El Duende

La tecla del duende

Como el Sol

Nidia, Caridad, Rosa, Nancy, Dalia, Yenny y Arminda «secuestraron» a dos muchachones y se fueron a pasear por la Villa del Espíritu Santo. No importó que algunas de ellas acumularan varios almanaques de juventud disfrutada, ni que las guaguas estuviesen terribles... Hasta «el malecón» espirituano llevaron sus arrestos. Y dicen que los diablillos de la poesía anduvieron por allí...

Para entonces. Quiero morir cuando decline el día,/ en alta mar y con la cara al cielo,/ donde parezca sueño la agonía/ y el alma un ave que remonta el vuelo.

No escuchar en los últimos instantes,/ ya con el cielo y con el mar a solas,/ más voces ni plegarias sollozantes/ que el majestuoso tumbo de las olas.

Morir cuando la luz triste retira/ sus áureas redes de la onda verde,/ y ser como ese sol que lento expira;/ algo muy luminoso que se pierde.

Morir, y joven; antes que destruya/ el tiempo aleve la gentil corona,/ cuando la vida dice aún: «Soy tuya»,/ aunque sepamos bien que nos traiciona. (Manuel Gutiérrez Nájera)

Este Amoroso Tormento. Este amoroso tormento/ que en mi corazón se ve,/ sé que lo siento, y no sé/ la causa porque lo siento.// Siento una grave agonía / por lograr un devaneo/ que empieza como deseo/ y para en melancolía.

Y cuando con más terneza/ mi infeliz estado lloro,/ sé que estoy triste e ignoro/ la causa de mi tristeza.// Siento un anhelo tirano/ por la ocasión a que aspiro/ y cuando cerca la miro / yo misma aparto la mano.

Porque si acaso se ofrece/ después de tanto desvelo,/ la desazona el recelo/ o el susto la desvanece.// Y si alguna vez sin susto/ consigo tal posesión,/ cualquier leve ocasión/ me malogra todo el gusto.

Siento mal del mismo bien/ con receloso temor,/ y me obliga el mismo amor/ tal vez a mostrar desdén.// Cualquier leve ocasión labra/ en mi pecho de manera/ que el que imposibles venciera/ se irrita de una palabra.

Con poca causa ofendida/ suelo en mitad de mi amor negar un leve favor/ a quien le diera la vida.// Ya sufrida, ya irritada,/ con contrarias penas lucho,/ que por él sufriré mucho/ y con él sufriré nada.

No sé en qué lógica cabe/ el que tal cuestión se pruebe,/ que por él lo grave es leve/ y con él lo leve es grave.// (...) Si acaso me contradigo/ en este confuso error,/ aquel que tuviese amor/ entenderá lo que digo. (Sor Juana Inés de la Cruz)

Holguín, Matanzas, Pinar

Tertulias tecleras… Holguín: Este sábado, 2:00 p.m., Casa de la Prensa. Matanceros: Museo Palacio de Junco, domingo: 10:00 a.m.// En Pinar se aplaza la tertulia para el próximo fin de semana.

Grafiti

PP: «Hay locuras que son poesía». Tu Wendy

Mey: Intenté escribir de mil maneras lo que significa nuestra amistad... pero no encontré más que tres palabras... Te Quiero Mucho. W

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.