esa ESTAFA que es vox populi? Tan culpables son los autores como quienes conocen y permiten el delito. A quienes les sirva el sayo... ya saben el resto del refrán.

    6. 6

      maricela - 17 de Abril del 2017 9:34:54 CDT

      buenos dias, nunca como helado pq esos que venden el potecitos en divisa están muy malos y no me gustan para nada, solo me gusta comer helado en el coppelia, por desgracia!! aunque debo asegurar que no me ha tocado mucho las medias bolas e incluso la ultima vez que estuve el helado de guayaba estaba muy bueno, lo que si siempre me decepciona es la mala atención y las malas caras de los dependiente, no hay un trato agradable, una sonrisa amable, solo chusmerías y desatención, lo mismo puedes estar media hora para que te cojan el pedido como media hora mas para que t sirvan.

    7. 7

      Saphira - 17 de Abril del 2017 10:30:23 CDT

      Pues mucha razon lleva Alexander, a mi me paso lo mismo la semana pasada que fui y me encontre con las ya famosas medias bolas ademas en la mesa de al lado de nosotras se sentaron unos compañeros(con tipo de inspectores maletines incluidos) que recibieron "atenciones espaciales" por parte de los camareros como una canoa llena de galletas a la vista de todos los demas que tambien hubieramos querido lo mismo, del "sirope" ni hablar aguado y escaso

    8. 8

      chino - 17 de Abril del 2017 10:41:37 CDT

      Donde está TAVO????

    9. 9

      JAMG - 17 de Abril del 2017 11:42:44 CDT

      LAS MEDIAS BOLAS SON INTERNACIONALES, AQUÍ EN CAMAGUEY TANTO EN COPPELIA COMO EN EL CHOCOLATE EN EL CASINO CAMPESTRE TAMBIÉN DAN MEDIAS BOLAS Y CUANDO RECLAMO PONEN MALA CARA, NADIE CONTROLA, POR SUPUESTO CUANTAS PERSONAS SE ESTÁN "BENEFICIANDO".

    10. 10

      Stephany - 17 de Abril del 2017 13:00:02 CDT

      Estoy de acuerdo en que el Coppelia es desde que asisto a él un lugar decadente, principalmente por el no trato de los dependientes que hacen como si no existieras y cuando te cogen el pedido dejas de existis como 30 minuos más.El otro dia mi esposo me invitó a tomar helado y después de la demora,las medias bolas,la falta de agua (que ahora no es que esta caliente el problema es que no te la dan)después de todas esas cosas tuvimos que ir a pagar a donde bolean pues una ves más la muchacha se olvidó de nuestra existencia. Hay una cosa en la que no estoy de acuerdo con el resto de los lectores,yo no creo que sea un problema del sector estatal pues en otras provincias que he visitado los coppelias y heladerias estatales no tienen nada que envidiarle a los particilares,concretamente Guantánamo y Satgo de Cuba,además de sus sabores que hasta mango he podio consumir.Parece que los capitalinos para tener algo de calidad debemos visitar a nuestros vecinos interprovinciales, y esosi es una verdadera lástima.

    11. 11

      francisco - 17 de Abril del 2017 14:14:08 CDT

      Bueno Alejandro la ultima vez que fui a Coopelia fue a comienzos de febrero ni agua me pusieron en la mesa,las bolas al 20 % no bolas de medida 20,quien le pone el cascabel a Coopelia con el trapicheo y susu servicios y si hablaramos de lo que se han gastado en la remodelacion de algunos centros gastronomicos y su nueva puesta en marcha le dire que tres dias despues que Mercedes lópez Acea estuvo en su inaguracion fui a PINOMA en Boyeros y 100 Pizeria panaderia y la Calidad PESIMA,te traian la crema de queso con el pedido general porque asi lo consideraban los cocineros 55 minutos para que llegara el primer plato y sus secuaces jajaja y si hablaramos tambien de igual periodo de Montecatini en 15 y J vedado en cuanto a calidad y manteles que se lavan una vez al mes,pueden preguntar a mi familia que alli lo constatamos,por favor gastamos para mejorar pero no sacamos resultados,eso es la falta de exigencia.Soy consumidor de un minimo o pequeño negocio de pizzas que hay en 34 y 26 en el Nuevo vedado un solo hombre hace todo,tiene limpieza y calidad,buen trato y con tiempo record atiende a todos y yo me pregunto como puede ser esto he llegado a la pizzeria del estadio Latinoamericano y para una pizza y un espaguetti he esperado 60 y más y no es un programa de TV.

    12. 12

      FASV - 17 de Abril del 2017 14:34:14 CDT

      SOLO LA ECONOMIA DE MERCADO DONDE HAY UN DUENO QUE CUIDA LO SUYO Y SU DINERO PROVEE SERVICIOS DE CALIDAD. EL ESTADO SIEMPRE ES MAL ADMINISTRADOR..

    13. 13

      cubana - 17 de Abril del 2017 15:02:59 CDT

      Lo de Coppelia es lo mismo, hasta hoy el esfuerzo del Estado por arreglar este centro ha sido infructuoso, que tiene Coppelia que no tiene arreglo.

    14. 14

      Davo davo - 17 de Abril del 2017 17:14:49 CDT

      Leyendo este pequeño resumen sobre las quejas recientes a la heladería habanera Coppelia. Me pregunté. ¿Será que los directivos de la empresa y ministerio en cuestión no toman helados en esa heladería? ¿Dónde lo hacen?; ¿No le gustará el helado? Quizás ellos no cuentan con acceso a la prensa digital o impresa. ¿Cuán diferente es la calidad de los servicios y precios de las heladerías privadas con relación a la histórica heladería Coppelia? Juventud Rebelde.Engañosas bolas aún en Coppelia. Luego de remozada la célebre heladería Coppelia, Alexander Hernández Sotero quiso probar los «nuevos aires» de la llamada Catedral del Helado, el pasado 11 de abril, a las 9:00 p.m. 15 de Abril del 2017 23:40:50 CDT | Acuse de Recibo | José Alejandro Rodríguez. Al periodismo hay que abrirle las puertas El pasado 13 de septiembre nuestro diario se preguntaba cómo hacer un reportaje periodístico en el Coppelia habanero, y narraba las peripecias que lo habían hecho imposible. En esta edición hacemos pública la respuesta a aquella interrogante, a través de la carta enviada a la directora de nuestra editora por Idalmis Olga Martínez Pérez, directora general de la Unión de Empresas del Comercio y la Gastronomía en la capital. Agradecemos la profundidad del análisis y las conclusiones del mismo, en el interés de que la prensa de la Revolución siempre encuentre en su labor el respeto que merece. 4 de Octubre del 2016 1:25:07 CDT | Cuba | Juventud Rebelde. ¿Cómo hacer un reportaje en Coppelia? Dicen que lo más difícil no es trabajar, sino pasar trabajo para hacerlo. Y esa es la historia más breve del proceso que hay que sufrir para lograr un reportaje sobre Coppelia, la llamada Catedral cubana del Helado, que por estos días ha hecho honor a su categoría de Catedral, no por razones de su objeto social, sino por las interminables planificaciones que rodean el propósito de hacer un reportaje sobre ese centro. 13 de Septiembre del 2016 0:09:36 CDT | Cuba | Susana Gómes Bugallo . Un Coppelia dentro del Coppelia Coppelia habanero de la calle 23. Sábado en la noche. Mientras todas las áreas poseen su enorme cola, esta permanece desierta. Afuera, las disímiles filas están creciendo cada vez más, pero por esta zona no deambula nadie. A cada rato vemos a alguien que traspasa la guardia del agente de seguridad y nuestra cola se alarma. Pero no está colado el supuesto foráneo, sino que va hacia este lugar impensable para quienes aguardamos (in)tranquilamente por nuestro turno.6 de Enero del 2015 21:25:45 CDT | Opinión | Susana Gómez Bugallo. Arqueo fuera de caja. Son cosas insólitas en lo que debería ser el buen funcionamiento de los servicios; pero saltan a la vista de todos con más frecuencia de lo que uno pudiera imaginar.2 de Junio del 2010 22:48:54 CDT | Acuse de Recibo | Jesús Arencibia Lorenzo. Frío, frío... pero quema. Calor. Hace calor en La Habana. Las miradas buscan ansiosas un refresco, agua, algo para aliviar la sed. Y entonces nada mejor que aplacar la canícula con un buen helado, ese alimento que hace milenios añora el hombre cuando el sol está en su apogeo.19 de Septiembre del 2009 19:06:06 CDT | Cuba | Mayte María Jiménez. CUBADEBATE. Las ¿bolas? del Coppelia. Por: Enrique Valdés Machín. 18 febrero 2017 .Leí un artículo (El helado desde la antigüedad hasta nuestros días Autores Gisselle Juri-Morales; Juan Sebastián Ramírez-Navas) Terminaba así” El desarrollo histórico del helado nos muestra que es un alimento apetecible a través de los años, que ha ido evolucionando en relación con la imaginación humana. Es decir, el helado es un producto que llegó para quedarse y que seguirá desarrollándose” Ñoo Coppelia, No te nos mueras, mira que somos varias generaciones de habaneros que te hemos disfrutado. Avísanos si peligra tu existencia para buscar substituto en tu atención y administración. Queremos que llegues a los 100 años como en los tiempos cuando ofrecías 54 sabores, y no era cuento.

    15. 15

      manolito1386 - 18 de Abril del 2017 13:10:18 CDT

      Es un maltrato constante al consumidor, no solo en coppelia en todos los sitios, obviamente los directivos lo saben pero actúan inertes frente a todo lo que pasa se ponen de espaldas, la cosa sigue, hay que ponerle nombres a los establecimientos, yo estoy de acuerdo con la propiedad privada pero bajo dirección responsable eso hoy no lo tenemos, no me digan que por el pago, es cierto muchos sitios no se les paga como se debe, pero la mayor causa es la sin vergüenzura, nos va costar muchísimo recuperar no solo los 54 sabores de Coppelia, también lal Atención al maltratado consumidor no solo con la escaseces si no con malos tratos algo que se ha vuelto tan natural es increíble hace falta más artículos a ver si nuestros dirigentes se dignan y hacen la guerra ante esta conspiración forma de corrupción que perjudica tanto…..para mi una forma silenciosa de serruchar la sociedad ……

    16. 16

      ale - 18 de Abril del 2017 17:21:14 CDT

      coppelia....coppelia...paraiso fiscal, hasta trabajar ahi cuesta la plaza su dinerito, ahi se venden mas tinas que bolas, para donde pues cafeterias particulares, vendedores por la izquierda, cafeterias estatales que la ofrecen tras mostrador, adinerados para tener el helado en casa, hagan periodismo investigativo y descubriran como dije un pasaiso fiscal, claro encontraran directivos que para una entrevista tienen que pedir permisop de arriba, encontraran agentes de seguridad que le pagan para cuidar recursos con necesidad de que le apliquen la mision milagro por que nada ven , solo cuando a su bolsillo llega el billete, investiguen periodista y veran

    17. 17

      org - 18 de Abril del 2017 18:06:32 CDT

      Pensar hoy en día la posibilidad de que regresen a Coppelia o a cualquier otro sitio gastronómico los 54 sabores de antaño, es casi un sueño imposible, sinceramente considero que al menos en estos momentos no tenemos las mismas condiciones que en la década de los 80, al menos en cuanto al amplio abanico de frutas naturales- pues la mayoría de los sabores del helado eran naturales- no están la frutas y las que existen en su mayoría debido a los cruces genéticos buscando más producción han perdido su sabor y su aroma. También siento añoranza por el coppelia de esos años y por el fruti -Cuba del Caney en Santiago, donde en mi etapa de estudiante disfrutaba del mejor helado, muy natural y acompañado de las frutas del lugar. Ahora sí creo posible, necesario y obligatorio recuperar el buen servicio, volver al tamaño de la bola de esos tiempos. Aún cuando hoy parezca una lucha imposible del quijote contra los molinos. Como muchos han comentado hay muchas manos y muchos beneficiados con la situación actual, no solo en coppelia, en mayor o menor medida el fenómeno está presente en todo sitio. Manzanillo no escapa de ellos, se consume helado de calidad- aunque en poco sabores- las bolas no llegan al escándalo de Coppelia, pero sin lugar a duda están muy por debajo de la norma, reclama y muy poca solución, entre más grande sea el tamaño de la vasija y el número de bolas comprada, mayor es el golpe. Acostumbraba a usar el mismo termo para 20 bolas, pero cada día el termo crecía, para evitar el robo y las discusiones ahora, sin mucho éxito, uso una vasija con divisiones y pido 5 bolas en cada división. No sé si es pura casualidad o la primera intento de erigir el primer monumento a la bola hueca, pero lo cierto es que hace ya unos años en Manzanillo abrió la Heladería “La Fuente”. Servicio 24 horas, a la entrada te recibe una bella fuente, Una gran bola de helado de chocolate, En su interior podrás observar dos grandes y poderosas manos abiertas y por supuesto el centro de la bola totalmente hueco. No soy especialista en apreciación de arte, por ello no me explicó el significado de la obra.

    18. 18

      JOSÉ ANTONIO - 24 de Abril del 2017 15:18:13 CDT

      ..lo de coopelia ya es una historia de maltratos y desidia, complicidad de todos los directivos de esa entidad, pues ciegos no son y es evidente el delito, usted paga a los que controlan la cola en tiempos de gran cumulo de clientes y tiene prioridad, la corrupción mal que nos carcome hasta la esperanza

      del autor

      en esta sección