Tiempo extra

Necesidad

Después de visitar por estos días el estadio Latinoamericano pude convencerme de que el histórico parque capitalino está bastante cerca de lo que puede ser su mejor rostro. Siete décadas de vida han lastrado una estructura que, si bien se mantiene erguida, pedía a gritos una intervención de gran envergadura, pues salvo aquella extensión de sus capacidades hace ya 40 años, todo lo que había recibido clasificaba apenas como un «pasado de mano» para disimular sus múltiples cicatrices.

Conscientes de su estado, las autoridades deportivas ya habían trazado y comenzado hace un par de años un plan de rescate a largo plazo, que ahora se acelera notablemente. El también conocido como Coloso del Cerro acogerá el próximo 22 de marzo un enfrentamiento entre nuestra selección nacional y el equipo Tampa Bay Rays, de las Grandes Ligas estadounidenses, y la trascendencia del hecho —por lo simbólico y lo práctico— justifican el vertiginoso ritmo.

Sin dudas, el trabajo que se realiza es descomunal. Pero la histórica jornada pasará cuando el planeta dé una vuelta más sobre su eje, y entonces comenzaremos a enfrentar el peligro de que tanto esfuerzo pueda terminar siendo estéril, si se dejan de atender un puñado de detalles ineludibles.

Pongo como primer ejemplo el terreno por ser el centro del espectáculo, y para cuyo mantenimiento se necesita ahora mismo invertir en maquinaria específica, materiales y formación de personal calificado, al que se unirían el resto de los operarios que, gracias a su ingenio, dedicación y sentido de pertenencia, han mantenido por muchos años algún brillo para el diamante más ilustre de la Isla.

Lo mismo se aplica para devolver el esplendor a toda la instalación en su conjunto. Esto no sería completamente posible sin replantear conceptos y estrategias que logren aprovechar las amplias potencialidades del recinto para generar los recursos que garanticen su óptimo funcionamiento.

En estas, incluso, pudieran participar los emergentes actores económicos de nuestra sociedad, que sin dudas aportarían en el mejoramiento de la gastronomía, el entretenimiento, el confort. Y ver si de una vez se logra desterrar de los graderíos la indisciplina social y la incivilidad que ha alejado de ellos a no pocos aficionados. La experiencia pudiera luego extenderse al resto del país.

En buena lid, urge desde hace un buen tiempo contar con un estadio moderno, y si fuese techado, mejor. Pero La Habana —por economía y algunos detalles más— no es Nueva York o Londres, donde el Yankee Stadium y Wembley asoman hoy sus siluetas sobre los restos de sus anteriores versiones.

Así, la titánica misión será potenciar nuestro entrañable Latino como un proyecto sostenible, y eso implica, sin desconocer la compleja situación económica que atravesamos, una «inyección» de recursos y de ideas. Sería una rentable inversión para el prestigio del béisbol cubano, para mejorar la calidad del espectáculo deportivo, para cuidar la salud de los jugadores, para contribuir a la sana recreación del pueblo, para conservar por muchos años un símbolo repleto de historias, y para muchas cosas que no caben en este reducido espacio. ¿Alguna de ellas parece innecesaria?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica